4 Tips To Help Millennials Find Meaningful Work

Young people today want to do work with purpose. If you’re having a hard time finding that, these lessons can help.
[Image: Abstract via Shutterstock]
It’s hard enough for 30-year-olds like me to find any job in today’s job market. Finding meaningful work is even more challenging. One in four adults between 18 and 34 years old say they have moved back in with their parents after living on their own and according to the Pew Research Center, only 54% of American adults ages 18 to 25 are currently employed, the lowest percentage since the government began collecting data 60 years ago. Breaking from tradition, my generation may grow up to be less wealthy than our parents’ generation.
Every generation probably feels like it has gotten the short end of the stick, but critics really love to hate on millennials. They call us the lazy generation, the entitled generation, and the “me me me generation. Based on the young people I know, these stereotypes couldn’t be farther from the truth. Millennials want to work–and despite being shackled by debt, recession, and the jobs crisis–they aren’t motivated by money. Rather, they’re driven to make the world more compassionate, innovative, and sustainable.
When I interviewed dozens of millennials about their career choices for The Quarter-Life Breakthrough, not once did someone answer that they wanted to “make lots of money,” “have lots of power,” or “retire with a pension in 40 years.
Read more from Poswolsky in his book The Quarter-Life Breathrough
Rather, they said things like: “I want to teach urban teenagers how to avoid debt and become successful entrepreneurs,” “I want to inspire young girls to think they can become engineers, and not Barbie dolls,“I want to teach kids living in a food desert how to grow their own food,” and “I want to ensure large corporations reduce their carbon footprint.
These young people aren’t motivated by climbing the career ladder or their stock options. The majority of millennials have already changed careers and over 90% of millennials expect to stay in a job for fewer than three years. As Nathaniel Koloc, co-founder and CEO of ReWorka talent firm that places purpose-seeking professionals in social impact jobs–says, “There is no clear way ‘up’ anymore, it’s just a series of projects or jobs, one after another. You can move in any direction, the only question is how you’re devising your strategy of where to move and where you can ‘land,’ i.e., what you’re competitive for.
”There is no clear way ‘up’ anymore, it’s just a series of projects or jobs, one after another.
Young people aren’t waiting for retirement. They’re asking what their purpose is now, and they’re determined to find the opportunities, organizations, and companies that share their purpose. A recent study by Net Impact showed that the millennial generation expects to make a difference in the world through their work, and more than half of millennials would take a 15% pay cut to do work for an organization that matches their values.
We aren’t the “me me me generation.” We’re a group of determined individuals who refuse to settle because we know how great our impact can be when we find work we truly care about.
So, how do you actually find meaningful work? How do you land a job (or start a company) that contributes to society (and pays the bills)?
First, it’s important to accept that there is no right answer or cure-all when it comes to finding meaningful work. Everyone is different and our purpose is constantly evolving as we meet new people, learn new things, and travel to new places. The millennials profiled in my book have done everything from register thousands of first-time voters, fight for immigrant rights, leave a nonprofit for a tech company, and leave a tech company for a nonprofit. Any kind of work can be meaningful: the challenge is discovering what purpose makes you come alive.
Based on my interviews, I discovered that meaningful work allows you to

  1. Share your gifts,
  2. Make an impact in the lives of others, and
  3. Live your desired quality of life.

Getting these three components to align is the goal, but it’s certainly not easy.

Here are four lessons learned from impact-driven millennials that can help you pursue work that matters.
1: PRACTICE INTENTIONAL EXPERIMENTATION
Alex McPhillips left his lucrative job writing about the Boston Red Sox for MLB.com to volunteer on Barack Obama’s 2008 campaign because he was tired of writing about baseball and wanted to join a political campaign he believed in. That volunteer experience eventually turned into a paid job on the campaign, a staff position in the White House’s Office of Management and Budget, and then a job managing social media for the U.S. Ambassador to the United Nations. Seek opportunities that excite you and inspire you to wake up in the morning. Build a purposeful career by experimenting with opportunities you actually care about.
2: KNOW WHO YOU ARE
Meaningful careers are made up of personal journeys to get closer to who we are and what we value. Upon graduation, Tom D’Eri considered positions in corporate social responsibility, but the corporate world didn’t excite him. Instead, he went back to an idea he had in college that was inspired by his brother Andrew, who has autism. Although his brother is a vibrant young man, Tom saw his brother’s disability put him at a clear disadvantage when it came to securing meaningful employment. So alongside his father, Tom built Rising Tide Car Wash in south Florida, which employs and empowers people with autism. The family business provides people of all ability levels an opportunity to build a career and an independent life. By picking a cause near to his heart, Tom embarked on a journey to build a business that provides personal meaning to him, as well as meaning to his employees and customers.
3: USE SKILLS AS LEVERAGE
Skills often get people hired. Research (see Daniel Pink’s Drive or Cal Newport’s So Good They Can’t Ignore You) has shown that people who find fulfilling work are good at what they do and have mastered a particular craft or talent. But what happens when you’re really good at your job and still feel stuck or unfulfilled?
This was the case for Deepa Subramaniam, who worked as a product manager for a tech company for 10 straight years following college. During her 10th year at the company, she began to get restless and eager for a career change. Subramaniam decided to outside her comfort zone and started hanging out with a lot of people in the social impact space where she realized that many organizations, both nonprofit and for-profit, could use her particular skills and strengths. She noticed an opening for charity: water’s director of product, and used her new network to get connected to the leadership team and eventually land the position. Subramaniam took the skills she had gained from over 10 years working in tech as a product manager, and applied them to a new role as director of product for a clean water nonprofit. Skills allow you to take your career in multiple directions, which is ever more important in an unstable job market.
If you need to develop a new skill, start learning now. In-person and online platforms like 

are a great place to start. Skills allow you to take your career in multiple directions, which is ever more important in an unstable job market.

4: FIND IMPACT-DRIVEN COMMUNITIES TO SUPPORT YOU
Two years ago, I met a 26-year-old named Betsy Nuñez while I was mentoring at the Dell Summer Social Innovation Lab. Betsy, who grew up in a military family, was helping her sister Emily, 24, an active-duty U.S. army officer, prototype her idea for a sustainable fashion company called Sword & Plough. The company makes stylish bags out of recycled military surplus fabric and creates employment opportunities for U.S. military veterans in their supply chain and manufacturing process.
Being around other purpose-driven young people inspired Betsy to embrace her fears, leave her consulting job, and join Sword & Plough full-time. Less than a month after Betsy left her job to work with her sister full-time, she and her sister launched a Kickstarter campaign, and within two hours of being live, exceeded their $20,000 goal. After a month, they raised over $312,000 from 1,500 backers. To date, the company has supported 35 veteran jobs, recycled over 15,000 pounds of military surplus, and made over 1,700 stylish bags for consumers all over the country.
Betsy and Deepa found meaningful work by surrounding themselves with supportive communities made up of purpose-driven individuals. More and more millennials are turning to organizations like ReWork, Imperative, Echoing Green, Net Impact, and B Lab for resources like social impact job boards, career planning tools, and regional networking events. Far from being the “me me me generation,” young people are the driving force behind a new economy that puts meaning before money.
Adapted from The Quarter-Life Breakthrough, available on Amazon. Resources, including job boards and suggested reading, are available at thequarterlifebreakthrough.com.

Todos Los Niños Nacen Genios, Pero Son Aplastados Por La Sociedad Y La Educación

ORIGINAL: UPSOCL
Por Francisco Lira
En esta entrevista el físico teórico Michio Kaku, cuenta una historia sobre una desgarradora pregunta que su hija le hizo. Según Michio, todos los niños nacen genios hasta que la sociedad aplasta el espíritu científico y presenta una simple hipótesis de por qué a los niños no les gusta la ciencia.¡Todos sabemos que la magia se perdió en algún momento de nuestra niñez!

Una revolución silenciosa

ORIGINAL: Semana
06 julio 2014

Andreas Schleicher, director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) y coordinador de las pruebas PISA, habla sobre el programa Todos a Aprender del Ministerio de Educación Nacional.

Foto: Daniel Reina/SEMANA

Visité Colombia en un momento en que la educación —el futuro de Colombia— se ha posicionado como prioridad en el debate político y público nacional. Los últimos resultados de PISA han desencadenado una búsqueda sin precedentes de políticas y prácticas adecuadas que ayuden a los estudiantes a aprender mejor, a los profesores a enseñar mejor y a las escuelas a trabajar con mayor eficacia.

La opinión pública ha centrado su visión en el modesto desempeño de los estudiantes colombianos en comparación con los estudiantes de sistemas educativos más avanzados del mundo. Ninguna de las personas con las que hablé se consuela con el hecho de que, según los resultados de PISA, hay sólo tres países de la OCDE que muestran una tasa de mejora en las habilidades de lectura de los jóvenes de 15 años más alta que la mostrada por los jóvenes colombianos
Aquí todo el mundo quiere que Colombia juegue en la primera liga de la educación global, sabiendo que esto es mucho más importante para el futuro económico y social del país que jugar con las mejores ligas en el mundial de fútbol, en donde Colombia ya se ha ganado un lugar. 
En cierto modo, no es justo comparar a las escuelas de Colombia con las de los países de la OCDE, dado que este país enfrenta retos sociales y económicos mucho mayores; pero los responsables de las políticas públicas en Colombia entienden que, en una economía global, el punto de referencia para el éxito educativo ya no es sólo obtener una mejora en los estándares nacionales, sino alcanzar logros que se puedan comparar con los sistemas educativos de mejor desempeño a nivel internacional. Ellos comprenden que las escuelas colombianas deben preparar a sus estudiantes para colaborar, competir y conectarse con diferentes personas, ideas y valores de todo el mundo. 
Las mejoras observadas en los resultados de PISA muestran que Colombia ya está en el camino correcto. Desde que visité este país por primera vez en 2002, la educación en Colombia ha pasado por una revolución silenciosa, apenas percibida por la comunidad internacional, pero que está transformando profundamente las vidas de las personas en este país, que ha estado dominado por el conflicto armado. 
Siempre admiré a la ex ministra Cecilia María Vélez White por la forma en que estableció bases sólidas para la educación en Colombia, en medio incluso de las circunstancias más adversas, con una orientación constante en la eficacia de las instituciones y un enfoque riguroso en el aseguramiento de la calidad.
Pero el éxito de la actual ministra María Fernanda Campo, quien ha logrado llevar la educación a la gente, movilizar a los maestros y a los rectores y construir confianza en la profesión docente, no es de ninguna manera menos impresionante. La educación en Colombia se está convirtiendo en una responsabilidad de todos, con fuertes vínculos entre los sectores, con el compromiso de líderes gubernamentales, educadores, padres, empresarios y líderes de la sociedad civil como socios en la educación. La misión es “Todos a Aprender”.
Salimos de Bogotá justo antes del amanecer para Barranquilla, la ciudad natal de Shakira; pero el tema del día no es la música pop. Hoy los colombianos celebran la educación y la gran líder es la Ministra de Educación de Colombia, a quien toda la comunidad recibe con una cálida y entusiasta bienvenida.
Los estudiantes y sus familias, junto con cientos de maestros y rectores. pasan el sábado compartiendo sus experiencias en la feria regional del programa “Todos a Aprender”. La educación aquí, a unos 800 kilómetros de la capital, no se trata de política sino de crear nuevas oportunidades educativas. “Todos a Aprender” proporciona una visión integral de estas nuevas oportunidades, que comprende un sistema de instrucción que incluye materiales de aprendizaje y enseñanza, con un enfoque inclusivo de la gestión escolar, con infraestructura básica para las escuelas y la seguridad de los niños, y —quizás lo más importante– es el enfoque innovador hacia el desarrollo profesional de los maestros que se fundamenta en las buenas ideas y en la capacidad instalada que ya tienen las escuelas colombianas.
Cerca de 3.000 de los profesores más talentosos del país fueron identificados, a través de un riguroso proceso de evaluación, para servir como formadores y tutores de sus compañeros maestros. Conocí a algunos de ellos y me siento inspirado, tanto por su profesionalismo, como por su dedicación para servir como innovadores y gestores del cambio.
Al principio, los docentes miraban con prevención a estos formadores y tutores, pero ahora, ellos se han convertido en sus principales aliados, pues propician un ambiente en el cual los maestros trabajan juntos para formular mejores prácticas y que generan caminos inteligentes que conducen al crecimiento profesional de los docentes. Un grupo de maestros de Soledad (Atlántico) relata cómo el programa “Todos a Aprender” ha transformado su comunidad local de profesores, que pasaron de ser extraños que trabajaban en forma aislada en sus aulas a convertirse en colegas y amigos. Y ellos son sólo una muestra de los 88.000 maestros que ya hacen parte del programa de formación y acompañamiento docente.
Los sistemas educativos de América Latina se han caracterizado por un enfoque vertical de los gobiernos que, en su sabiduría, dictan normas que son acatadas por parte de las escuelas. “Todos a Aprender” busca darle un vuelco a este modelo, apostándole a la sabiduría generada por los mismos actores educativos, habilitando a los maestros para que sean más creativos, y pasando de un control administrativo a esquemas más profesionales de organización del trabajo.
Hablé con un grupo de maestros mayores, cuyo estatuto los protege de ser evaluados, pero que decidieron vincularse al programa de forma voluntaria, con el objetivo de mejorar su propia metodología de enseñanza y la de sus colegas, y lograr así un desarrollo profesional que fortalezca su práctica educativa. También conocí a un grupo de rectores de escuelas que discutían cómo podían llevar todo esto a un siguiente nivel, utilizando la tecnología digital para difundir la innovación y conectar las ideas de los rectores y maestros por todo el país. Un día, cuando todos los maestros del país sepan lo que estos maestros ya saben hoy, Colombia llegará al nivel de los sistemas educativos más avanzados del mundo.
No hay duda de que siempre habrá quienes se resistan al cambio. Pero “Todos a Aprender” está ayudando a los educadores a ser audaces en pensamiento y en la acción para lograr un cambio real y aterrizado. Esta visión ya se extiende a más de la mitad de los niños de primaria de toda Colombia —más de 2,4 millones de niños en total— que estudian en 22.000 escuelas, de las cuales el 77% se encuentran en zonas rurales. 
Pero, como un rector me explicó, la prueba de fuego será si “Todos a Aprender” podrá trascender el proceso electoral y logra pasar de ser un programa a convertirse en una política de Estado. Esto diferenciaría a este programa de las muchas iniciativas de reforma que se dan en América Latina y podría marcar una diferencia real para el futuro de los estudiantes, maestros y ciudadanos de Colombia.

De los directores técnicos a los rectores

ORIGINAL: Semana
Por Julián De Zubiría*
02 julio 2014

BRASIL 2014. Julián De Zubiría destaca el papel central de los entrenadores de Colombia y Costa Rica en el Mundial y los compara con el papel que deberían tener los líderes de las instituciones educativas.

Peckerman Pinto

Peckerman Pinto

El liderazgo de Pékerman y Pinto frente a sus selecciones es una lección para los rectores.

Más que en ningún otro mundial de fútbol, en Brasil del 2014 ha sido decisivo el papel de los directores técnicos. Con un equipo modesto (al menos sobre el papel), Jorge Luis Pinto puso a Costa Rica en cuartos de final.
Ahora se enfrentará a Holanda, pero todo lo que haga ya es ganancia: ha llegado más lejos de lo que cualquiera hubiera pronosticado. Nadie daba un peso cuando se supo que estaría en el mismo grupo con tres campeones mundiales: Uruguay, Inglaterra e Italia. Con seguridad estos equipos daban por seguros los tres puntos contra la ‘débil’ Costa Rica.
Sin embargo fue uno de los primeros clasificados a la siguiente fase luego de vencer al aguerrido Uruguay y a la renombrada Italia. En octavos, dio cuenta de Grecia, ganadora de la Eurocopa del 2004.
En la última clasificación de la FIFA, Costa Rica apareció en el puesto 28 mientras que todos sus rivales estaban ubicados entre los diez primeros. El valor sumado de los salarios de todo su equipo es inferior al de uno solo de los jugadores de Italia: Balottelli (4,5 millones de Euros por año). Estadística que realmente poco importó.
El papel central en este resultado lo tiene un técnico estudioso, aguerrido, disciplinado y exigente Jorge Luis Pinto. Lo apodan “explosivo” por su temperamento fuerte y algo autoritario, pero es indiscutible que el estudio minucioso de su rival hizo ver a Uruguay sin la garra característica. Debilitó y neutralizó a la campeona de los recientes mundiales de fútbol de 1982 y del 2006 haciendo que sus delanteros incurrieran en 11 fueras de lugar. Su salario anual es diez veces inferior al del técnico Cesare Prandelli de Italia y quinces veces menor al de Roy Hodgson de Inglaterra. Pero eso, tampoco importó.
Con una personalidad mucho más pausada y reflexiva, José Pékerman es uno de los responsables del excelente nivel mostrado por Colombia. Prácticamente con los mismos jugadores logró ubicar a Colombia en el tercer puesto de la FIFA en julio del 2013, cuando dos años atrás y bajo la dirección del ‘Bolillo’ Gómez, estuvimos ubicados en el puesto 54 (junio de 2011): Generó la confianza, disciplina, el trabajo en equipo y la cohesión que había sido tan esquiva con los Técnicos anteriores.
Paradójicamente la ausencia de Falcao fortaleció el trabajo y el compromiso colectivo y generó nuevos liderazgos.
¿Qué tiene que ver esto con educación?
Contrario a lo sucedido en el actual mundial de fútbol, en el sector hemos subvalorado el papel de los rectores en el desarrollo de los sistemas educativos. Necesitamos desarrollar sus competencias metacognitivas para favorecer la planeación estratégica, la evaluación constante de procesos, la verificación del logro de las metas establecidas y la reelaboración de éstas. Su rol se trastocó por completo y por ello hoy son expertos en procesos legales pues tienen que atender las demandas y tutelas que a diario se les presentan, así como los frecuentes procesos de investigación y seguimiento de la Contraloría.
Para complejizar el problema, difícilmente hay un directivo educativo en Colombia que disponga de verdadera autonomía: no pueden seleccionar ni a comienzo ni a fin de año a estudiantes, docentes o padres de familia, creen que no tienen la capacidad para modificar el currículo, carecen de instrumentos y herramientas para evaluar y estimular a los mejores docentes, estudiantes o procesos. Y tampoco pueden hacer intervenciones para mejorar el clima en el aula y en la institución. Los rectores no asisten a las reuniones de profesores ya que suelen permanecer encerrados en sus oficinas resolviendo problemas legales y administrativos. Sin ellos es impensable fortalecer los Proyectos Educativos Institucionales. Sin ellos es casi imposible cualificar el clima institucional. Sin ellos es impensable aprehender de la experiencia previa, revisar los logros y retroalimentar los procesos.
Y sin todo lo anterior, es imposible mejorar la calidad de la educación en Colombia. Pékerman no llevó a Farid Mondragón para que tapara en el mundial de Brasil, sino para que ayudara a cohesionar al equipo. Cuando salió al campo en el minuto 84 en el partido contra Japón muchos lloramos. Pero Mondragón ya había jugado previamente el partido que le correspondía: darle confianza, apoyo y cohesión al equipo. Por eso sufrimos tanto con esos 6 minutos adicionales que le dio el técnico. Al hacerlo, había aprehendido una gran lección del equipo colombiano que jugó en Estados Unidos en 1994: con excelentes jugadores no pudimos pasar a la segunda fase porque la cohesión del equipo era débil, persistían las tensiones entre los jugadores, Maturana no lograba establecer la disciplina necesaria y los líderes disociadores seguían deteriorando el clima de trabajo del equipo ante la mirada impotente del técnico. Para complejizar, las tensiones venían desde dentro y desde fuera, ya que las mafias, antes de asesinar a Andrés Escobar, ya habían amenazado a Maturana para que no alineara a Barrabás Gómez, el hermano del ‘Bolillo’. Ese era el clima de la grandiosa selección que había derrotado a Argentina 5 a 0 en su propio estadio. Por eso no pudimos ganarle ni a Estados Unidos ni a Rumania y salimos por la puerta de atrás a pesar de tener una de las mejores selecciones del momento.
No basta con tener buenos jugadores, como tampoco lograremos mejorar la calidad de la educación básica si exclusivamente nos concentramos en seleccionar y evaluar bien a los docentes, dejando de lado a los rectores. En sentido contrario, podemos destacar que los más encumbrados directores técnicos no lograron orientar a sus respectivas selecciones hacia el triunfo a pesar de los altísimos salarios que devengan: de los seis directores técnicos mejor pagos del mundial, solo dos lograron llevar a su equipo a los octavos de final (Scolari de Brasil y Löw dirigiendo de Alemania).
Así mismo, contando con los mejores jugadores en el mundial de Suráfrica, el equipo dirigido por Diego Maradona fue humillado por Alemania en cuartos de final en su último partido como director técnico de la “albiceleste”. ¡Solo a los argentinos se les ocurre poner a alguien tan inestable, poco estudioso, inmaduro y de bajo de liderazgo en la dirección técnica de un equipo nacional!
Los estudios latinoamericanos ubican el clima institucional como la variable más importante de la calidad educativa. Según el estudio Latin American Laboratory for Assessment of the Quality of Education (LLECE, por sus siglas en inglés) los colegios con mejor clima institucional obtienen para quinto de primaria en Matemáticas 115 puntos más en las pruebas de Matemáticas y 92 puntos en las de Lenguaje. Esta es una de las explicaciones a los excepcionales resultados de la educación cubana: el excelente clima que se vive en las instituciones y en el aula de clase. Apoyo, colaboración y trabajo en equipo son las constantes entre estudiantes, docentes, padres y directivos. No es ni por los salarios de los docentes, ni por la tecnología, ni por la infraestructura o el alto gasto en educación, ni por el PIB per cápita de sus habitantes. Así mismo, los estudios de calidad en América Latina ubican al rector como la segunda variable de la cual dependen los resultados de una institución educativa.
Lo esencial que encuentran es que los directivos estén concentrados en lo pedagógico y no en lo administrativo. Es lógico que sea así ya que para formar mejores seres humanos, necesitamos tener al frente de la institución un líder pedagógico más que un buen administrador. En el fútbol, es indiscutible que hay jugadores desequilibrantes como Neymar, Robben, James o Messi, pero aun así, estos jugadores no desarrollarían todo su potencial si no contaran con técnicos que captaran sus fortalezas y debilidades, que les brindaran la confianza necesaria y que lograran integrar a estos cracks a un sistema de juego colectivo y flexible. Si queremos mejorar la calidad de la educación en Colombia, hay que convertir a los rectores en verdaderos líderes pedagógicos. H ay que empoderarlos como líderes y gestores de un mejor clima institucional. Así mismo, tendremos que transformar sus sistemas de formación y dotarlos de herramientas para garantizar evaluaciones formativas de docentes que retroalimenten el proceso educativo, en el mismo espíritu de la Ley General de Educación. Esto no será posible mientras no superemos el sesgo administrativo y gerencial que se apoderó de la educación básica colombiana durante la década anterior y que tanto daño le ha hecho a la calidad de la educación en Colombia. * Director y fundador del Instituto Alberto Merani (correo@institutomenarini.edu.co)

Por qué “Odio La Escuela Pero Amo La Educación”, realmente te hace pensar dos veces

ORIGINAL: UPSCL
Por Ignacio Rojas

¿Tiene el éxito en el sistema escolar correlación con el éxito en la vida? ¿O está simplemente el sistema escolar orientado a la retención de los hechos y la repetición?

Con miles de egresados ​​de la universidad, que desean continuar su educación sin ninguna garantía de obtener el trabajo de sus sueños al final, debemos preguntarnos si el sistema sigue teniendo el mismo valor como lo hacía antes.

 

 

MinEducacion Colombia En Japón, el Programa ‘Todos a Aprender’ se consolida como referente mundial de transformación educativa

ORIGINAL: Ministerio de Educación Colombia

26 de junio de 2014

La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, viajó a Tokio para reunirse con 34 homólogos de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y presentar los alcances y logros del proceso de transformación de la calidad educativa en Colombia, a través del programa ‘Todos a Aprender’.

  • La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, viajó a Tokio para reunirse con 34 homólogos de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y presentar los alcances y logros del proceso de transformación de la calidad educativa en Colombia, a través del programa ‘Todos a Aprender‘.
  • La participación de Colombia en la Reunión de Ministros de Educación en Japón de la OCDE, se originó el pasado mes de abril, a raíz de la invitación de Andreas Schleicher, Director de la Educación de la OCDE, y luego de conocer, de primera mano, los alcances de esta estrategia educativa.
  • “Presentar ante la OCDE nuestros avances en materia educativa es un voto de confianza de la comunidad internacional para Colombia y reafirma que estamos trabajando en la dirección correcta”, manifestó la Ministra.
Tokio (Japón), jueves 26 de junio del 2014. Mineducación. En un hecho sin precedentes, y como muestra de que Colombia va por buen camino en materia educativa, el Programa para la Transformación de la Calidad Educativa de Colombia, ‘Todos a Aprender’ (PTA) obtuvo reconocimiento a nivel internacional, llegando hasta Japón, donde se mostró como una experiencia innovadora de clase mundial, en formación pedagógica de estudiantes y educadores.Así quedó demostrado durante la participación de la ministra de Educación, María Fernanda Campo, en la Reunión de Ministros de Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que se llevó a cabo en Tokio, los días 25 y 26 de junio, presentando ante 34 países miembros de esta Organización los avances y resultados de este programa.

Esta participación surgió a raíz de la invitación que le realizó personalmente a la Ministra Campo, el Director de Educación de la OCDE y Coordinador Internacional de PISA, Andreas Schleicher, quien luego de visitar nuestro país el pasado mes de abril y conocer las experiencias en educación que se trabajan desde diversos puntos de la geografía nacional, le manifestó a la titular de la Cartera, la importancia de exponer ante otras naciones el proceso de transformación en educación que se está implementando en Colombia.

La invitación de la OCDE para presentar nuestros avances en materia educativa es un voto de confianza de la comunidad internacional para Colombia, que reafirma que estamos trabajando en la dirección correcta frente a la implementación de las políticas y estrategias que están transformando la calidad de la educación en el país“, indicó la Ministra.

Además Campo señaló que a través de ´Todos a Aprender’ se ha consolidado un programa efectivo, incluyente y novedoso que contribuye al cierre de brechas, mediante una atención integral focalizada en las escuelas de más bajo logro educativo en el país.Estamos llegando a lugares donde ningún otro gobierno había hecho presencia, -dijo la Ministra- transformando las prácticas de aula y la manera de enseñar y aprender“.

Al respecto el Director de Educación de la OCDE y Coordinador Internacional de PISA, Andreas Schleicher afirmó que tras conocer, desde hace varios años, el sector educativo colombiano y de acuerdo a su reciente visita al país, está convencido de que la educación en Colombia ha avanzado de manera significativaEl director de Educación de la OCDE también reiteró además que el programa ayuda a los educadores a ser audaces en el pensamiento y en las acciones para lograr un cambio real en el terreno.

La Ministra Campo recordó que aunque hay grandes desafíos en materia educativa, son importantes los avances de los últimos años, que se evidencian en las pruebas nacionales, las cuales arrojan mejoras en las competencias de lenguaje y matemáticas, en el 90% de los municipios de Colombia a los que llega el programa ´Todos a Aprender’.

La participación de Colombia el este encuentro de los países miembros de la OCDE permite identificar oportunidades para el futuro, aprender de las experiencias exitosas de otros países y trabajar con los actores estratégicos de los diferentes niveles del sistema educativo internacional.
Durante el encuentro de Ministros de Educación, algunos de los países participantes destacaron la presentación del Programa, por considerarlo como una iniciativa innovadora, que se proyecta como una política educativa, centrada en las buenas prácticas en el aprendizaje y que permitiría a Colombia, en las próximas décadas, hacer parte de los sistemas educativos más avanzados del mundo.Así lo manifestó el Ministro de Educación Básica de Sudáfrica, Mohamed Enver Surty, quien mencionó a Colombia como referencia de los proyectos que su propio gobierno adelanta. Dijo además que los dos países tienen un enfoque similar en la medida en que buscan brindar una oferta educativa de calidad a pesar de un contexto de inequidad y destacó el Programa ‘Todos a Aprender’ como un vehículo para abordar los retos que tienen países como Colombia y Sudáfrica.

De otro lado, la Ministra Campo también se refirió al proceso de ingreso a la OCDE afirmando: “el proceso nos ha permitido acercarnos a las mejores prácticas a nivel mundial para mejorar la calidad de la educación. Pero Colombia también cuenta hoy en día con prácticas reconocidas como de talla mundial, por eso estamos hoy en Tokio presentando Todos a Aprender“.Colombia y Letonia, país que también se encuentra en el proceso de entrada a la OCDE, son los primeros países que serán evaluados en educación, pues anteriormente la OCDE no incluía este criterio en el proceso.

Como parte del proceso de entrada a la OCDE, el Presidente Juan Manuel Santos radicó el segundo semestre de 2013 una propuesta de Memorando que incluye tres temas que serán evaluados por la organización en educación:

  • educación en emergencia,
  • educación transfronteriza y
  • educación para el cambio social y económico.

La Ministra reveló que en agosto de este año, el Ministerio de Educación radicará ante la OCDE un documento sobre las políticas públicas en educación en los últimos 10 años y en febrero de 2015, una amplia delegación de expertos de la OCDE visitará a Colombia para realizar la evaluación de las políticas educativas en el país.

Finalmente la titular de la Cartera manifestó: “quiero reiterar el compromiso de Colombia con el proceso de adhesión a la OCDE y resaltar la importancia de participar en las diferentes iniciativas del Comité de Educación de la Organización para aprender de las mejoras prácticas educativas en los países que ustedes representan.“.

 

¿Qué hace del PTA una estrategia educativa tan efectiva?
El Programa Todos a Aprender se implementó en Colombia desde 2012 y está dirigido a estudiantes de primaria de las instituciones educativas públicas de las zonas más vulnerables del país, con un énfasis en las áreas de matemáticas y lenguaje.El punto de partida fue focalizar las escuelas de más bajo logro y niveles de aprendizaje, que coinciden con los lugares en donde estudian los niños más pobres. La mayor parte de estas escuelas son rurales.

El Programa desarrolla, de manera integral, cinco componentes:

  • pedagógico, 
  • formación situada, 
  • gestión educativa, 
  • condiciones básicas y 
  • movilización, 
a través de los cuales se han beneficiado a 2.400.000 estudiantes en los rincones más apartados de Colombia.En Todos a Aprender se seleccionaron por meritocracia a los mejores 3.100 docentes del país, para realizar una formación y acompañamiento en cascada. 100 formadores se han encargado de formar a 3.000 maestros como tutores del programa, quienes a su vez acompañan a 90.000 profesores en la transformación de sus prácticas pedagógicas en el aula misma, creando así verdaderas comunidades de aprendizaje.

De esta manera, se ha logrado beneficiar a 22.400 escuelas de 878 municipios, de las cuales el 78% se encuentran en zonas rurales.

Además, el programa ha distribuido, de manera gratuita, más de 18 millones de textos escolares de matemáticas y lenguaje para estudiantes y docentes, con el objetivo de apoyar el desarrollo de un currículo de calidad.

Así mismo, Todos a Aprender impulsa las competencias lectoras de los estudiantes con la implementación del Plan Nacional de Lectura y Escritura y el uso de nuevas tecnologías TIC, el cual llega a todas las escuelas de Colombia.

Igualmente el programa promueve la movilización social y el fortalecimiento de alianzas y compromisos que beneficien la sostenibilidad de las estrategias en los establecimientos educativos.

Con este propósito, se han consolidado las Ferias Regionales del Conocimiento en las que se comparten experiencias entre los diferentes actores de la comunidad educativa: docentes, rectores, estudiantes y padres de familia.

Estamos convencidos de que el Programa ‘Todos a Aprender’, sumado a otras importantes apuestas del país como el programa integral para la Primera Infancia “De Cero a Siempre“, con el que atendemos a más de 1 millón de niños entre los 0 y los 5 años, permitirá mejorar la calidad de la educación de manera sostenida“, resaltó la ministra Campo.

 

—Descargue en el siguiente archivo el discurso de la ministra de Educación Nacional, María Fernanda Campo, en el marco de la Reunión de Ministros de Educación en Japón de la OCDE.

Discurso Ministra de Educación ante la OCDE en Tokio
Así mismo, escuche la intervención realizada por la jefe de la Cartera Educativa ante los 34 representantes países miembros de la OCDE haciendo clic en el siguiente enlace.FIN/JSGO/OAC

“Colombia es una cenicienta que quiere ir al baile de los países desarrollados”

ORIGINAL: Semana
03 mayo 2014
Rodolfo Llinás, uno de los científicos más importantes del país, critica un sistema educativo que no respeta a los niños y no les enseña lo que necesitan.
"Colombia es una cenicienta que quiere ir al baile de los países desarrollados". Rodolfo Llinás estuvo en la Cumbre Líderes por la Educación, en Bogotá, y presentó su visión, profundamente crítica, sobre el estado de la educación en Colombia.

Rodolfo Llinás estuvo en la Cumbre Líderes por la Educación, en Bogotá, y presentó su visión, profundamente crítica, sobre el estado de la educación en Colombia.

SEMANA: Usted lleva 52 años fuera de Colombia, pero nunca ha faltado a una cumbre como la que se realizó esta semana para hablar de educación. ¿Por qué?

RODOLFO LLINÁS: Es muy sencillo, es mi patria. La recuerdo con enorme cariño. La patria es como la primera novia que uno tiene: totalmente inolvidable. 


SEMANA: ¿Y entonces por qué se fue? 
R. LL: Porque no había posibilidades en Colombia.
SEMANA: ¿Posibilidades para hacer qué?
R. LL: Para la ciencia, que era lo que yo quería hacer. 
SEMANA: ¿Y cree que hoy, 52 años después, sí hay esas posibilidades? 
R. LL: No. Hay muy pocas. Mucha de la gente que va a especializarse y regresa tiene que devolverse porque en Colombia no hay posibilidades. Otros acaban teniendo un trabajo en el que no practican lo que estudiaron y muchos terminan de políticos o haciendo otras cosas. ¿Imagínese uno de físico qué puede hacer aquí?
SEMANA: ¿Cómo lee a un país que no valora la ciencia ni a sus científicos?
R. LL: Es un país que está retrasado intelectualmente. Un país no valora la ciencia porque nadie les ha enseñado a sus ciudadanos su valor. Y si los dirigentes no lo entienden es porque no les interesa. A muchos lo único que les importa es tener dinero, tener viejas, tener poder
SEMANA: Usted viene en un momento muy importante para este debate. Muchos dicen que la educación en Colombia está en crisis. ¿Qué piensa?
R. LL: Yo creo que no hay ninguna crisis. Una crisis ocurre cuando algo malo pasa. Pero cuando es crónico ya no es crisis. Es simplemente el estado triste de Colombia. Cuando hicimos la reunión de los sabios yo dije: “Colombia es una Cenicienta que quisiera ir al baile de los países desarrollados”. 
SEMANA: ¿Qué quería decir con eso?
R. LL: Cualquier otro grupo humano daría lo que fuera por tener la tierra colombiana. ¿Se imagina? Con dos océanos, con agua dulce, con todo prácticamente… La vida en Colombia es demasiado fácil. No hay invierno, la gente no se muere de desnutrición. Hay una frase en inglés que describe eso “Such is life in the tropics” (“Así es la vida en el Trópico”). Por eso yo siempre he dicho que Colombia tiene mejor tierra que gente.
SEMANA: Esa es una frase muy cruda. 
R. LL: No lo es. Colombia tiene una posición fantástica en el globo terráqueo. Pero la gente que vive ahí, precisamente porque vive en un lugar fantástico, no tiene que competir para vivir. Salen y se comen su plato de comida sin problema. Entonces la gente cree que la vida es para gozar. 
SEMANA: ¿Y si no es para gozarla, para qué es?
R. LL: No es para gozarla, es para pensar, que es una manera más sofisticada de gozar. Es decir, a mí me parece sumamente interesante que la gente quiera, como me decía un amigo, es “rumbear todo el tiempo”. ¡Qué cosa tan aburrida! No podemos pasárnosla de cha, cha, cha hasta la muerte. 
SEMANA: ¿Y usted por qué cree que queremos solo vivir para rumbear?
R. LL: Porque no hay educación. 
SEMANA: Se cumplen 20 años de esa Misión de Sabios que reunió a los más importantes intelectuales, incluido Gabriel García Márquez, del país a hablar de educación. ¿Qué balance tiene de ese esfuerzo? 
R. LL: Hicimos gran cantidad de libros, yo escribí uno que se llama El Reto. Llegamos a toda clase de conclusiones que nunca nadie leyó. Se habló de que se invirtiera en ciencia y tecnología por lo menos el 1 por ciento del PIB y que lo deseable era que fuera más. Hoy esa inversión no alcanza a ser ni el 1 por ciento que deseábamos en esa época. 
SEMANA: ¿Qué más siente que falta por hacer? 
R. LL: Primero hay que reconocer la importancia de la educación. Colombia no será nada hasta que no eduque su gente. El problema siempre ha sido que no se optimiza a los individuos, no se les da la posibilidad de llegar a lo mejor que pueden ser. Eso solo se logra con educación pues al fin y al cabo esta se trata simplemente de optimizar las capacidades cerebrales. ¿Cómo hacemos para optimizar? Hay que trabajar más porque la gente entienda, que la gente sepa algo. El saber es simplemente poder poner en contexto lo que uno sabe. 
SEMANA: Usted ha dicho que la educación es tan necesaria como el agua…
R. LL: Sí. La educación más que importante es esencial. Si no se le da al cerebro la capacidad de optimizar seremos individuos de segunda clase que no alcanzamos todo lo que podíamos ser. La ventaja de la educación es que si se hace bien mejora la calidad del individuo, por eso digo que es como el agua o una buena comida. 
SEMANA: ¿Cree que los niños y niñas colombianos tienen hoy un buen menú en ese sentido?
R. LL: El problema con los niños es que no los quieren, no los respetan y no les ponen atención. Los niños sí saben lo que quieren, pero esto es muy distinto a lo que les dan en la escuela. Entonces hay rebeldía intelectual, no aprenden, se hartan. Se requiere una postura diferente del sistema de educación que entienda que los niños son seres pensantes y sumamente inteligentes. Hay que saber qué es lo que les gusta, porque lo que les gusta es lo que saben hacer mejor. 
SEMANA: Si tuviera que hacer un diagnóstico de los problemas de la educación en Colombia, ¿cuáles serían sus conclusiones? 
R. LL: Para mí el problema es de la metodología y de la estructura de los profesores. Los profesores quieren tener una posición no de guía, sino de maestros en donde solamente ellos mandan. Son ellos quienes les dicen a los niños qué tienen que aprender y si pasan o no pasan. Así es imposible. No son instructores, sino personas que quieren tener poder, poder de rajar y de expulsar de la escuela. 
SEMANA: ¿Y la metodología?
R. LL: Es muy sencillo. Tiene que ver con los cursos y las cosas que se enseñan: geografía sin historia, matemáticas sin geografía. Se enseñan cosas por separado. ¿De dónde sale la geometría si no hay un contexto histórico? Lo único que importa es saberse las propiedades de los triángulos para obtener una nota. 
SEMANA: ¿Cómo debería ser entonces? 
R. LL: ¿Para qué sirven los triángulos? Por ejemplo, los mayas, los aztecas, los egipcios hicieron pirámides. Si las miramos encontramos que están preciosamente organizadas con respecto al universo. ¿Cómo hicieron para construir eso? Se requieren tres cosas: las líneas rectas, una piola y un peso. Nada más. Entonces para esas culturas la geometría era una herramienta para hacer agricultura. Cuando uno entiende así, todo es muy diferente. La escuela enseña la ubicación de los ríos, pero jamás explica la importancia del agua. Somos un baúl repleto de contenidos, pero vacío de contexto. De ahí nuestra dificultad para aplicar el conocimiento en la realidad. 

Redefining Blended Learning

ORIGINAL: Spin Edu
In over a year of writing about blended learning—largely defined as using an online delivery of content to augment face-to-face instruction—I’ve heard the same, tired criticism from too many well-meaning critics. They associate the approach with 
  • all parties needing to master overly intricate programming and Web 2.0 skills, 
  • cheapening the traditional classroom environment and t
  • he sacred student-teacher relationship.
Certainly, an advanced familiarity with all things technical comes in handy with blended learning. But set aside the
  • most engaging screencasts,
  • inspiring flipped classroom models, and
  • nifty online teaching and assessment tools.

At its core, blended learning enhances and promotes entrepreneurship and risk-taking, while giving students the skills they need to succeed in an increasingly flat, competitive, and digital 21st century. That’s it. It doesn’t really matter how “tech savvy” you are, as long as you feel inspired to rethink how you approach teaching.

With the Internet at my students’ fingertips—with smartphones, quite literally—I’m not the only or even the best source of knowledge. What I do possess, though, and what no computer could ever replicate, is a deep passion for my subjects. I’m excited and energetic about history and journalism, and I do whatever I can to infect my students with a similar love of learning and discovery. To the best of my ability, I allow and encourage self-directed learning (which is a large component of blended learning), and I don’t penalize failure harshly, so long as I see a clear passion for improvement.
How else do I define blended learning, and how do I employ it in my classroom? Here are five approaches that every teacher should consider.
  1. A large component of blended learning is self-directed learning. Whenever I assign a project or an essay, I allow students to propose their own topics. Too often, students are dependent on adults for guidance and direction. More often, we need to allow and encourage students to make their own decisions, even if that sometimes means seeing the consequences of their actions. After all, we learn equally from success and failure. At home and during class, my students explore online resources to inform their understanding. As challenging as it sometimes is, I refrain from offering immediate answers and solutions. If students can use the Internet to figure something out for themselves, they do. I might look like the bad guy, but I know it’s for their development.
  2. Along these lines, I also coach and encourage students to think about what constitutes “credible information,” and where to find it online. This is a crucial skill for students to master, no matter what profession they ultimately pursue. At home, students use the Internet to learn about their own subjects, whether from videos, articles, or other media. This is blended learning, but it’s also self-directed learning. As online learning tools advance, teachers will become increasingly responsible for guiding students to appropriate sources, rather than teaching material directly themselves.
  3. As I see it, a crucial part of the blended classroom environment includes teachers and students working and learning together. In my experience, this often involves using online tools. Three years ago, I worked with a former student to launch The Falconer, an online student news site. I can’t recount how many hours he and I spent watching “how-to” YouTube videos, learning not only about coding and maintaining a website, but also about recording podcasts, editing video, and streaming live events.
  4. Blended learning also calls for rethinking how we assess, with or without online tools. In the near future, competency-based learning, where students progress at their own pace to master a predetermined set of skills, will lead the way. Grades will become less and less significant, eventually vanishing completely. Higher education is already making this a reality. At College for America at Southern New Hampshire University (SNHU), students demonstrate mastery of 120 “competencies” rather than earn class credit. “Students show their mastery by completing tasks,” SNHU President Paul J. LeBlanc told me last May. “These are real-world hypotheticals. They’re not exams, they’re not the kind of isolated assignments you might get in a college class. They’re meant to be hypothetical, which mimic more closely how that competency is used in the real world.” I give grades because I have to, but in most cases, I allow students an infinite number of retakes.
  5. Similarly, blended learning also calls for rethinking how we teach, with or without online tools. Students want to see the relevance in what they learn, and that’s hard to accomplish by studying subjects in isolation. On that front, I admit that my own teaching needs improvement. I should do more to reach out to teachers in other fields who are interested in having students work on a shared project. After all, students might be told that learning about the Civil War or the quadratic formula is important, but unless they can put such knowledge to practical use, they will eventually forget it. But if students can see that a concept has multiple applications, especially to real-world scenarios, they will be much much likely to remember.
What are your thoughts on blended learning, and how it’s defined? I would love to hear your thoughts in the comments section below.

 

Los maestros siguen pensando que son dueños del conocimiento: Rodolfo Llinás

ORIGINAL: El Espectador
Por: Maria Luna Mendoza
29 ABR 2014

El neurocientífico colombiano presentó los principios que deberían orientar la educación en cada salón de clase.

La escuela nos enseña la ubicación geográfica de los ríos, pero jamás nos explica la importancia del agua. Sabemos dónde queda Caquetá, aprendemos de memoria los nombres de las ciudades capitales y sabemos ubicar a Mesopotamia en el mapamundi. Somos un baúl repleto de contenidos, pero vacío de contexto. De ahí nuestra dificultad para aplicar el conocimiento en la realidad“. Así lo manifestó Rodolfo Llinás en el marco de la Cumbre Líderes por la Educación, un evento organizado por la revista Semana y llevado a cabo este martes en el Centro Cultural del Gimnasio Moderno.
Durante su conferencia, el neurocientífico señaló que la educación escolar en Colombia tiene varios retos por asumir. Por un lado, dijo, “la educación debe ser lo más personalizada posible (…) Resulta impostergable transformar los métodos educativos. La educación, en todos sus niveles, debe considerar que no todos los estudiantes son iguales, que no todos caben en el mismo molde y que, por tanto, debe ajustarse a las características individuales de cada alumno“.
Por otra parte, Llinás se refirió a la actitud de los maestros respecto a sus estudiantes. “Parece mentira, pero a estas alturas los maestros continúan pensando que son los dueños del conocimiento“, aseveró. “Los profesores deben ser una guía, su labor no consiste en dar instrucciones sino en comprender a cada alumno es sus particularidades para brindarle una orientación adecuada“, agregó y llamó la atención sobre “el respeto y el cariño“, valores en los que cree deberían fundarse las relaciones profesor-estudiante.
Así mismo, resaltó la necesidad de incluir en los programas académicos escolares materias como la cosmología y dar mayor importancia a asignaturas de corte artístico como la música.
De acuerdo con el neurocientífico existen algunos conceptos básicos que deben regir el nuevo paradigma educativo. A continuaciones algunos de ellos:
  1. “No hay misterios, sólo desconocidos”. Según Llinás existen muchos mitos que pueden “dañar el cerebro” y obstaculizar el deseo de aprendizaje y la vocación innata del descubrimiento de los pequeños.
  2. “Todo lo que existe tiene una causa previa”. Este principio tiene que ver con el llamado por la “educación en contexto“. Todas las enseñanzas, dice Llinás, deben regirse por la causalidad. “No existen hechos aislados, pero el modelo educativo vigente tiende a mostrarlos como si estuvieran aislados de la complejidad en la que en realidad se inscriben“.
  3. “La inducción es clave”. “Vale la pena rescatar el valor de los sentidos, enseñar a aprender a través de ellos. A veces esta dimensión queda rezagada“, dijo el científico durante la conferencia.
  4. Deducción. Para Llinás hace falta estimular la construcción de conocimiento, el pensamiento de los estudiantes. “Construye haciendo uso de tu mente“.
  5. Parsimonia. En la educación hay que hacer todo a través del método más sencillo.
Para el investigador también es crucial que los gobiernos inviertan, como mínimo, el 1% de su PIB en ciencia.