Monthly Archives: abril 2014

Redefining Blended Learning

ORIGINAL: Spin Edu
In over a year of writing about blended learning—largely defined as using an online delivery of content to augment face-to-face instruction—I’ve heard the same, tired criticism from too many well-meaning critics. They associate the approach with 
  • all parties needing to master overly intricate programming and Web 2.0 skills, 
  • cheapening the traditional classroom environment and t
  • he sacred student-teacher relationship.
Certainly, an advanced familiarity with all things technical comes in handy with blended learning. But set aside the
  • most engaging screencasts,
  • inspiring flipped classroom models, and
  • nifty online teaching and assessment tools.

At its core, blended learning enhances and promotes entrepreneurship and risk-taking, while giving students the skills they need to succeed in an increasingly flat, competitive, and digital 21st century. That’s it. It doesn’t really matter how “tech savvy” you are, as long as you feel inspired to rethink how you approach teaching.

With the Internet at my students’ fingertips—with smartphones, quite literally—I’m not the only or even the best source of knowledge. What I do possess, though, and what no computer could ever replicate, is a deep passion for my subjects. I’m excited and energetic about history and journalism, and I do whatever I can to infect my students with a similar love of learning and discovery. To the best of my ability, I allow and encourage self-directed learning (which is a large component of blended learning), and I don’t penalize failure harshly, so long as I see a clear passion for improvement.
How else do I define blended learning, and how do I employ it in my classroom? Here are five approaches that every teacher should consider.
  1. A large component of blended learning is self-directed learning. Whenever I assign a project or an essay, I allow students to propose their own topics. Too often, students are dependent on adults for guidance and direction. More often, we need to allow and encourage students to make their own decisions, even if that sometimes means seeing the consequences of their actions. After all, we learn equally from success and failure. At home and during class, my students explore online resources to inform their understanding. As challenging as it sometimes is, I refrain from offering immediate answers and solutions. If students can use the Internet to figure something out for themselves, they do. I might look like the bad guy, but I know it’s for their development.
  2. Along these lines, I also coach and encourage students to think about what constitutes “credible information,” and where to find it online. This is a crucial skill for students to master, no matter what profession they ultimately pursue. At home, students use the Internet to learn about their own subjects, whether from videos, articles, or other media. This is blended learning, but it’s also self-directed learning. As online learning tools advance, teachers will become increasingly responsible for guiding students to appropriate sources, rather than teaching material directly themselves.
  3. As I see it, a crucial part of the blended classroom environment includes teachers and students working and learning together. In my experience, this often involves using online tools. Three years ago, I worked with a former student to launch The Falconer, an online student news site. I can’t recount how many hours he and I spent watching “how-to” YouTube videos, learning not only about coding and maintaining a website, but also about recording podcasts, editing video, and streaming live events.
  4. Blended learning also calls for rethinking how we assess, with or without online tools. In the near future, competency-based learning, where students progress at their own pace to master a predetermined set of skills, will lead the way. Grades will become less and less significant, eventually vanishing completely. Higher education is already making this a reality. At College for America at Southern New Hampshire University (SNHU), students demonstrate mastery of 120 “competencies” rather than earn class credit. “Students show their mastery by completing tasks,” SNHU President Paul J. LeBlanc told me last May. “These are real-world hypotheticals. They’re not exams, they’re not the kind of isolated assignments you might get in a college class. They’re meant to be hypothetical, which mimic more closely how that competency is used in the real world.” I give grades because I have to, but in most cases, I allow students an infinite number of retakes.
  5. Similarly, blended learning also calls for rethinking how we teach, with or without online tools. Students want to see the relevance in what they learn, and that’s hard to accomplish by studying subjects in isolation. On that front, I admit that my own teaching needs improvement. I should do more to reach out to teachers in other fields who are interested in having students work on a shared project. After all, students might be told that learning about the Civil War or the quadratic formula is important, but unless they can put such knowledge to practical use, they will eventually forget it. But if students can see that a concept has multiple applications, especially to real-world scenarios, they will be much much likely to remember.
What are your thoughts on blended learning, and how it’s defined? I would love to hear your thoughts in the comments section below.

 

Los maestros siguen pensando que son dueños del conocimiento: Rodolfo Llinás

ORIGINAL: El Espectador
Por: Maria Luna Mendoza
29 ABR 2014

El neurocientífico colombiano presentó los principios que deberían orientar la educación en cada salón de clase.

La escuela nos enseña la ubicación geográfica de los ríos, pero jamás nos explica la importancia del agua. Sabemos dónde queda Caquetá, aprendemos de memoria los nombres de las ciudades capitales y sabemos ubicar a Mesopotamia en el mapamundi. Somos un baúl repleto de contenidos, pero vacío de contexto. De ahí nuestra dificultad para aplicar el conocimiento en la realidad“. Así lo manifestó Rodolfo Llinás en el marco de la Cumbre Líderes por la Educación, un evento organizado por la revista Semana y llevado a cabo este martes en el Centro Cultural del Gimnasio Moderno.
Durante su conferencia, el neurocientífico señaló que la educación escolar en Colombia tiene varios retos por asumir. Por un lado, dijo, “la educación debe ser lo más personalizada posible (…) Resulta impostergable transformar los métodos educativos. La educación, en todos sus niveles, debe considerar que no todos los estudiantes son iguales, que no todos caben en el mismo molde y que, por tanto, debe ajustarse a las características individuales de cada alumno“.
Por otra parte, Llinás se refirió a la actitud de los maestros respecto a sus estudiantes. “Parece mentira, pero a estas alturas los maestros continúan pensando que son los dueños del conocimiento“, aseveró. “Los profesores deben ser una guía, su labor no consiste en dar instrucciones sino en comprender a cada alumno es sus particularidades para brindarle una orientación adecuada“, agregó y llamó la atención sobre “el respeto y el cariño“, valores en los que cree deberían fundarse las relaciones profesor-estudiante.
Así mismo, resaltó la necesidad de incluir en los programas académicos escolares materias como la cosmología y dar mayor importancia a asignaturas de corte artístico como la música.
De acuerdo con el neurocientífico existen algunos conceptos básicos que deben regir el nuevo paradigma educativo. A continuaciones algunos de ellos:
  1. “No hay misterios, sólo desconocidos”. Según Llinás existen muchos mitos que pueden “dañar el cerebro” y obstaculizar el deseo de aprendizaje y la vocación innata del descubrimiento de los pequeños.
  2. “Todo lo que existe tiene una causa previa”. Este principio tiene que ver con el llamado por la “educación en contexto“. Todas las enseñanzas, dice Llinás, deben regirse por la causalidad. “No existen hechos aislados, pero el modelo educativo vigente tiende a mostrarlos como si estuvieran aislados de la complejidad en la que en realidad se inscriben“.
  3. “La inducción es clave”. “Vale la pena rescatar el valor de los sentidos, enseñar a aprender a través de ellos. A veces esta dimensión queda rezagada“, dijo el científico durante la conferencia.
  4. Deducción. Para Llinás hace falta estimular la construcción de conocimiento, el pensamiento de los estudiantes. “Construye haciendo uso de tu mente“.
  5. Parsimonia. En la educación hay que hacer todo a través del método más sencillo.
Para el investigador también es crucial que los gobiernos inviertan, como mínimo, el 1% de su PIB en ciencia. 

Gracias por participar

ORIGINAL: Revista Arcadia
Por: Revista Arcadia
2014-04-21

PISA_Participar36839_181540_1

Editorial No. 103

La educación, en tiempos electorales, suele utilizarse como una eficaz carnada para que los ciudadanos pensemos con el corazón y no con la razón.

Artículos relacionados

La declaración de la ministra de Educación, María Fernanda Campo, en la cual aseveró que fue un mérito que Colombia participara en el capítulo de resolución de problemas de las pruebas PISA, en el cual Colombia ocupó el último lugar entre 44 aspirantes, y en que señalaba que “la prueba de resolución de problemas es optativa. Solo 44 países decidieron presentarla y Colombia tuvo el coraje de medirse con los mejores” es, por decirlo menos, escandalosa. Y lo es porque seguimos pensando en Colombia que en diez años podremos estar en el lugar en el cual nunca hemos estado; porque el mérito sigue siendo prepararse para participar, pero no para cumplir un buen papel. Sus declaraciones recuerdan la broma que suelen gastarse los dos eternos rivales del fútbol argentino, River Plate y Boca Juniors, en la que estos últimos, cada vez que River es eliminado en alguna fase de una copa, le cuelgan letreros en La Bombonera, el estadio de Boca, con la leyenda: “Gracias por participar”.

 

Los resultados publicados hace poco –de las pruebas que se hicieron hace dos años, en mayo del 2012, y que fueron motivo de discusión en la prensa el año pasado cuando se reveló que habíamos ocupado el número 61 entre 65 participantes– buscan pescar en río revuelto. La educación, en tiempos electorales, suele utilizarse como una eficaz carnada para que los ciudadanos pensemos con el corazón y no con la razón. La encuesta volvió a ser puesta en circulación con fines evidentemente electorales y una vez más volvemos a discutir sobre una plausible y triste realidad: la educación colombiana está en mora, desde hace décadas, de una revolución que solo sucederá si se atienden estudios y miradas serias y no planes de choque que suenan más a promesas que a posibilidades. Varios estudios demuestran que el plazo que está poniendo el actual gobierno para que Colombia sea “la más educada en 2025” no son realistas. Estudios serios demuestran que a Corea y Singapur, los dos países que ocuparon los dos primeros puestos, les llevó al menos cincuenta años dar el salto y poner a punto un sistema educativo basado en conceptos como el trabajo en grupo, la solución de problemas y, como lo dijo alguna vez el director del Parque Explora de Medellín, Andrés Roldán, la capacidad de estar preparados para el fracaso.

 

Buscar el problema en los maestros es seguir endilgando a otros una responsabilidad que nos concierne a todos como sociedad, una costumbre muy colombiana. Un niño que crece en un hogar sin ideas, sin reconocimiento, sin lectura, es un niño que entra a la escuela sin las herramientas básicas para existir en la vida y “resolver problemas”, que era el tema en cuestión. Pero más allá de todo esto, nos preguntamos por qué, de repente, hemos comenzado a oír que la educación es un tema que se ventila a grito herido un mes y medio antes de las elecciones. Una vez más, de manera indolente, la educación se convierte en un bastión electoral, se grita y se señala, se rasgan vestiduras para analizar causas y planes y, una vez elegido el gobernante de turno, de seguro, acá no pasará nada. Y no pasará porque está demostrado, como lo señalaba Ricardo Silva Romero en una brillante columna, la generación que nos gobierna desde hace 24 años –léase desde el gobierno Gaviria: los mismos con las mismas– ha hecho todos los esfuerzos por convencernos de que la única salida a los problemas de fondo son los tecnócratas. De esa manera, seguimos viendo con indolencia cómo ministras salen a decir que nada de lo que nos pasa es grave, pero que se están preparando planes para remediar el actual estado de cosas. La pregunta que nos hacemos es cuántos de nosotros sabemos cuáles son los programas de educación de los candidatos que optan por la Presidencia de la República en mayo, cuál es el estado actual del sistema público, por qué de la noche a la mañana discutimos sobre un tema que, una vez pasadas las elecciones, será saldado con una nueva risa cáustica de los ganadores, que nos dirán lo mismo: “Gracias por participar”.

 

​Entrevista con Vicky Colbert, fundadora y directora de la Fundación Escuela Nueva

​ORIGINAL: UNESCO
19.11.2012 – Education Sector

escuela nueva/Vicky Colbert

Vicky Colbert es la impulsora de la Fundación Escuela Nueva, una ONG colombiana que ha obtenido numerosos galardones. Consagrada a mejorar la educación en las comunidades desfavorecidas, la Fundación Escuela Nueva se ocupa de grupos de población marginados en más de 20 países. En fechas reciente, la entidad fue clasificada por The Global Journal (Suiza) en el número 42 de las 100 mejores ONG del mundo y obtuvo el tercer puesto entre las ONG que se dedican a la educación.

El modelo que aplica la Escuela Nueva fomenta un contexto de aprendizaje positivo, en el que los alumnos trabajan activamente y en estrecha colaboración con las comunidades locales. El programa de estudios  se adapta al ritmo de aprendizaje de cada niño, con lo que se mejoran los rendimientos académicos. La Fundación, que ha obtenido reconocimientos por sus innovaciones, tales como el gobierno estudiantil y los círculos de capacitación de los docentes, ha venido influyendo en la formulación de las políticas y mejorando las estructuras educativas durante más de 25 años, tanto en Colombia como en el resto del mundo. En la actualidad, su modelo pedagógico se aplica en los sistemas educativos de numerosos países, desde México hasta Viet Nam. El 20 de noviembre, Día Universal del Niño, la Sra. Colbert hablará del tema “Las innovaciones en pedagogía: Los niños como ciudadanos activos del mundo”, en un seminario que tendrá lugar en la Sede de la UNESCO en París, titulado The Child’s Right to Respect in Practice [El derecho del niño al respeto en la práctica], auspiciado por la UNESCO y el gobierno de Polonia, en honor del polaco Janusz Korczak, pionero de los derechos de los niños.

¿De qué manera el método de la Escuela Nueva difiere de los enfoques que suelen aplicarse en las aulas?
La Escuela Nueva transforma el enfoque tradicional del aprendizaje, centrado en el docente, al trasladar la atención de la transmisión del conocimiento a su construcción social. Es un método de aprendizaje activo, centrado en el alumno, colaborativo y que le permite avanzar a su propio ritmo. Este método fomenta el aprendizaje mediante el diálogo y la interacción, y promueve la labor del maestro más como facilitador que como transmisor de instrucción. Estos principios no son nuevos en el pensamiento pedagógico.  Lo nuevo es que se apliquen mediante un enfoque sistémico y con la capacidad de transformar asuntos muy complejos en actividades manejables, de manera que cada docente pueda modificar el proceso de aprendizaje.

¿De qué modo la Escuela Nueva integra a la comunidad local en el proceso de aprendizaje?
El concepto de participación social es la dimensión transversal de todos los componentes del modelo de la Escuela Nueva. Los niños, los docentes y los padres comparten el control decisorio sobre las actividades que inciden en su vida. Esta política realza la calidad, la sostenibilidad y la repercusión.

El plan de estudios fortalece la relación entre la escuela y la comunidad, al llevar las iniciativas escolares a los barrios y traer elementos de éstos a la escuela.

Los padres aportan sus conocimientos y experiencias a los diversos procesos de aprendizaje, mediante instrumentos tales como mapas de la comunidad, postales familiares, monografías sobre temas comunitarios y calendarios de la agricultura y la industria. De manera análoga, el “cuaderno viajero” suscita el diálogo entre la escuela y los padres. El gobierno estudiantil estimula la participación directa  de padres y alumnos, y vincula a la escuela con los comités de la comunidad.

¿Qué estrategias pedagógicas basadas en prácticas idóneas aplican ustedes?
Nuestra estrategia pedagógica se basa en tres principios. En primer lugar, el aprendizaje experimental, según el cual los docentes se capacitan mediante el mismo método de aprendizaje que luego usarán con sus alumnos. El manual de formación de docentes que se usa en la Escuela Nueva emplea la misma metodología que los estudiantes usan en sus guías de aprendizaje.

En segundo lugar, el aprendizaje y la reflexión en equipo sobre la experiencia de aprendizaje: los docentes reflexionan sobre el proceso de aprendizaje que han experimentado e intercambian impresiones con sus colegas en los círculos de formación docente o microcentros.

Por último, el cambio de actitud y la motivación. Es preciso que los maestros logren ver los cambios que deben realizar. Para esto se necesitan los centros experimentales de la Escuela Nueva, que facilitan la aplicación de las innovaciones, y los talleres que promueven los cambios de actitud, de manera que las novedades puedan aplicarse. La capacitación consiste en aprender a aplicar este sistema.

¿De qué manera la Escuela Nueva vela por la sostenibilidad de la enseñanza durante las situaciones de emergencia?
El programa de los círculos de capacitación de la Escuela Nueva es la adaptación del modelo y la pedagogía de la fundación aplicados a los inmigrantes y los grupos de población desplazada, bajo la coordinación de tutores de jóvenes. En esos círculos se aplica el método de la Escuela Nueva y se hace hincapié en las competencias sociales y las aptitudes para la vida práctica, que facilitan la transición al sistema educativo formal. Las guías pedagógicas que se aplican por módulos y que se ajustan al ritmo de cada alumno facilitan la flexibilidad y el aprendizaje en cualquier ámbito comunitario. Estos métodos garantizan la continuidad del aprendizaje en las instalaciones temporales, hasta que el sistema formal puede reanudar sus actividades.

¿Cómo apoya a los docentes la Escuela Nueva?
Según el principio de la colaboración entre los docentes y la estrategia “de maestro a maestro”, promovemos la organización de círculos de capacitación de docentes o microcentros. Los maestros se reúnen en su localidad y, de ser posible, se visitan mutuamente en las escuelas, todos los meses. Este método les facilita los debates en torno a la formación, el seguimiento de las innovaciones y la solución conjunta de problemas. Estas reuniones constituyen la base de una red comunitaria de aprendizaje por conducto de Internet denominada “Renueva”.

Nuestra organización ha creado esta plataforma en línea para apoyar a los microcentros. Estos “centros virtuales” facilitan a los maestros la colaboración continua, les permiten intercambiar innovaciones y responden a sus preguntas y necesidades.

Estamos buscando apoyo económico para fortalecer este sistema de aprendizaje en línea y crear una red más robusta, como mecanismo de apoyo a los docentes, no sólo en Colombia, sino también en el resto del mundo.

La receta de Estonia para convertirse en una potencia tecnológica

La programación se enseñará desde la edad de siete años en Estonia. En algunos países, la programación informática es vista como el reino de los nerds o fanáticos de la computación. Pero en Estonia se ve con ojos muy distintos.En este pequeño territorio, parte de lo que fuera una vez la Unión Soviética, programar es algo divertido, algo de moda, una asignatura que se enseña a los niños desde la infancia. A los siete años las escuelas de Estonia ya enseñan a sus alumnos a programar computadoras y el país es considerado uno de los países más dependientes de internet en el mundo.

Una revolución digital

La i-revolución de Estonia empezó en los años 90, no mucho después de la independencia del país. Toomas Hendrik Ilves, entonces el embajador del país en Estados Unidos y hoy presidente de Estonia, se adjudica parte del mérito.

Hay una historia que Hendrik no se cansa de repetir sobre su estadía en Estados Unidos. Cuenta que leyó un libro en el que se hablaba de cómo el auge de las computadoras supondría la muerte del trabajo.

El libro hablaba de una planta de producción de acero en Kentucky donde miles de trabajadores fueron despedidos debido a la automatización. Los nuevos dueños podían producir la misma cantidad de acero con sólo 100 empleados.

“Esto puede que sea malo si eres estadounidense”, dice Ilves, “pero desde el punto de vista de un estonio, donde existe una angustia existencial por el pequeño tamaño del país (sólo teníamos entonces 1,4 millones de habitantes), me dije que era exactamente lo que necesitábamos“.

Necesitamos informatizar, de todos los modos posibles, para incrementar nuestro tamaño funcional.

Colegios en línea
 

 

El presidente Toomas Hendrik Ilves es un promotor de la revolución tecnológica en Estonia.

Así fue como Estonia pasó a convertirse en I-Estonia, bromea Ilves. Y con la ayuda de las inversiones del gobierno para respaldar la tecnología, canalizada a través de la Tiger Leap Foundation, todas las escuelas estonias tenían presencia en internet a finales de los 90.

A través de esta fundación se enseña programación a los alumnos de secundaria, pero los últimos proyectos introducen esta materia a niños de más temprana edad; a la edad de siete. Hasta el momento, ya se ha entrenado a 60 profesores para enseñar durante los próximos cuatro años.

En septiembre, cuando empiece el nuevo año escolar, espero que cada escuela crea importante integrar la programación en sus clases“, afirma Ave Lauringson, de Tiger Leap, quien está a cargo del proyecto.

En un nuevo edificio pintado en amarillo en la localidad de Lagedi, fuera de la capital de Estonia, Tallínn, ya se puede ver cómo esto va tomando forma.

Una clase de niños de diez años diseñan sus propios juegos de computadora bajo la supervisión del profesor de tecnologías de la información y comunicación Hannes Raimets, un callado joven de 24 años.

Creo que enseñarles a programar conlleva un montón de beneficios. Les ayuda a desarrollar su creatividad y pensamiento lógico“, asegura, “también es divertido construir tu propio programa. Creo que es su asignatura favorita en la escuela“, asegura.

Lo que es evidente también es que la programación informática, al menos a un nivel básico, no es tan difícil.

Programar, como aprender idiomas

Estonia lleva varios años promoviendo la enseñanza de programación en las escuelas.

Ilves señala lo mismo. Hijo de estonios nacido en Estocolmo, estudió en una escuela estadounidense. Aprendió programación a los 13 años, como parte de una clase experimental de matemáticas y dice que esto le ayudó a financiar su entrada a la universidad.

No creo que programar computadoras sea un secreto tan profundo y oscuro. Creo que es estrictamente lógica“, afirma.

Aquí en Estonia, empezamos la enseñanza de idiomas extranjeros en Grado Uno o Grado Dos. Si estás aprendiendo las reglas de la gramática a los siete u ocho ¿Cómo difiere de las reglas de la programación? De hecho, programar es mucho más lógico que aprender cualquier idioma“.

El presidente argumenta que las reformas educativas tardan entre 15 y 25 años en tener efecto. La prueba, dice, es la cantidad de empresas de tecnología estonias que están atrayendo la atención de los inversores.

Una de ellas es Frostnova, cuyo jefe ejecutivo, Mikk Melder, de 25 años, ha diseñado un videojuego para niños de primaria llamado Ennemuistne, centrado en el folklore y los mitos locales.

La herencia de Skype

Aunque de los inventos tecnológicos estonios, el más popular mundialmente es el servicio de telefonía a través de internet Skype.

Microsoft compró Skype en 2011 por US$8.500 millones, pero todavía emplea a 450 trabadores en su sede local, a las afueras de Tallinn.

Tiit Paananen de Skype, dice que son unos apasionados de la educación y que la empresa trabaja de cerca con las universidades estonias y las escuelas de secundaria.

Tu capacidad no sólo para usar, sino para crear componentes tecnológicos, te dará competitividad“, afirma Paananen, que dice estar feliz de que se empiece a enseñar programación a edades más tempranas.

Skype ha generado una oleada de innovaciones tecnológicas en Estonia, y estos puestos especializados y bien pagados, necesitarán a estos brillantes cerebros en un futuro“.

Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través clic @un_mundo_feliz

ORIGINAL: BBC Mundo
Tim Mansel BBC, Estonia
15 de mayo de 2013

HACKSCHOOLING: Estudio y práctica de la salud y la felicidad.

ORIGINAL: Occupart.org

Fuente: tedxtalks

Texto: Laura Ángel.

“Se trata de ser creativo y hacer las cosas distinto”, dice Logan LaPlante, de 13 años, mientras explica la impotancia de transformar la educación, enseñando a los niños cómo ser saludables y felices (física y mentalmente), entre una comunidad, por medio de lo que él llama Hackschooling, la cual se basa en: ejercicio, dieta y nutrición, contacto con la naturaleza, contribución y servicio con la comunidad, relaciones sociales, relajación y adecuado manejo del estrés y creencias religiosas o espirituales.

Los paradigmas del sistema educativo necesitan cambiar de la mano de los sociales. La industria educativa le está enseñando a los niños a “vivir una vida” sin la exploración de sus capacidades y conocimientos, llegando a la adultez sin saber en qué son buenos y qué los hace felices. La educación debe ser, en efecto, educativa, dejando de tratar a los estudiantes como clientela. Se puede comprar “conociemiento”, pero no la manera adecuada de utilizarlo para alcanzar la felicidad. Los sistemas educativos le están inculcando a los niños la concepción de una sola vía para construir su vida, cuando en realidad hay muchas oportunidades, campos diferentes de aprendizaje y formas de alcanzar la felicidad, que simplemente están dejando pasar frente a sus ojos, al igual que su vida.

La vida es eso que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes.” John Lennon.

Mira también la conferencia de Ken Robinson en TedxTalks, en donde crea un caso entretenido y conmovedor para la creación de un sistema educativo que nutra (en vez de quebrantar) la creatividad.

La genial respuesta que Wil Wheaton dio a una niña que le preguntó si en el colegio le decían “nerd”

ORIGINAL: SoyChile
04.04.2014

El actor y escritor estadounidense (Wil Wheaton) no solo le dio una valiosa lección a la pequeña, sino que entregó un mensaje que todos deberíamos escuchar. Muchos niños han sufrido o sufren de bullying en el colegio, lo que los hace sufrir tanto a ellos como a sus familias. Pero hay palabras que tienen más poder que el apodo “nerd”.

Durante una conferencia de prensa, una niña le preguntó al actor y escritor Wil Wheaton, conocido por su rol en Star Trek y The Big Bang Theory, si en el colegio le decían nerd y, de ser así, cómo lidiaba con eso.
La respuesta del actor fue una lección de vida para todos los niños y también para los adultos.

“La creatividad se aprende igual que se aprende a leer”

ORIGINAL La Vanguardia
03/11/2010 – 03:09

Foto: Marc Arias
Tengo 60 años: irrelevantes cuando eres capaz de crear como un niño, y todos somos capaces si queremos. Nací en un barrio humilde de Liverpool, como los Beatles, creativos sin escuela. No soy buen gregario, así que no tengo partido, pero sí política. Colaboro con el Foro HSM

Buscando la ‘zona’
Salgo tan inspirado de la entrevista a Ken Robinson que no me resigno a reducirla a esta Contra. Así que, si ustedes me lo piden, explicaremos de su mano en breve cómo encontrar nuestro elemento creativo. Porque a ser innovador se aprende igual que a sumar: a cualquier edad y en cualquier circunstancia, con la única condición de tener ganas. Robinson precisa cómo lograrlo en el informe que está transformando la educación británica. Y me anima a desaprender lo mal aprendido en el cole y a arriesgarme con ustedes a renovarnos hasta encontrar nuestra propia zona,nuestro mentor y tribu creativa, para alcanzar la misma e intensa conexión con la vida que gozaron Einstein o Mozart.
Un día visitando un cole vi a una niña de seis años concentradísima dibujando. Le pregunté: “¿Qué dibujas?“.
Y me contestó: “La cara de Dios”.
¡…!
Nadie sabe cómo es“, observé.
Mejor – dijo ella sin dejar de dibujar-,ahora lo sabrán“.
Todo niño es un artista. 
Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse… Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él.
Los niños también se equivocan. 
Si compara el dibujo de esa niña con la Capilla Sixtina, desde luego que sí, pero si la deja dibujar a Dios a su manera, esa niña seguirá intentándolo. El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo.
Los exámenes hacen exactamente eso.
No estoy en contra de los exámenes, pero sí de convertirlos en el centro del sistema educativo y a las notas en su única finalidad. La niña que dibujaba nos dio una lección: si no estás preparado para equivocarte, nunca acertarás, sólo copiarás. No serás original.
¿Se puede medir la inteligencia? 
La pregunta no es cuánta inteligencia, sino qué clase de inteligencia tienes. La educación debería ayudarnos a todos a encontrar la nuestra y no limitarse a encauzarnos hacia el mismo tipo de talento.
¿Cuál es ese tipo de talento? 
Nuestro sistema educativo fue concebido para satisfacer las necesidades de la industrialización: talento sólo para ser mano de obra disciplinada con preparación técnica jerarquizada en distintos grados y funcionarios para servir al Estado moderno.
La mano de obra aún es necesaria. 
¡Pero la industrialización ya no existe! Estamos en otro modo de producción con otros requerimientos, otras jerarquías. Ya no necesitamos millones de obreros y técnicos con idénticas aptitudes, pero nuestro sistema los sigue formando. Así aumenta el paro.
Pero se nos repite: ¡innovación! 
La piden los mismos que la penalizan en sus organizaciones, universidades y colegios. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos la pasividad, el conformismo y la repetición
No hay nada más pasivo que una clase. 
¿Es usted profesor, verdad? Las clases son pasivas porque los incentivos para estar calladito y tomar apuntes que repetirá son mayores que los de arriesgarse a participar y tal vez meter la pata. Así que, tras 20 años de educación en cinco niveles que consisten en formarnos para unas fábricas y oficinas que ya no existen, nadie es innovador.
¿Cuáles son las consecuencias? 
Que la mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de mediocridad del sistema.
Tipos con suerte… 
Son quienes se negaron a asumir el gran error anticreativo: creer que sólo unos pocos superdotados tienen talento.
“Sé humilde: acepta que no te tocó”. 
¡Falso! ¡Todos somos superdotados en algo! Se trata de descubrir en qué. Esa debería ser la principal función de la educación. Hoy, en cambio, está enfocada a clonar estudiantes. Y debería hacer lo contrario: descubrir qué es único en cada uno de ellos.
¿La creatividad no viene en los genes?
Es puro método. Se aprende a ser creativo como se aprende a leer. Se puede aprender creatividad incluso después de que el sistema nos la haya hecho desaprender.
Por ejemplo… 
Soy de Liverpool y conozco el instituto donde recibieron clases de música mi amigo sir Paul McCartney y George Harrison… ¡Dios mío! ¡Ese profesor de música tenía en su clase al 50 por ciento de los Beatles! 
Y… 
Nada. Absolutamente nada. McCartney me ha explicado que el tipo les ponía un disco de música clásica y se iba a fumar al pasillo.
A pesar del colegio, fueron genios.
A Elvis Presley no lo admitieron en el club de canto de su cole porque “desafinaba”. A mí, en cambio, un poliomielítico, me admitieron en el consejo del Royal Ballet…
Ahí, sir, acertaron de pleno. 
Allí conocí a alguien que había sido un fracaso escolar de ocho años. Incapaz de estar sentada oyendo una explicación.
¿Una niña hiperactiva? 
Aún no se había inventado eso, pero ya se habían inventado los psicólogos, así que la llevaron a uno. Y era bueno: habló con ella a solas cinco minutos; le dejó la radio puesta y fue a buscar a la madre a la sala de espera; juntos espiaron lo que hacía la niña sola en el despacho y… ¡estaba bailando!
Pensando con los pies. 
Es lo que le dijo el psicólogo a la madre y así empezó una carrera que llevó a esa niña, Gillian Lynne, al Royal Ballet; a fundar su compañía y a crear la coreografía de Cats o El fantasma de la ópera con Lloyd Webber.
Si hubiera hecho caso a sus notas, hoy sería una frustrada. 
Sería cualquier cosa, pero mediocre. La educación debe enfocarse a que encontremos nuestro elemento: la zona donde convergen nuestras capacidades y deseos con la realidad. Cuando la alcanzas, la música del universo resuena en ti, una sensación a la que todos estamos llamados.
Sir Ken Robinson: “¿Los colegios acaban con la creatividad?”

 

“Cómo escapar al Valle de la Muerte de la Educación”

“Pedagogía de la exigencia”: el método que lanza a la fama a un joven profesor

Enseña en un liceo de París a chicos carenciados que la sociedad condena a un fracaso al cual él no se resigna. Su decisión de volver a los métodos tradicionales da resultados y atrae la atención mediática

Jérémie Fontanieu no inventó nada nuevo. Lo suyo es la “vieja escuela”: disciplina, esfuerzo, exigencia y evaluaciones periódicas; conceptos que cierta pedagogía moderna ha convertido en malas palabras, con resultados que están a la vista, tanto en Francia como en Argentina, dos de los países que año a año retroceden en las pruebas PISA.
La revista Cahiers Pédagogiques entrevistó a este profesor que, con sólo 25 años de edad y 3 de experiencia docente, no teme ir contra la corriente pedagógica dominante que considera que presionar a los alumnos es autoritarismo.
Fontanieu enseña Ciencias Económicas y Sociales a estudiantes de los últimos años del liceo Eugène Delacroix, en la localidad de Drancy, una zona “desfavorecida” del gran París, de esas a las que las autoridades educativas y políticas suelen abandonar a su suerte por considerarlas inevitablemente condenadas a la marginalidad.
En rebelión abierta contra ese fatalismo, Fontanieu se fijó como meta lograr que todos sus alumnos aprueben el bachillerato, sin excepción. (En Francia, el título secundario no se obtiene por promoción sino a través de un examen al concluir la cursada del último año).
En la universidad, dice este graduado de Ciencias Políticas, “consumió mucho Pierre Bourdieu”, el sociólogo que expuso los mecanismos de reproducción de las jerarquías sociales. Pero él decidió luchar para quebrar esa lógica que condena al hijo de pobre al fracaso escolar. “En la facultad descubro el mundo escolar a través de Bourdieu, pero luego me vuelvo profe y veo que tiene razón pero yo me digo: el mundo es como es, ¿lo acepto? Yo quiero una escuela que recupere su rol de ascensor social“.
Por un lado están las desigualdades sociales, el racismo, la discriminación; parte del fracaso escolar se debe a la sociedad, innegablemente –explicó Jérémie en una entrevista radial-. Pero también hay una parte muy importante que es la responsabilidad individual, qué hacemos con nosotros mismos. Yo pongo a mis alumnos a es-tu-diar. Y hay una diferencia colosal entre el momento en que empiezan y cuando le toman el gusto al estudio e interiorizan la ambición. O sea, está el sistema, pero hay espacio para llegar luchando, y cuanto más obstáculos a vencer, más bella es la victoria“.
En el liceo de Drancy, constató “mucho abandono y resignación en chicos que sienten que están condenados al fracaso y entonces no estudian“. Y acá entra la responsabilidad de la escuela, muchas veces eludida por maestros y autoridades con el argumento de la no coerción y la libertad de los alumnos. Jérémie se coloca en las antípodas de esta actitud.
Yo quiero torcerles el brazo a los determinismos sociales, dice. Estos chicos no tienen método ni disciplina de estudio, pero no es sorprendente, tampoco yo lo tenía a su edad. Pero yo vengo de un medio burgués, hice Ciencias Políticas porque pude ir a una preparatoria paga. En este barrio, o llegan por la escuela o les será muy difícil“.
Está convencido de que el bachillerato es accesible a todos, pese al panorama desolador: estudiantes desmotivados, poco dispuestos a trabajar, proclives a la violencia verbal y la falta de respeto. En un distrito que, además, tiene históricamente resultados por debajo del promedio.
No importa: él quiere devolverles el gusto por el estudio, aún apelando a la “mano dura”, como dice con ironía. De a poco, se gana la confianza de sus estudiantes. Y la de los padres. Y luego también de sus colegas cuya cooperación considera esencial.
Tolerancia cero
“Constaté la falta de trabajo y mi respuesta fue algo brutal, simple“, admite. Ahora bien, si todos los profesores les piden a los alumnos que estudien, ¿cuál es la diferencia en su caso?
No hay magia en su método, ni rebuscadas teorías pedagógicas: se trata de hacerlos “trabajar”. Algo nada sencillo en un ambiente como el de Drancy. Pero él apela a métodos de la vieja escuela: tolerancia cero para toda indisciplina, pruebas semanales, nada de regalar nota, más bien al revés. Si un alumno decae en su rendimiento, él envía un mensaje a los padres. Consciente de que el chico que no tiene respaldo familiar no hará los deberes en casa o no los hará bien, y que ésa es otra fuente de inequidad, él controla los avances en el aprendizaje semana a semana.
Toma prueba todos los lunes, justo el día en que suele arrastrarse hasta la escuela el relajamiento del fin de semana. “Soy pragmático, no tengo ideología. Les meto presión a los alumnos, grito, llamo a los padres -dice sin prurito-. Una calificación dura, semanal, un punto descontado por cada respuesta incorrecta: eso funciona como electroshock para alumnos acostumbrados a zafar con una nota media. Al cabo de un tiempo, si no estudian, les pido a los padres que los priven de salida un fin de semana o que les quiten el celular“.
Le preguntan si eso no es “infantilizar” a chicos que ya son casi adultos. Él responde, categórico: Son niños, los tomo como lo que son, no es peyorativo, son irresponsables. ¿Qué hacemos frente a la falta de esfuerzo? ¿Los dejamos librados a su suerte? Me dicen: ‘caramba, te comportas como un padre, ya son grandes, tienen 16, 17’. Sí, me gustaría que fuesen grandes e hiciesen las cosas por sí mismos, pero no es el caso. La idea es que, a la larga, sean autónomosAl comienzo, mis clases son la colimba, y yo tengo reputación de nazi, reaccionario, profe horrible… Pero de a poco empiezan a interiorizar la norma y le toman el gusto porque ven que cuando estudian tienen resultados. De a poco se afloja la presión y pueden volar por sí mismos. La autonomía se conquista de a poco“.
Los alumnos de Jérémie, que al comienzo protestaron por su rigidez, hoy valoran un sistema que los hace progresar, y son los mejores defensores y propagandistas del sistema de este singular profesor.
Le preguntaron a una de sus estudiantes, Nesrine, si había oído hablar de Bourdieu. “Sí, sí. Pero yo creo que Bourdieu sólo hace una constatación, nosotros queremos cambiar las cosas, salir adelante“, respondió mostrando hasta qué punto está compenetrada con los objetivos de su profesor.
Fontanieu les exige porque confía en su capacidad para lograrlo y eso los estudiantes y los padres lo van sintiendo y se convierte en un estímulo adicional.
La disciplina no concierne sólo al estudio: No tolero clanes ni comentarios negativos, ni llegadas tarde“. Tampoco que sean groseros. “La violencia verbal de los alumnos es el síntoma de una relación con el mundo y con los otros particularmente brutal e irrespetuosa, y que me indigna“, explica Fontanieu. Además, señala, es un lenguaje que les cierra puertas, que refuerza los clichés que el resto de la sociedad tiene sobre los jóvenes de barrios humildes.
Algunos detractores de esta “pedagogía de la exigencia“, que pone tanto el acento en metas y logros, dicen que fomenta el individualismo. Pero en las clases de este profesor sucede todo lo contrario.
No es individualismo, replicó por ejemplo, Anaïs, tenemos un espíritu colectivo y pensamos mucho en los demás, deseamos realmente que todos lo logren“.
Estamos muy unidos, dice Farah, nos ayudamos unos a otros. Somos solidarios, queremos lograrlo todos, no individualmente.
Aunque no es pedagogo y su método es intuitivo, si le da resultados, a Jérémie le gustaría que se difunda. “A los alumnos del último año les digo que estamos haciendo algo que nos supera, y que si mañana logramos que los 35 aprueben, o sea 100% de eficacia, esta experiencia podrá replicarse“. Habrá demostrado que está en lo cierto, que no es inevitable que estos chicos, hijos de obreros poco calificados, de desocupados, de inmigrantes mal integrados, fracasen en la escuela.
Quiere que los investigadores y expertos vengan a ver su clase, y “respalden esta escuela del éxito basado en la certeza de que todos pueden lograrlo negándose a seguir los caminos que la fatalidad les ha trazado“.
Polémica pedagógica
Desde que Francia salió mal parada de las últimas pruebas PISA, estalló la polémica. En el banquillo, los cultores del pedagogismo constructivista, que postula que el alumno construye su propio saber y que el maestro no es el dueño del conocimiento, lo que ha redundado en deslegitimación de la función docente y relajamiento de la disciplina. Y hace tiempo también que muchos profesores –y casi todos los padres- desean la vuelta a una mayor sistematización en los estudios, a más contención y exigencia. A una escuela que vuelva a ser poderosa herramienta de igualación social.
Los estudiantes que apuestan en mayor medida al trabajo que al talento obtienen mejores puntajes en las pruebas de matemática“, fue una de las conclusiones de Andrea Schleicher, responsable de Educación en la OCDE, y redactora del último informe PISA.
Es el postulado de Jérémie: el que estudia, obtendrá resultados, sea cual sea su extracción socialLa pereza es el núcleo de la reproducción social, dice, parafraseando a Bourdieu. Sin esfuerzo, asistimos a la autodestrucción de sus vidas por parte de pibes de 15 años“.
La conclusión de la OCDE es significativa: el éxito es un asunto de creencia de que el trabajo y la perseverancia “pagan” más que la inteligencia o el talento innato.
Otra docente de “zonas difíciles” dejó un mensaje para Fontanieu: “El director de un colegio me dijo una vez: ‘usted no va a durar aquí si persiste en querer enseñar a sus alumnos’. Una triste renuncia por parte de algunos responsables de instituciones, enmascarada en un discurso pomposo e inepto. La consigna es ‘no hagan olas’… entonces, ¡saludo la energía y el coraje de este profesor que embiste contra ese fatalismo!
Además de los libros de Bourdieu, fue también el gusto por el hip hop lo que llevó a este joven a los suburbios. Quería conocer de cerca el mundo del que surge esa música, de “dimensión sociológica interesante“. Uno de sus temas favoritos es Banlieusards [los que viven en las afueras, algo así como suburbanos] de Kery James, que en una de sus estrofas sintetiza la filosofía que inspira su sistema pedagógico:
Banlieusard y orgulloso de serlo / ¡No estamos condenados al fracaso!
Al contrario, estamos condenados a triunfar / A cruzar las barreras, a construir carreras
Mirá lo que lograron nuestros padres / Lo que soportaron para que tengamos educación
¿Qué sería de sus sacrificios? (…)
Si arruinamos todo, ¿dónde está el respeto? / Si fracasamos, ¿dónde está el progreso?
Cada hijo de inmigrante está en misión / Cada hijo de pobres debe tener ambición
No puedes dejar que se evaporen tus sueños / En un hall lleno de humo
Fumando sustancias que quiebran tu voluntad / Anestesian tus deseos y ahogan tus capacidades
¡Valemos más que eso! / Nada detiene a un banlieusard que lucha…

ORIGINAL:  InfoBAE
 22 de marzo 2014