Category Archives: PISA

¿Cómo le está yendo a Finlandia con el “phenomenon learning”, el nuevo modelo de enseñanza del “mejor sistema educativo del mundo”?

Niños sentados en pelotas de ejercicio.

Las pelotas para hacer ejercicio reemplazan las sillas en esta clase de la escuela de Hauho.

Hace mucho que Finlandia es reconocida por la calidad de su educación y siempre está entre los primeros lugares en los rankings internacionales.

Ahora el país está reformulando la forma en que enseña en la era digital. En vez de centrarse en materias, está poniendo el énfasis en habilidades.

Pero no todo el mundo está feliz con los cambios y existen temores de que pueda bajar la calidad de la enseñanza.
Es una mañana helada en un remoto pueblo en el sur de Finlandia, pero esta aula de alumnos de 12 años está pensando en un lugar mucho más lejano: la antigua Roma.
Su maestro les está mostrando una reconstrucción en video -proyectada sobre la pizarra inteligente interactiva del aula- del día en que el monte Vesubio hizo erupción y destruyó la ciudad de Pompeya.
Los estudiantes forman grupos y sacan sus mini laptops.

Su tarea es comparar a la antigua Roma con la Finlandia moderna.

Nos han estado enseñando mal las matemáticas durante todo este tiempo

Un grupo analiza los baños romanos y los spa de lujo de hoy; otro compara el Coliseo con los estadios deportivos actuales.
Usan impresoras 3D para crear una versión en miniatura de sus edificios romanos, que luego formarán parte de un juego de mesa para toda la clase.
Esta es una clase de historia diferente, dice el profesor Aleksis Stenholm, que trabaja en la Escuela Secundaria Hauho.
Estos alumnos también están aprendiendo habilidades tecnológicas, de investigación, de comunicación y de comprensión cultural.
Cada grupo se está convirtiendo en experto en su tema, que luego presentará al resto de la sala“, explica.

El jugo de mesa marca la culminación del proyecto, que se lleva a cabo a la par de las clases de enseñanza normales.

Niños a la hora de almuerzo utilizando su celular.

La escuela de Hauho es relajada sobre el uso de celulares en clase y en la hora del almuerzo.

Cómo Finlandia revolucionó la enseñanza para el siglo XXI

Hace casi dos décadas que Finlandia disfruta de la reputación de tener uno de los mejores sistemas educativos del mundo.
Sus estudiantes de 15 años suelen colocarse en los primeros lugares en las tablas de medición PISA, que evalúan la lectura, las matemáticas y las ciencias.
La habilidad del país para producir resultados académicos sobresalientes resulta fascinante para muchos ya que allí los niños empiezan la educación formal recién a los siete años.
Además, tienen jornadas escolares más cortas, vacaciones más largas, muy poca tarea y no rinden exámenes.
Pero a pesar de este éxito, Finlandia está reformando su sistema, algo que considera vital en una era digital en la que los niños ya no dependen de los libros y de las aulas para adquirir conocimientos.
En agosto de 2016 se hizo obligatorio para todas las escuelas finlandesas enseñar de manera más colaborativa.

También permitir a los alumnos que elijan un tema que les sea relevante y que basen su materias en esa elección.

Mapa

Una de las claves de los cambios ha sido hacer un uso innovador de la tecnología y de fuentes fuera de la escuela.

El objetivo de esta forma de enseñanza -conocida en inglés como project o phenomenon-based learning (PBL)- es equipar a los niños con las habilidades que necesitan para desarrollarse en el siglo XXI.
Así lo explica Kirsti Lonka, profesora de psicología educativa en la Universidad de Helsinki.
Entre las habilidades que resalta está el pensamiento crítico, necesario para identificar las noticias falsas y evitar el ciberbullying (acoso online).
También la habilidad técnica para poder instalar software antivirus y conectar la computadora con una impresora.
Tradicionalmente la enseñanza se ha definido como una lista de materias y datos que uno debe adquirir -por ejemplo la aritmética o la gramática- con un poco de decoración alrededor, como clases de cívica“, dice Lonka.

Pero en la vida real nuestro cerebro no está dividido en disciplinas; pensamos de manera muy holística“, explica.

Finnish classroom

Y cuando piensas en los problemas del mundo -crisis globales, migración, la economía, la era de la posverdad- realmente no le hemos dado a nuestros niños las herramientas para lidiar con este mundo intercultural“, opina.

Creo que es un gran error hacerle creer a los niños que el mundo es sencillo y que si aprenden cierta información estarán listos para encararlo“, señaló.

Aprender a pensar, aprender a entender, estas son las habilidades que importan y además hacen que aprender sea mucho más divertido, lo que promueve el bienestar“, concluye.

Cómo Finlandia deja atrás las tradiciones escolares

La Escuela Secundaria Hauho está en una zona de bosques y lagos a unos 40 minutos en auto de la ciudad de Hameenlinna.

Con solo 230 alumnos de entre siete y 15 años, tiene un ambiente hogareño.
Los alumnos dejan sus zapatos en la entrada, en algunas clases en vez de sillas usan pelotas para hacer ejercicio y hay barras en las puertas para hacer flexiones de brazos.
Los docentes son relajados con el tema de los celulares en el aula.
Consideran que es bueno que los niños aprecien su valor como herramienta de investigación y no solo para comunicarse con sus amigos.
Niños en monopatín.

La pista de skate de la escuela se construyó gracias a una idea sugerida por los alumnos, que ayudaron a diseñarla y a reunir los fondos para su construcción.

En este día frío los alumnos más grandes se apiñan alrededor de sus teléfonos en la hora de almuerzo, mientras que algunos de los más chicos le hacen frente a los copos de nieve que caen para usar la pista de skate o las canchas de fútbol y básquet.

El director Pekka Paappanen es un ferviente creyente en el sistema PBL y busca una variedad de maneras de integrarlo al currículo escolar.
Discutimos ideas con los maestros y después me aseguro de que tengan el tiempo y el espacio para desarrollarlas“, afirma.
Creo que esto le da más poder a los docentes, pero tienen que darse cuenta de que no pueden hacer todo“, señala.
Estamos dejando atrás algunas de las viejas tradiciones, pero lo hacemos de forma lenta. El trabajo de enseñar a nuestros niños es demasiado importante y no podemos equivocarnos“.

“Todos los alumnos tienen talento”: qué está aprendiendo América Latina de la educación en Finlandia

Abordando el tema más grande de Europa en la clase

Uno de los proyectos más grandes el año pasado fue sobre el tema de la inmigración, en momentos en que el flujo de migrantes entrando a Europa ocupaba todos los titulares alrededor del mundo.
Aleksis Stenholm explica que eligieron el tema porque se dieron cuenta de que muchos de sus alumnos tenían muy poca experiencia personal con inmigrantes o la inmigración.
El tema se incorporó a las clases de alemán y de religión.

Los alumnos de 15 años debieron realizar encuestas callejeras para conocer las opiniones de los locales sobre la inmigración y visitaron un centro de inmigrantes cercano donde entrevistaron a refugiados.

niños en sala de clases

Los alumnos se conectaron con estudiantes alemanes para comparar sus conocimientos sobre la inmigración.

Compartieron sus hallazgos a través de una conexión de video con una escuela en Alemania que llevó a cabo un proyecto similar.

Fue muy poderoso cómo los alumnos reaccionaron. Comenzaron a pensar algunas cosas, a cuestionar sus propias opiniones“, recuerda Stenholm.

Si yo solo hubiera enseñado sobre el tema, digamos en tres clases, el efecto hubiera sido muy diferente“, asegura.

Pero ¿funciona?

El concepto del phenomenon-based learning tiene sus detractores.

  • Algunos, como el maestro de Física Jussi Tanhuanpaa, temen que no les da a los niños suficiente profundidad de conocimiento sobre un tema como para permitir que lo estudien a un nivel superior.
  • Él enseña en Lieto, en las afueras de la ciudad sudoccidental de Turku, y cuenta que conoce a un grupo de chicos que estaban aprendiendo un nivel avanzado de matemáticas para mayores de 16, y el 30% debió bajar a un nivel menos avanzado.
  • También teme que esté ampliando la brecha entre los estudiantes más y menos capaces, que históricamente ha sido pequeña en Finlandia.

Niños con profesor.

Una pizarra inteligente y una tablet se usan para esta clase sobre cambio climático.

Esta manera de enseñar es genial para los chicos más brillantes que entienden qué conocimientos se deben llevar de un experimento“, opina.

  • Les da la libertad de aprender a su propio ritmo y de tomar el siguiente paso cuando están listos“, señaló.
  • Pero esto no es así para los niños que tienen menos capacidad de entender y que necesitan más asistencia“, dice.
  • La brecha entre los más brillantes y los menos capaces ya empezó a ensancharse y temo que esto solo empeore“, advierte.
A otros les preocupa que esto agregue más a la carga laboral de los docentes y que ponga en situación de desventaja a los maestros de mayor edad que quizás no tengan tantos conocimientos digitales como sus pares más jóvenes.
Jari Salminen de la facultad de Educación de la Universidad de Helsinki afirma que estilos de enseñanza similares se probaron en el pasado -incluso hace 100 años- pero fallaron.
Muchas visitas internacionales me preguntan, ¿por qué están cambiando este sistema cuando obtienen tan buenos resultados?“, cuenta.
Y para mí es un misterio porque no tenemos ninguna información a nivel de los colegios de que el phenomenon-based learning esté mejorando los resultados“, dice Salminen.
Girl learning at Hauho Comprehensive School, Finland
Las lapiceras y el papel aún son una parte importante de la vida en el aula…
Anneli Rautiainen de la Agencia Nacional para la Educación de Finlandia acepta que hay preocupación y afirma que están introduciendo los cambios de manera gradual.

Por ahora a los colegios solo se les requiere que incorporen un proyecto PBL para sus alumnos cada año.

Queremos alentar a los maestros a que enseñen así y a los alumnos que lo prueben, pero estamos empezando despacito“, dice.
Aún se enseñan materias y hay metas para cada materia, pero también queremos que se introduzcan las habilidades en ese aprendizaje“, señala.

¿Pero qué hay de los resultados?

No somos muy amantes a las mediciones en este país, en reglas generales, así que no estamos planeando medir el éxito de esto, al menos no por ahora“, afirma.
Esperamos que se note en los resultados de aprendizaje de nuestros niños además de las evaluaciones internacionales como PISA“, dice Rautiainen.

Children in art lessons at Hauho Comprehensive School, Finland

…y también lo son el arte y las manualidades.

Aunque no todos estén convencidos con esta revolución de la enseñanza finlandesa, la mayoría de los alumnos y padres de Hauho le dan su visto bueno.

Sara, de 14 años, dice que “no cansa tanto, es mucho más interesante, me gusta eso“.
Anna, también de 14, cuenta que su hermana mayor la envidia porque dice que “la escuela es mucho más divertida que cuando ella asistía“.
La mamá Kaisa Kepsu asegura que la mayoría de padres que conoce ven con buena luz los cambios que se han hecho al currículo.
Ha habido una discusión más amplia sobre la necesidad de garantizar que los chicos aún estén aprendiendo los datos más básicos y concuerdo con eso“, afirma.
Pero también es importante motivarlos más y hacer que el mundo sea más interesante. No veo nada malo con hacer que el colegio sea divertido“.

¿Qué es lo inusual de los colegios finlandeses?

  • La docencia es una profesión altamente respetada y bien remunerada
  • No hay inspecciones escolares o evaluaciones docentes
  • El sistema escolar está muy centralizado y la mayoría de las escuelas son financiadas por el Estado
  • La jornada escolar es corta y la vacaciones de verano duran 10 semanas
  • Los niños son evaluados por sus maestros. El único examen nacional es para aquellos que estudian hasta los 18 años
  • El promedio de alumnos por colegio es 195; por clase es 19
  • El éxito se ha atribuido a un tradicional aprecio por la enseñanza y la lectura, además de a una población pequeña y prácticamente homogénea
  • Aunque sigue en los puestos más altos, Finlandia ha caído en los rankings de PISA en los últimos años
  • Al igual que otros países, enfrenta los desafíos de las restricciones financieras y la creciente inmigración
ORIGINAL: BBC Mundo
Penny Spiller

¿Por qué Finlandia está cambiando “el mejor sistema de educación del mundo”?

Image copyright GETTY IMAGES
Finlandia quiere que sus alumnos piensen en forma “transdisciplinaria”, que vean que un mismo problema genera preguntas de física, historia, matemáticas, biología o estadística.
Finlandia, conocida por contar con uno de los mejores sistemas educativos del mundo, prepara un cambio radical con el que espera mejorar la calidad de sus escuelas: la abolición de las distintas materias.
Y es que, a partir de 2016, todos los centros de enseñanza del país nórdico empezarán a aplicar un método nuevo conocido como phenomenon learning.
Bajo este sistema las clases tradicionales serán desplazadas por proyectos temáticos en los que los alumnos se apropiarán del proceso de aprendizaje.
En la educación tradicional, los alumnos van a su salón y tienen clases de matemáticas, después de literatura y luego de ciencias“, le dice a la BBC Marjo Kyllonen, gerente de educación de Helsinki.
Ahora, en lugar de adquirir conocimientos aislados sobre diferentes materias, el papel de los estudiantes es activo. Ellos participan en el proceso de planificación, son investigadores y también evalúan el proceso“, explica.
Según Kyllonen la razón es que la forma tradicional de educación, dividida entre diferentes materias, no está preparando a los niños para el futuro, “cuando necesitarán una capacidad de pensamiento transdisciplinaria, mirar a los mismos problemas desde distintas perspectivas y usando herramientas de distintos tamaños“.
Una experiencia colaborativa
Image copyright GETTY IMAGES
Un grupo de alumnos quiso investigar, por ejemplo, el fenómeno de los teléfonos inteligentes, y acabó aprendiendo sobre historia, literatura y física.
La capital finlandesa ha estado en la vanguardia del desarrollo de esta nueva metodología, en la que los alumnos pueden elegir un tema de su interés y planificar su desarrollo conjuntamente con sus profesores.
A modo de ejemplo de cómo funciona este método, Kyllonen le contó a la reportera de la BBC Sarah Montague el caso de unos niños de cuarto grado que decidieron con su profesor trabajar sobre el fenómeno de los teléfonos inteligentes.
Dijeron que les gustaría saber sobre la historia del desarrollo de la telefonía“, cuenta.
Un tema que les servía para estudiar matemáticas, estadísticas, para saber por qué razones la gente usa los teléfonos, literatura, al indagar sobre cómo los mensajes de texto han cambiado la forma de escribir y así por el estilo“.
Era su idea, por lo que inmediatamente podían conectar con el tema“, apunta.
El phenomenon learning se ha venido introduciendo en las escuelas del país de forma paulatina durante los últimos dos años, en los cuales todas las escuelas han estado obligadas a introducir un período durante el año escolar –usualmente de varias semanas– para desarrollar esta nueva forma de aprendizaje por experiencia.
En el caso de Helsinki, las escuelas han sido estimuladas para establecer dos periodos al año.
Para enseñar a “alumnos investigadores”, también los profesores deberán transformarse en mentores.
De profesor a coach
Los cambios en el sistema educativo en Finlandia también implican importantes cambios para los profesores, quienes ya no tendrán el control acostumbrado sobre sus cursos y deberán aprender a trabajar de forma colaborativa con sus alumnos y con otros docentes.
Su trabajo dejará de basarse tanto en clases magistrales y será más parecido al trabajo de un mentor o de un coach que al de un catedrático.
 
Hasta marzo de este año, ya 70% de los profesores de Helsinki habían sido entrenados en la aplicación del nuevo método.
No creo que los profesores puedan simplemente sentarse atrás y ver lo que pasa. Creo que su papel es aún más importante que en el sistema tradicional, así que tienen que tener mucho cuidado en la manera cómo aplican este método“, asegura Kyllonen.
¿Lecciones equivocadas?
Pero el nuevo método no es ajeno a las críticas. Sarah Montague conversó con Leo, un estudiante de una escuela de Helsinki sobre su experiencia con el phenomenon learning.
Tiene sus ventajas y desventajas. Es algo distinto y los profesores pueden ponerse creativos y traer nuevas fórmulas de enseñar y de aprender y eso es divertido“, dice.
Image copyrightGETTY IMAGES
China superó a Finlandia en las pruebas PISA, pero autoridades de educación de todo el mundo siguen mirando al país nórdico como una referencia.
Pero a mí no me gustaría que dure todo el año, porque es estupendo tener cierta libertad creativa para aprender de cuando en cuando pero también existe la educación tradicional que también cumple una función“, comenta el joven.
El profesor de la Universidad de Cambridge Tim Oates, por su parte, compartió su temor de que los países obtengan las lecciones equivocadas de la positiva experiencia finlandesa.
Oates señaló que el sistema educativo de Finlandia llegó a su mejor momento en el año 2000, cuando ese país destacó por tener los mejores resultados en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes de la OCDE (conocido como PISA).
Pero que desde entonces ha venido descendiendo.
Y, según el experto, los funcionarios de educación de muchas partes del mundo fijaron sus ojos en cómo eran las escuelas de Finlandia en ese momento, caracterizadas por su amplia libertad y por el hecho de que los alumnos no necesitaban presentar exámenes cada año para pasar de grado.
Oates, sin embargo, advierte que las reformas que permitieron aquellos buenos resultados en el año 2000 se pusieron en marcha en la década de 1970, con elementos muy distintos como la toma de decisiones centralizada, la presencia de supervisores en cada salón de clase, grandes inversiones en la formación de los profesores y la aplicación de exámenes obligatorios para aprobar cada año.
Pero Finlandia parece dispuesta a seguir cambiando y aprendiendo.
Y muy probablemente muchos otros países van a querer aprender también de su proceso.
ORIGINAL: BBC Mundo
Redacción BBC Mundo
3 diciembre 2015

Una revolución silenciosa

ORIGINAL: Semana
06 julio 2014

Andreas Schleicher, director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) y coordinador de las pruebas PISA, habla sobre el programa Todos a Aprender del Ministerio de Educación Nacional.

Foto: Daniel Reina/SEMANA

Visité Colombia en un momento en que la educación —el futuro de Colombia— se ha posicionado como prioridad en el debate político y público nacional. Los últimos resultados de PISA han desencadenado una búsqueda sin precedentes de políticas y prácticas adecuadas que ayuden a los estudiantes a aprender mejor, a los profesores a enseñar mejor y a las escuelas a trabajar con mayor eficacia.

La opinión pública ha centrado su visión en el modesto desempeño de los estudiantes colombianos en comparación con los estudiantes de sistemas educativos más avanzados del mundo. Ninguna de las personas con las que hablé se consuela con el hecho de que, según los resultados de PISA, hay sólo tres países de la OCDE que muestran una tasa de mejora en las habilidades de lectura de los jóvenes de 15 años más alta que la mostrada por los jóvenes colombianos
Aquí todo el mundo quiere que Colombia juegue en la primera liga de la educación global, sabiendo que esto es mucho más importante para el futuro económico y social del país que jugar con las mejores ligas en el mundial de fútbol, en donde Colombia ya se ha ganado un lugar. 
En cierto modo, no es justo comparar a las escuelas de Colombia con las de los países de la OCDE, dado que este país enfrenta retos sociales y económicos mucho mayores; pero los responsables de las políticas públicas en Colombia entienden que, en una economía global, el punto de referencia para el éxito educativo ya no es sólo obtener una mejora en los estándares nacionales, sino alcanzar logros que se puedan comparar con los sistemas educativos de mejor desempeño a nivel internacional. Ellos comprenden que las escuelas colombianas deben preparar a sus estudiantes para colaborar, competir y conectarse con diferentes personas, ideas y valores de todo el mundo. 
Las mejoras observadas en los resultados de PISA muestran que Colombia ya está en el camino correcto. Desde que visité este país por primera vez en 2002, la educación en Colombia ha pasado por una revolución silenciosa, apenas percibida por la comunidad internacional, pero que está transformando profundamente las vidas de las personas en este país, que ha estado dominado por el conflicto armado. 
Siempre admiré a la ex ministra Cecilia María Vélez White por la forma en que estableció bases sólidas para la educación en Colombia, en medio incluso de las circunstancias más adversas, con una orientación constante en la eficacia de las instituciones y un enfoque riguroso en el aseguramiento de la calidad.
Pero el éxito de la actual ministra María Fernanda Campo, quien ha logrado llevar la educación a la gente, movilizar a los maestros y a los rectores y construir confianza en la profesión docente, no es de ninguna manera menos impresionante. La educación en Colombia se está convirtiendo en una responsabilidad de todos, con fuertes vínculos entre los sectores, con el compromiso de líderes gubernamentales, educadores, padres, empresarios y líderes de la sociedad civil como socios en la educación. La misión es “Todos a Aprender”.
Salimos de Bogotá justo antes del amanecer para Barranquilla, la ciudad natal de Shakira; pero el tema del día no es la música pop. Hoy los colombianos celebran la educación y la gran líder es la Ministra de Educación de Colombia, a quien toda la comunidad recibe con una cálida y entusiasta bienvenida.
Los estudiantes y sus familias, junto con cientos de maestros y rectores. pasan el sábado compartiendo sus experiencias en la feria regional del programa “Todos a Aprender”. La educación aquí, a unos 800 kilómetros de la capital, no se trata de política sino de crear nuevas oportunidades educativas. “Todos a Aprender” proporciona una visión integral de estas nuevas oportunidades, que comprende un sistema de instrucción que incluye materiales de aprendizaje y enseñanza, con un enfoque inclusivo de la gestión escolar, con infraestructura básica para las escuelas y la seguridad de los niños, y —quizás lo más importante– es el enfoque innovador hacia el desarrollo profesional de los maestros que se fundamenta en las buenas ideas y en la capacidad instalada que ya tienen las escuelas colombianas.
Cerca de 3.000 de los profesores más talentosos del país fueron identificados, a través de un riguroso proceso de evaluación, para servir como formadores y tutores de sus compañeros maestros. Conocí a algunos de ellos y me siento inspirado, tanto por su profesionalismo, como por su dedicación para servir como innovadores y gestores del cambio.
Al principio, los docentes miraban con prevención a estos formadores y tutores, pero ahora, ellos se han convertido en sus principales aliados, pues propician un ambiente en el cual los maestros trabajan juntos para formular mejores prácticas y que generan caminos inteligentes que conducen al crecimiento profesional de los docentes. Un grupo de maestros de Soledad (Atlántico) relata cómo el programa “Todos a Aprender” ha transformado su comunidad local de profesores, que pasaron de ser extraños que trabajaban en forma aislada en sus aulas a convertirse en colegas y amigos. Y ellos son sólo una muestra de los 88.000 maestros que ya hacen parte del programa de formación y acompañamiento docente.
Los sistemas educativos de América Latina se han caracterizado por un enfoque vertical de los gobiernos que, en su sabiduría, dictan normas que son acatadas por parte de las escuelas. “Todos a Aprender” busca darle un vuelco a este modelo, apostándole a la sabiduría generada por los mismos actores educativos, habilitando a los maestros para que sean más creativos, y pasando de un control administrativo a esquemas más profesionales de organización del trabajo.
Hablé con un grupo de maestros mayores, cuyo estatuto los protege de ser evaluados, pero que decidieron vincularse al programa de forma voluntaria, con el objetivo de mejorar su propia metodología de enseñanza y la de sus colegas, y lograr así un desarrollo profesional que fortalezca su práctica educativa. También conocí a un grupo de rectores de escuelas que discutían cómo podían llevar todo esto a un siguiente nivel, utilizando la tecnología digital para difundir la innovación y conectar las ideas de los rectores y maestros por todo el país. Un día, cuando todos los maestros del país sepan lo que estos maestros ya saben hoy, Colombia llegará al nivel de los sistemas educativos más avanzados del mundo.
No hay duda de que siempre habrá quienes se resistan al cambio. Pero “Todos a Aprender” está ayudando a los educadores a ser audaces en pensamiento y en la acción para lograr un cambio real y aterrizado. Esta visión ya se extiende a más de la mitad de los niños de primaria de toda Colombia —más de 2,4 millones de niños en total— que estudian en 22.000 escuelas, de las cuales el 77% se encuentran en zonas rurales. 
Pero, como un rector me explicó, la prueba de fuego será si “Todos a Aprender” podrá trascender el proceso electoral y logra pasar de ser un programa a convertirse en una política de Estado. Esto diferenciaría a este programa de las muchas iniciativas de reforma que se dan en América Latina y podría marcar una diferencia real para el futuro de los estudiantes, maestros y ciudadanos de Colombia.

MinEducacion Colombia En Japón, el Programa ‘Todos a Aprender’ se consolida como referente mundial de transformación educativa

ORIGINAL: Ministerio de Educación Colombia

26 de junio de 2014

La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, viajó a Tokio para reunirse con 34 homólogos de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y presentar los alcances y logros del proceso de transformación de la calidad educativa en Colombia, a través del programa ‘Todos a Aprender’.

  • La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, viajó a Tokio para reunirse con 34 homólogos de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y presentar los alcances y logros del proceso de transformación de la calidad educativa en Colombia, a través del programa ‘Todos a Aprender‘.
  • La participación de Colombia en la Reunión de Ministros de Educación en Japón de la OCDE, se originó el pasado mes de abril, a raíz de la invitación de Andreas Schleicher, Director de la Educación de la OCDE, y luego de conocer, de primera mano, los alcances de esta estrategia educativa.
  • “Presentar ante la OCDE nuestros avances en materia educativa es un voto de confianza de la comunidad internacional para Colombia y reafirma que estamos trabajando en la dirección correcta”, manifestó la Ministra.
Tokio (Japón), jueves 26 de junio del 2014. Mineducación. En un hecho sin precedentes, y como muestra de que Colombia va por buen camino en materia educativa, el Programa para la Transformación de la Calidad Educativa de Colombia, ‘Todos a Aprender’ (PTA) obtuvo reconocimiento a nivel internacional, llegando hasta Japón, donde se mostró como una experiencia innovadora de clase mundial, en formación pedagógica de estudiantes y educadores.Así quedó demostrado durante la participación de la ministra de Educación, María Fernanda Campo, en la Reunión de Ministros de Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que se llevó a cabo en Tokio, los días 25 y 26 de junio, presentando ante 34 países miembros de esta Organización los avances y resultados de este programa.

Esta participación surgió a raíz de la invitación que le realizó personalmente a la Ministra Campo, el Director de Educación de la OCDE y Coordinador Internacional de PISA, Andreas Schleicher, quien luego de visitar nuestro país el pasado mes de abril y conocer las experiencias en educación que se trabajan desde diversos puntos de la geografía nacional, le manifestó a la titular de la Cartera, la importancia de exponer ante otras naciones el proceso de transformación en educación que se está implementando en Colombia.

La invitación de la OCDE para presentar nuestros avances en materia educativa es un voto de confianza de la comunidad internacional para Colombia, que reafirma que estamos trabajando en la dirección correcta frente a la implementación de las políticas y estrategias que están transformando la calidad de la educación en el país“, indicó la Ministra.

Además Campo señaló que a través de ´Todos a Aprender’ se ha consolidado un programa efectivo, incluyente y novedoso que contribuye al cierre de brechas, mediante una atención integral focalizada en las escuelas de más bajo logro educativo en el país.Estamos llegando a lugares donde ningún otro gobierno había hecho presencia, -dijo la Ministra- transformando las prácticas de aula y la manera de enseñar y aprender“.

Al respecto el Director de Educación de la OCDE y Coordinador Internacional de PISA, Andreas Schleicher afirmó que tras conocer, desde hace varios años, el sector educativo colombiano y de acuerdo a su reciente visita al país, está convencido de que la educación en Colombia ha avanzado de manera significativaEl director de Educación de la OCDE también reiteró además que el programa ayuda a los educadores a ser audaces en el pensamiento y en las acciones para lograr un cambio real en el terreno.

La Ministra Campo recordó que aunque hay grandes desafíos en materia educativa, son importantes los avances de los últimos años, que se evidencian en las pruebas nacionales, las cuales arrojan mejoras en las competencias de lenguaje y matemáticas, en el 90% de los municipios de Colombia a los que llega el programa ´Todos a Aprender’.

La participación de Colombia el este encuentro de los países miembros de la OCDE permite identificar oportunidades para el futuro, aprender de las experiencias exitosas de otros países y trabajar con los actores estratégicos de los diferentes niveles del sistema educativo internacional.
Durante el encuentro de Ministros de Educación, algunos de los países participantes destacaron la presentación del Programa, por considerarlo como una iniciativa innovadora, que se proyecta como una política educativa, centrada en las buenas prácticas en el aprendizaje y que permitiría a Colombia, en las próximas décadas, hacer parte de los sistemas educativos más avanzados del mundo.Así lo manifestó el Ministro de Educación Básica de Sudáfrica, Mohamed Enver Surty, quien mencionó a Colombia como referencia de los proyectos que su propio gobierno adelanta. Dijo además que los dos países tienen un enfoque similar en la medida en que buscan brindar una oferta educativa de calidad a pesar de un contexto de inequidad y destacó el Programa ‘Todos a Aprender’ como un vehículo para abordar los retos que tienen países como Colombia y Sudáfrica.

De otro lado, la Ministra Campo también se refirió al proceso de ingreso a la OCDE afirmando: “el proceso nos ha permitido acercarnos a las mejores prácticas a nivel mundial para mejorar la calidad de la educación. Pero Colombia también cuenta hoy en día con prácticas reconocidas como de talla mundial, por eso estamos hoy en Tokio presentando Todos a Aprender“.Colombia y Letonia, país que también se encuentra en el proceso de entrada a la OCDE, son los primeros países que serán evaluados en educación, pues anteriormente la OCDE no incluía este criterio en el proceso.

Como parte del proceso de entrada a la OCDE, el Presidente Juan Manuel Santos radicó el segundo semestre de 2013 una propuesta de Memorando que incluye tres temas que serán evaluados por la organización en educación:

  • educación en emergencia,
  • educación transfronteriza y
  • educación para el cambio social y económico.

La Ministra reveló que en agosto de este año, el Ministerio de Educación radicará ante la OCDE un documento sobre las políticas públicas en educación en los últimos 10 años y en febrero de 2015, una amplia delegación de expertos de la OCDE visitará a Colombia para realizar la evaluación de las políticas educativas en el país.

Finalmente la titular de la Cartera manifestó: “quiero reiterar el compromiso de Colombia con el proceso de adhesión a la OCDE y resaltar la importancia de participar en las diferentes iniciativas del Comité de Educación de la Organización para aprender de las mejoras prácticas educativas en los países que ustedes representan.“.

 

¿Qué hace del PTA una estrategia educativa tan efectiva?
El Programa Todos a Aprender se implementó en Colombia desde 2012 y está dirigido a estudiantes de primaria de las instituciones educativas públicas de las zonas más vulnerables del país, con un énfasis en las áreas de matemáticas y lenguaje.El punto de partida fue focalizar las escuelas de más bajo logro y niveles de aprendizaje, que coinciden con los lugares en donde estudian los niños más pobres. La mayor parte de estas escuelas son rurales.

El Programa desarrolla, de manera integral, cinco componentes:

  • pedagógico, 
  • formación situada, 
  • gestión educativa, 
  • condiciones básicas y 
  • movilización, 
a través de los cuales se han beneficiado a 2.400.000 estudiantes en los rincones más apartados de Colombia.En Todos a Aprender se seleccionaron por meritocracia a los mejores 3.100 docentes del país, para realizar una formación y acompañamiento en cascada. 100 formadores se han encargado de formar a 3.000 maestros como tutores del programa, quienes a su vez acompañan a 90.000 profesores en la transformación de sus prácticas pedagógicas en el aula misma, creando así verdaderas comunidades de aprendizaje.

De esta manera, se ha logrado beneficiar a 22.400 escuelas de 878 municipios, de las cuales el 78% se encuentran en zonas rurales.

Además, el programa ha distribuido, de manera gratuita, más de 18 millones de textos escolares de matemáticas y lenguaje para estudiantes y docentes, con el objetivo de apoyar el desarrollo de un currículo de calidad.

Así mismo, Todos a Aprender impulsa las competencias lectoras de los estudiantes con la implementación del Plan Nacional de Lectura y Escritura y el uso de nuevas tecnologías TIC, el cual llega a todas las escuelas de Colombia.

Igualmente el programa promueve la movilización social y el fortalecimiento de alianzas y compromisos que beneficien la sostenibilidad de las estrategias en los establecimientos educativos.

Con este propósito, se han consolidado las Ferias Regionales del Conocimiento en las que se comparten experiencias entre los diferentes actores de la comunidad educativa: docentes, rectores, estudiantes y padres de familia.

Estamos convencidos de que el Programa ‘Todos a Aprender’, sumado a otras importantes apuestas del país como el programa integral para la Primera Infancia “De Cero a Siempre“, con el que atendemos a más de 1 millón de niños entre los 0 y los 5 años, permitirá mejorar la calidad de la educación de manera sostenida“, resaltó la ministra Campo.

 

—Descargue en el siguiente archivo el discurso de la ministra de Educación Nacional, María Fernanda Campo, en el marco de la Reunión de Ministros de Educación en Japón de la OCDE.

Discurso Ministra de Educación ante la OCDE en Tokio
Así mismo, escuche la intervención realizada por la jefe de la Cartera Educativa ante los 34 representantes países miembros de la OCDE haciendo clic en el siguiente enlace.FIN/JSGO/OAC

Gracias por participar

ORIGINAL: Revista Arcadia
Por: Revista Arcadia
2014-04-21

PISA_Participar36839_181540_1

Editorial No. 103

La educación, en tiempos electorales, suele utilizarse como una eficaz carnada para que los ciudadanos pensemos con el corazón y no con la razón.

Artículos relacionados

La declaración de la ministra de Educación, María Fernanda Campo, en la cual aseveró que fue un mérito que Colombia participara en el capítulo de resolución de problemas de las pruebas PISA, en el cual Colombia ocupó el último lugar entre 44 aspirantes, y en que señalaba que “la prueba de resolución de problemas es optativa. Solo 44 países decidieron presentarla y Colombia tuvo el coraje de medirse con los mejores” es, por decirlo menos, escandalosa. Y lo es porque seguimos pensando en Colombia que en diez años podremos estar en el lugar en el cual nunca hemos estado; porque el mérito sigue siendo prepararse para participar, pero no para cumplir un buen papel. Sus declaraciones recuerdan la broma que suelen gastarse los dos eternos rivales del fútbol argentino, River Plate y Boca Juniors, en la que estos últimos, cada vez que River es eliminado en alguna fase de una copa, le cuelgan letreros en La Bombonera, el estadio de Boca, con la leyenda: “Gracias por participar”.

 

Los resultados publicados hace poco –de las pruebas que se hicieron hace dos años, en mayo del 2012, y que fueron motivo de discusión en la prensa el año pasado cuando se reveló que habíamos ocupado el número 61 entre 65 participantes– buscan pescar en río revuelto. La educación, en tiempos electorales, suele utilizarse como una eficaz carnada para que los ciudadanos pensemos con el corazón y no con la razón. La encuesta volvió a ser puesta en circulación con fines evidentemente electorales y una vez más volvemos a discutir sobre una plausible y triste realidad: la educación colombiana está en mora, desde hace décadas, de una revolución que solo sucederá si se atienden estudios y miradas serias y no planes de choque que suenan más a promesas que a posibilidades. Varios estudios demuestran que el plazo que está poniendo el actual gobierno para que Colombia sea “la más educada en 2025” no son realistas. Estudios serios demuestran que a Corea y Singapur, los dos países que ocuparon los dos primeros puestos, les llevó al menos cincuenta años dar el salto y poner a punto un sistema educativo basado en conceptos como el trabajo en grupo, la solución de problemas y, como lo dijo alguna vez el director del Parque Explora de Medellín, Andrés Roldán, la capacidad de estar preparados para el fracaso.

 

Buscar el problema en los maestros es seguir endilgando a otros una responsabilidad que nos concierne a todos como sociedad, una costumbre muy colombiana. Un niño que crece en un hogar sin ideas, sin reconocimiento, sin lectura, es un niño que entra a la escuela sin las herramientas básicas para existir en la vida y “resolver problemas”, que era el tema en cuestión. Pero más allá de todo esto, nos preguntamos por qué, de repente, hemos comenzado a oír que la educación es un tema que se ventila a grito herido un mes y medio antes de las elecciones. Una vez más, de manera indolente, la educación se convierte en un bastión electoral, se grita y se señala, se rasgan vestiduras para analizar causas y planes y, una vez elegido el gobernante de turno, de seguro, acá no pasará nada. Y no pasará porque está demostrado, como lo señalaba Ricardo Silva Romero en una brillante columna, la generación que nos gobierna desde hace 24 años –léase desde el gobierno Gaviria: los mismos con las mismas– ha hecho todos los esfuerzos por convencernos de que la única salida a los problemas de fondo son los tecnócratas. De esa manera, seguimos viendo con indolencia cómo ministras salen a decir que nada de lo que nos pasa es grave, pero que se están preparando planes para remediar el actual estado de cosas. La pregunta que nos hacemos es cuántos de nosotros sabemos cuáles son los programas de educación de los candidatos que optan por la Presidencia de la República en mayo, cuál es el estado actual del sistema público, por qué de la noche a la mañana discutimos sobre un tema que, una vez pasadas las elecciones, será saldado con una nueva risa cáustica de los ganadores, que nos dirán lo mismo: “Gracias por participar”.

 

“Pedagogía de la exigencia”: el método que lanza a la fama a un joven profesor

Enseña en un liceo de París a chicos carenciados que la sociedad condena a un fracaso al cual él no se resigna. Su decisión de volver a los métodos tradicionales da resultados y atrae la atención mediática

Jérémie Fontanieu no inventó nada nuevo. Lo suyo es la “vieja escuela”: disciplina, esfuerzo, exigencia y evaluaciones periódicas; conceptos que cierta pedagogía moderna ha convertido en malas palabras, con resultados que están a la vista, tanto en Francia como en Argentina, dos de los países que año a año retroceden en las pruebas PISA.
La revista Cahiers Pédagogiques entrevistó a este profesor que, con sólo 25 años de edad y 3 de experiencia docente, no teme ir contra la corriente pedagógica dominante que considera que presionar a los alumnos es autoritarismo.
Fontanieu enseña Ciencias Económicas y Sociales a estudiantes de los últimos años del liceo Eugène Delacroix, en la localidad de Drancy, una zona “desfavorecida” del gran París, de esas a las que las autoridades educativas y políticas suelen abandonar a su suerte por considerarlas inevitablemente condenadas a la marginalidad.
En rebelión abierta contra ese fatalismo, Fontanieu se fijó como meta lograr que todos sus alumnos aprueben el bachillerato, sin excepción. (En Francia, el título secundario no se obtiene por promoción sino a través de un examen al concluir la cursada del último año).
En la universidad, dice este graduado de Ciencias Políticas, “consumió mucho Pierre Bourdieu”, el sociólogo que expuso los mecanismos de reproducción de las jerarquías sociales. Pero él decidió luchar para quebrar esa lógica que condena al hijo de pobre al fracaso escolar. “En la facultad descubro el mundo escolar a través de Bourdieu, pero luego me vuelvo profe y veo que tiene razón pero yo me digo: el mundo es como es, ¿lo acepto? Yo quiero una escuela que recupere su rol de ascensor social“.
Por un lado están las desigualdades sociales, el racismo, la discriminación; parte del fracaso escolar se debe a la sociedad, innegablemente –explicó Jérémie en una entrevista radial-. Pero también hay una parte muy importante que es la responsabilidad individual, qué hacemos con nosotros mismos. Yo pongo a mis alumnos a es-tu-diar. Y hay una diferencia colosal entre el momento en que empiezan y cuando le toman el gusto al estudio e interiorizan la ambición. O sea, está el sistema, pero hay espacio para llegar luchando, y cuanto más obstáculos a vencer, más bella es la victoria“.
En el liceo de Drancy, constató “mucho abandono y resignación en chicos que sienten que están condenados al fracaso y entonces no estudian“. Y acá entra la responsabilidad de la escuela, muchas veces eludida por maestros y autoridades con el argumento de la no coerción y la libertad de los alumnos. Jérémie se coloca en las antípodas de esta actitud.
Yo quiero torcerles el brazo a los determinismos sociales, dice. Estos chicos no tienen método ni disciplina de estudio, pero no es sorprendente, tampoco yo lo tenía a su edad. Pero yo vengo de un medio burgués, hice Ciencias Políticas porque pude ir a una preparatoria paga. En este barrio, o llegan por la escuela o les será muy difícil“.
Está convencido de que el bachillerato es accesible a todos, pese al panorama desolador: estudiantes desmotivados, poco dispuestos a trabajar, proclives a la violencia verbal y la falta de respeto. En un distrito que, además, tiene históricamente resultados por debajo del promedio.
No importa: él quiere devolverles el gusto por el estudio, aún apelando a la “mano dura”, como dice con ironía. De a poco, se gana la confianza de sus estudiantes. Y la de los padres. Y luego también de sus colegas cuya cooperación considera esencial.
Tolerancia cero
“Constaté la falta de trabajo y mi respuesta fue algo brutal, simple“, admite. Ahora bien, si todos los profesores les piden a los alumnos que estudien, ¿cuál es la diferencia en su caso?
No hay magia en su método, ni rebuscadas teorías pedagógicas: se trata de hacerlos “trabajar”. Algo nada sencillo en un ambiente como el de Drancy. Pero él apela a métodos de la vieja escuela: tolerancia cero para toda indisciplina, pruebas semanales, nada de regalar nota, más bien al revés. Si un alumno decae en su rendimiento, él envía un mensaje a los padres. Consciente de que el chico que no tiene respaldo familiar no hará los deberes en casa o no los hará bien, y que ésa es otra fuente de inequidad, él controla los avances en el aprendizaje semana a semana.
Toma prueba todos los lunes, justo el día en que suele arrastrarse hasta la escuela el relajamiento del fin de semana. “Soy pragmático, no tengo ideología. Les meto presión a los alumnos, grito, llamo a los padres -dice sin prurito-. Una calificación dura, semanal, un punto descontado por cada respuesta incorrecta: eso funciona como electroshock para alumnos acostumbrados a zafar con una nota media. Al cabo de un tiempo, si no estudian, les pido a los padres que los priven de salida un fin de semana o que les quiten el celular“.
Le preguntan si eso no es “infantilizar” a chicos que ya son casi adultos. Él responde, categórico: Son niños, los tomo como lo que son, no es peyorativo, son irresponsables. ¿Qué hacemos frente a la falta de esfuerzo? ¿Los dejamos librados a su suerte? Me dicen: ‘caramba, te comportas como un padre, ya son grandes, tienen 16, 17’. Sí, me gustaría que fuesen grandes e hiciesen las cosas por sí mismos, pero no es el caso. La idea es que, a la larga, sean autónomosAl comienzo, mis clases son la colimba, y yo tengo reputación de nazi, reaccionario, profe horrible… Pero de a poco empiezan a interiorizar la norma y le toman el gusto porque ven que cuando estudian tienen resultados. De a poco se afloja la presión y pueden volar por sí mismos. La autonomía se conquista de a poco“.
Los alumnos de Jérémie, que al comienzo protestaron por su rigidez, hoy valoran un sistema que los hace progresar, y son los mejores defensores y propagandistas del sistema de este singular profesor.
Le preguntaron a una de sus estudiantes, Nesrine, si había oído hablar de Bourdieu. “Sí, sí. Pero yo creo que Bourdieu sólo hace una constatación, nosotros queremos cambiar las cosas, salir adelante“, respondió mostrando hasta qué punto está compenetrada con los objetivos de su profesor.
Fontanieu les exige porque confía en su capacidad para lograrlo y eso los estudiantes y los padres lo van sintiendo y se convierte en un estímulo adicional.
La disciplina no concierne sólo al estudio: No tolero clanes ni comentarios negativos, ni llegadas tarde“. Tampoco que sean groseros. “La violencia verbal de los alumnos es el síntoma de una relación con el mundo y con los otros particularmente brutal e irrespetuosa, y que me indigna“, explica Fontanieu. Además, señala, es un lenguaje que les cierra puertas, que refuerza los clichés que el resto de la sociedad tiene sobre los jóvenes de barrios humildes.
Algunos detractores de esta “pedagogía de la exigencia“, que pone tanto el acento en metas y logros, dicen que fomenta el individualismo. Pero en las clases de este profesor sucede todo lo contrario.
No es individualismo, replicó por ejemplo, Anaïs, tenemos un espíritu colectivo y pensamos mucho en los demás, deseamos realmente que todos lo logren“.
Estamos muy unidos, dice Farah, nos ayudamos unos a otros. Somos solidarios, queremos lograrlo todos, no individualmente.
Aunque no es pedagogo y su método es intuitivo, si le da resultados, a Jérémie le gustaría que se difunda. “A los alumnos del último año les digo que estamos haciendo algo que nos supera, y que si mañana logramos que los 35 aprueben, o sea 100% de eficacia, esta experiencia podrá replicarse“. Habrá demostrado que está en lo cierto, que no es inevitable que estos chicos, hijos de obreros poco calificados, de desocupados, de inmigrantes mal integrados, fracasen en la escuela.
Quiere que los investigadores y expertos vengan a ver su clase, y “respalden esta escuela del éxito basado en la certeza de que todos pueden lograrlo negándose a seguir los caminos que la fatalidad les ha trazado“.
Polémica pedagógica
Desde que Francia salió mal parada de las últimas pruebas PISA, estalló la polémica. En el banquillo, los cultores del pedagogismo constructivista, que postula que el alumno construye su propio saber y que el maestro no es el dueño del conocimiento, lo que ha redundado en deslegitimación de la función docente y relajamiento de la disciplina. Y hace tiempo también que muchos profesores –y casi todos los padres- desean la vuelta a una mayor sistematización en los estudios, a más contención y exigencia. A una escuela que vuelva a ser poderosa herramienta de igualación social.
Los estudiantes que apuestan en mayor medida al trabajo que al talento obtienen mejores puntajes en las pruebas de matemática“, fue una de las conclusiones de Andrea Schleicher, responsable de Educación en la OCDE, y redactora del último informe PISA.
Es el postulado de Jérémie: el que estudia, obtendrá resultados, sea cual sea su extracción socialLa pereza es el núcleo de la reproducción social, dice, parafraseando a Bourdieu. Sin esfuerzo, asistimos a la autodestrucción de sus vidas por parte de pibes de 15 años“.
La conclusión de la OCDE es significativa: el éxito es un asunto de creencia de que el trabajo y la perseverancia “pagan” más que la inteligencia o el talento innato.
Otra docente de “zonas difíciles” dejó un mensaje para Fontanieu: “El director de un colegio me dijo una vez: ‘usted no va a durar aquí si persiste en querer enseñar a sus alumnos’. Una triste renuncia por parte de algunos responsables de instituciones, enmascarada en un discurso pomposo e inepto. La consigna es ‘no hagan olas’… entonces, ¡saludo la energía y el coraje de este profesor que embiste contra ese fatalismo!
Además de los libros de Bourdieu, fue también el gusto por el hip hop lo que llevó a este joven a los suburbios. Quería conocer de cerca el mundo del que surge esa música, de “dimensión sociológica interesante“. Uno de sus temas favoritos es Banlieusards [los que viven en las afueras, algo así como suburbanos] de Kery James, que en una de sus estrofas sintetiza la filosofía que inspira su sistema pedagógico:
Banlieusard y orgulloso de serlo / ¡No estamos condenados al fracaso!
Al contrario, estamos condenados a triunfar / A cruzar las barreras, a construir carreras
Mirá lo que lograron nuestros padres / Lo que soportaron para que tengamos educación
¿Qué sería de sus sacrificios? (…)
Si arruinamos todo, ¿dónde está el respeto? / Si fracasamos, ¿dónde está el progreso?
Cada hijo de inmigrante está en misión / Cada hijo de pobres debe tener ambición
No puedes dejar que se evaporen tus sueños / En un hall lleno de humo
Fumando sustancias que quiebran tu voluntad / Anestesian tus deseos y ahogan tus capacidades
¡Valemos más que eso! / Nada detiene a un banlieusard que lucha…

ORIGINAL:  InfoBAE
 22 de marzo 2014