Monthly Archives: marzo 2014

The brainy questions on Finland’s only high-stakes standardized test

ORIGINAL: Washington Post
By VALERIE STRAUSS
March 24 at 10:30 am
Much has been written in recent years about Finland’s vaunted education system, which has consistently scored at or close to the top in international test scores and has the distinction of operating under policies very different from those that drive U.S. corporate-based education reform. In Finland, teachers are respected and students don’t take a mountain of standardized tests. In fact, they take one high-stakes standardized test, as explained here by Pasi Sahlberg, a visiting professor at Harvard Graduate School of Education and former director general at the Finland’s Ministry of Education. He is a schoolteacher and teacher educator who has advised governments around the world about education policy and change. He has served the World Bank in Washington D.C. and the European Commission in Turin, Italy.  His best-selling book, “Finnish Lessons: What can the world learn from educational change in Finland,” is the winner of 2013 Grawemeyer Award. Sahlberg has written some earlier pieces for The Answer Sheet, including this provocative piece: “What if Finland’s great teachers taught in U.S. schools?” By Pasi Sahlberg  He can be reached at [email protected] and @pasi_sahlberg.
Many Americans who visit Finland to examine its education system are surprised by how rarely students are required to take standardized tests during their 12 years of schooling. They learn that students are primarily assessed by multiple teacher-made tests that vary from one school to another. At the national level sample-based student assessments similar to the National Assessment of Educational Progress that have no stakes for students, teachers, or schools are the main means to inform policy-makers and the public on how Finland’s school system is performing. Teachers and principals in Finland have a strong sense of professional responsibility to teach their children well but also to judge how well children have learned what they are supposed to learn according to curriculum designed by teachers.
This customized school system that attempts to meet local and individual needs is a poor host for external inspections and standardized tests. The only external standardized test in Finland is the national Matriculation Examination, a high-stakes exam that determines college readiness and which all students are required to pass in order to graduate high school exit and  enter university. At the time of writing this over 30,000 Finnish high school students are taking this all-important examination that enjoys high esteem as a sign of being a mature, educated person in Finnish society.
Only a few education tourists to Finland have an opportunity to explore this 162-year-old establishment of Finnish education system in depth. Although the examination has changed profoundly during the years, its existence has never been seriously challenged. Most Finns, including students and teachers, are happy with one examination given at the end of high school rather than more frequent tests and the side-effects that often come with them during the course of schooling.
The Matriculation Examination is administrated by an external board appointed by the Ministry of Education and Culture. The Board has about 40 members consisting of university professors, high school teachers, and education policy-makers. Exams are prepared and marked by separate subject committees that have altogether some 330 associate members.  The Secretariat of the Board that is responsible for technical matters related to employing, safeguarding and managing the examination has a staff of 22 people. Typical examination fee per student for five exams is about USD200. Entire administration of the Examination is financed from these student-paid fees.

What is the structure of this exam and what does it measure?

First, students must take at least four individual tests in order to be awarded the Matriculation Examination certificate.

  1. An exam assessing students’ competencies of mother tongue (Finnish, Swedish or Saami) is compulsory for everybody.
  2. Second, each student chooses three further tests from the following pool:
    • second domestic language (e.g. Swedish),
    • foreign language (most often English),
    • mathematics and
    • one test from the humanities and sciences category.
  3. Additionally, students may add optional exams in the following subjects:
    • various foreign languages,
    • history, 
    • civics, 
    • biology, 
    • geography, 
    • physics, 
    • chemistry, 
    • health education, 
    • psychology, 
    • philosophy, 
    • ethics, and 
    • religious studies.
Exams are offered twice a year, in September and March-April. Student musts complete all required tests of the examination within three consecutive exam periods of up to six hours each. All tests, except listening and reading comprehension in second domestic and foreign languages, are pencil-and-paper tests, typically requiring extensive writing in open-ended tasks.
Teachers whose students are taking the exam in school first read the test papers and give their initial marks. Then the Board’s subject committee members give their final marks independently from what teachers have marked to each exam that then leads to a grade. Subjects are graded using a seven-point scale adjusted to normal distribution. This means that number of top grades and failed grades in each exam is approximately 5 percent. One failed exam can be compensated by good performance in other exams. Exams and their grades are included in the Matriculation Examination Certificate that is awarded to a student who successfully passes the mandatory exams and has sufficiently completed required high school studies.
The Finnish Matriculation Examination is a measure of students’ general academic maturity, including their readiness to continue studies in higher education. A student’s successful performance on the Matriculation Examination becomes an asset to his or her university application. Whereas the California High School Exit Examination (CAHSEE)  is guided by the list of “potentially biased, sensitive, or controversial” topics, the Finnish examination does the opposite. Students are regularly asked to show their ability to cope with issues related to evolution, losing a job, dieting, political issues, violence, war, ethics in sports, junk food, sex, drugs, and popular music. Such issues span across subject areas and often require multi-disciplinary knowledge and skills.
Below are some examples from this spring’s Matriculation Examination:
Sample essay topics:
Some politicians, athletes and other celebrities have publicly regretted and apologized for what they have said or done. Discuss the meaning of the apology and accepting it as a social and personal act.”
“Has your body become your hobby?”
“Media is competing for audiences – what are the consequences?”
“Choose three world religions and compare the role and use of a holy image within them.”
Sample health education questions:
What is the basis of dietary recommendations in Finland and what is their aim?”
“Compare chlamydia and condyloma.
Sample psychology question:
Design a study to find out how personality affects individuals’ behavior on Facebook or other social media. Discuss the ethical considerations for that type of study.
Sample history question:
Karl Marx and Friedrich Engels predicted that a socialist revolution would first happen in countries like Great Britain. What made Marx and Engels claim that and why did a socialist revolution happen in Russia?
Sample philosophy and ethics questions:
In what sense are happiness, good life and well-being ethical concepts?
“High school students often require that they are served a particular diet as their school lunch. Reasons may be medical, religious, ethical or moral. Describe students’ requirements and their reasons; and assess the righteousness of having any particular diet in school.”
The mathematics exam consists of 15 problems of which student can choose no more than ten. The mathematics exam held this spring is available (in Finnish) here. The English-as-a-foreign-language written exam (also includes a listening comprehension test) can be viewed here.
Finland’s universities still offer world-class academic studies free of tuition fees for all students (including foreign students), and most degree programs are offered in English. If an American wishes to study in Finland without the burden of college fees, she or he is expected to be on par with Finnish students in variety of knowledge domains, some of which may not be included in CAHSEE or other American high school exit tests. If your path brings you to learn in Finland, be prepared to engage in deep discussions about politics, religion, poverty, spiders, junk food, young people questioning authority and other topics absent from the tests you took in high school, regardless how you feel about these topics. College readiness is to be ready to deal with all aspects of the world we live in, not just those that resonate well with your own.

Para evaluar más y mejor: SABER 11 evoluciona

ORIGINAL: MinEducación
Jueves, 20 de Febrero de 2014

El Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes) presentó hoy las novedades en SABER 11 con las que el examen se alinea con el resto de pruebas nacionales que aplica el Instituto (SABER 3°, 5°, 9° y PRO).

  • El Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes) presentó hoy las novedades en SABER 11 con las que el examen se alinea con el resto de pruebas nacionales que aplica el Instituto (SABER 3°, 5°, 9° y PRO).

Bogotá, 20 de febrero del 2014. Mineducación. El Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (Icfes) presentó hoy las novedades en SABER 11° con las que el examen se alinea con el resto de pruebas nacionales que aplica el Instituto (SABER 3°, 5°, 9° y PRO).

Con la evolución de esta prueba, el sector contará con información más robusta sobre los resultados, conocerá el avance año a año en cada nivel educativo y podrá establecer el valor agregado de la educación media frente a la básica y de la educación superior frente a la media.

Este trabajo hace parte de los esfuerzos que el Ministerio de Educación Nacional y el Icfes están realizando para entregar al país un sistema de evaluación consolidado, que ofrecerá información más precisa para la toma de decisiones orientadas a lograr mejoras sustanciales en la calidad de la educación.

“Mejoramos el sistema de evaluación para mejorar la calidad de la educación”, dijo la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, quien además señaló que este sistema de evaluación será una herramienta más precisa para establecer el aporte de la educación superior al desarrollo de las competencias de los bachilleres, a través de mediciones de valor agregado.

La alineación del examen SABER 11 permitirá una mayor correspondencia con los estándares, pues cubre tanto las competencias básicas en Lenguaje, Matemáticas, Ciencias Naturales y Ciencias Sociales, como las competencias ciudadanas. Esto contribuirá al logro de una visión integrada de la educación y de la evaluación en todos los niveles.

Por su parte del director del Icfes, Fernando Niño indicó que los ajustes realizados permiten una evolución en la prueba. “El propósito principal ha sido lograr una mayor correspondencia con los estándares básicos de competencias definidos por el Ministerio de Educación para la educación básica y media, puntualizó Niño.

¿Cómo evoluciona la prueba?

A partir del segundo semestre, estudiantes e instituciones que presenten SABER 11 deben tener en cuenta:

1. En el examen habrá preguntas abiertas, además de las preguntas de selección múltiple. Esto permitirá valorar procesos más complejos de razonamiento de los estudiantes, disminuir la preparación artificial para el examen y reducir “ruidos” en los resultados derivados de la adivinación de las respuestas a preguntas de selección múltiple.

2. Áreas

SABER 11 actual SABER 11 agosto 2014
Lenguaje
Filosofía
Lectura crítica
Matemáticas Matemáticas
Biología
Física
Química
Ciencias Naturales
Ciencias Sociales Ciencias Sociales y Competencias Ciudadanas
Inglés Inglés
Componente flexible Se suprime

3. Competencias Ciudadanas: Se introduce este componente por considerarse un aspecto fundamental en la formación de las personas para que puedan ejercer plenamente sus derechos y deberes, y participar activamente en la sociedad. Estas competencias se evalúan actualmente en 5° y 9° grados, y al final de la educación superior a través del examen SABER PRO.

4. Cantidad de preguntas: La reducción del número de pruebas permitirá aumentar el número de preguntas en cada una de ellas, lo que ofrecerá una medición más precisa de los resultados. Se mantendrá la aplicación del examen en un día, dividido en dos sesiones.

5. Resultados: Los estudiantes recibirán en su reporte de resultados un puntaje global del examen sobre 500 y puntaje por cada una de las áreas evaluadas.
Se entregará información para que el estudiante pueda comparar su desempeño con respecto a la población que tomó la prueba.

Estas novedades harán posible la producción de reportes de resultados más precisos y avances significativos en la entrega de información a los estudiantes y a las instituciones para retroalimentar sus planes de mejoramiento donde se integre padres, instituciones, profesores y estudiantes.

Desde el punto de vista de las políticas educativas será posible establecer el aporte de la educación media y la superior al desarrollo de las competencias a través de la medición del valor agregado. Esto quiere decir que conoceremos el nivel de competencias adquiridas en la educación media para compararlas con la básica y, así mismo, el valor agregado de la educación superior con respecto a la educación media.

Los más de 600 mil estudiantes de educación media que aplicarán SABER 11 el próximo 3 de agosto, serán los primeros en presentar el examen con las novedades anunciadas.

Con esta evolución en su sistema de evaluación, Colombia avanza significativamente en el camino del mejoramiento de la calidad educativa y responde a los retos de excelencia que el Gobierno Nacional se ha propuesto para el sector educativo.

Escuche la presentación de la Ministra de Educación, María Fernanda Campo; y del director del Icfes, Fernando Niño, descargando el archivo adjunto.

Presentación Ministra y director del Icfes

Escuche las preguntas de los medios de comunicación, en el marco de la rueda de prensa realizada este jueves en Bogotá.

Preguntas de periodistas

Oficina de Comunicaciones ICFES
Teléfono: 3387338 Ext. 1014-1012-1222
E-mail: [email protected]

Editorial: Un acuerdo entre todos (por la Educación en Colombia)

ORIGINAL: El Tiempo
Por: EDITORIAL |
08 de Febrero del 2014
La mejora de la calidad de la educación en Colombia debe convertirse en un verdadero propósito nacional, como lo ha comprendido un colectivo de jóvenes profesionales, que están promoviendo la firma de un pacto por la educación y cuya iniciativa apoya decididamente este periódico.
El martes pasado tuvo lugar en el Ministerio de Educación un ejercicio de rendición de cuentas, en el cual la entidad hizo un compendio de los que considera son sus principales logros desde agosto del 2010. De acuerdo con el informe, no solo se han conseguido niveles de ejecución presupuestal cercanos al 100 por ciento, sino que diferentes programas muestran avances esperanzadores.Tal es el caso del dirigido a la primera infancia, conocido como De cero a siempre’, que atiende a casi un millón de niños menores de 5 años. No menos destacable es lo que ha ocurrido en los ramos de enseñanza preescolar, básica y media, en donde se han universalizado políticas como la de la gratuidad hasta el grado 11, o se ha depurado el registro de matrículas, que estaba inflado en más de medio millón de infantes.También hay que señalar la creación de cupos, la caída de la deserción escolar y la construcción de infraestructura, al igual que iniciativas como ‘Todos a aprender’, orientadas a fortalecer competencias en lenguaje y matemáticas. Los avances en tales campos se han apoyado en planes para mejorar la formación de los docentes, con resultados promisorios.



No obstante, a pesar de lo hecho hasta ahora, es incuestionable que falta un largo camino por recorrer. A finales del 2013, el país reaccionó con preocupación ante la persistencia de malos resultados en las pruebas internacionales Pisa de nuestros estudiantes jóvenes. En su momento, hubo un verdadero alud de comentarios, pronunciamientos del público y expresiones por las redes sociales.

De todas estas manifestaciones emergen dos consensos.

El primero es que, si bien son varios los factores que deben cambiar para lograr una mejora significativa de la calidad de la educación básica, el fundamental es la enseñanza: sin maestros y rectores buenos y motivados, que sean bien formados y remunerados, con oportunidades de actualización y estimados por la sociedad como “los nuevos héroes” de un mejor futuro para nuestros hijos, no será posible lograr el milagro.

En segundo lugar, alcanzar los objetivos requerirá esfuerzos concertados de los educadores, el Gobierno, los padres de familia, los empresarios, los gremios y la ciudadanía en general durante muchos años.

Lo anterior no desconoce los éxitos del pasado reciente, pero lo cierto es que todavía es más lo que nos falta por hacer que lo que hemos conseguido. Por fortuna, el país dispone de una detallada hoja de ruta para lograr la transformación indispensable en la calidad de la docencia, contenida en un estudio auspiciado por la Fundación Compartir y llevado a cabo por un grupo de profesores, especialistas en el tema.

El trabajo, que será presentado en sociedad pasado mañana, demuestra que es necesario formar 20.000 nuevos maestros por año, escogidos entre los mejores estudiantes de bachillerato, con becas completas en programas universitarios de alta acreditación. Para ello se debe apoyar financieramente, mediante concurso y con asistencia técnica internacional, a universidades que presenten planes para mejorar sus programas actuales de pregrado y maestría en educación, o para establecer otros nuevos de alta calidad.

Así mismo, es menester que los profesores novatos sean apoyados por tutores escogidos entre los mejores educadores de cada generación, para que encuentren oportunidades de trabajo atractivas, comparables a las de profesiones como la ingeniería o el derecho, aparte de opciones de actualización y desarrollo profesional, orientadas mediante evaluaciones periódicas. La propuesta contempla, por supuesto, que los instructores actuales se puedan beneficiar de estas iniciativas.

Tal vez lo más importante es que la sociedad entera valore apropiadamente la labor del maestro y esté dispuesta a hacer los esfuerzos necesarios de participación directa y de financiación que un emprendimiento de esta envergadura demanda. Lo dicho contempla el pago de nuevos impuestos con destinación específica, para alcanzar tales propósitos.

Lo anterior no se opone a la ampliación de coberturas, la implantación gradual de la jornada única y labores dirigidas a mejorar infraestructura y dotación de las escuelas. Todo esto cuesta, pero es necesario hacerlo. Y la coyuntura no puede ser más favorable: el país goza de una buena salud económica, que le permite asumir compromisos razonables.

Para garantizar un apoyo amplio y la continuidad de los esfuerzos requeridos por más de una década, este debe convertirse en un verdadero propósito nacional, como lo ha comprendido un colectivo de jóvenes profesionales que están promoviendo la firma de un pacto por la educación y cuya iniciativa apoya decididamente este periódico.

Igualmente, EL TIEMPO hace suya la propuesta de uno de sus columnistas, el exministro Guillermo Perry, de que todos los candidatos presidenciales, los partidos políticos, los gremios, las asociaciones profesionales y Fecode suscriban un acuerdo sobre el asunto, con metas concretas e instrumentos similares a los recomendados por el estudio de la Fundación Compartir. Solo así se conseguirá hacer eficaz el compromiso colectivo en favor de una educación de alta calidad para todos.

[email protected]