Tag Archives: Educación

Los colegios se rebelan

Centros escolares sin asignaturas, sin libros y con libertad para los alumnos. Cada vez más colegios optan por pedagogía alternativa. Los resultados son tan sorprendentes como los métodos

Alumnos del colegio Padre Piquer durante la clase de Educación Física. VÍDEO: ÁLVARO DE LA RÚA. FOTO: LUIS SEVILLANO

El barrio de la Ventilla, en Madrid, está escondido. El Paseo de la Castellana, la avenida de Asturias y el parque de La Ventilla lo encajonan y aíslan del resto de la ciudad. En ambas calles, en los años 60, levantaron grandes edificios de viviendas para que, cuando uno entrase en Madrid por el norte, no viese desde la ventanilla la pobreza de La Ventilla. Hoy sigue siendo un barrio popular y humilde. Y, desde hace unos años, está custodiado por las cuatro torres; cuatro rascacielos que se yerguen sobre las casitas de ropa tendida en la ventana y teja gastada. En el corazón del barrio, con el recreo a los pies de los rascacielos, existe un colegio llamado Centro de Formación Padre Piquer. Parece un cole de barrio más. No lo es.

De Madrid a Vilanova de Arousa, en Pontevedra, solo hay un salto. El necesario para girar en un cruce improbable desde una carretera comarcal en pleno corazón de las Rías Baixas. Tras dos curvas y un par de baches, se llega al CEIP Viñagrande-Deiro. Otra vez, desde fuera, nada especial.

Ambos, Padre Piquer y Viñagrande, son dos de los -cada vez más numerosos- centros y colegios que imparten una educación alternativa en España. ¿Aulas fijas, asignaturas y libros de textos? Eso es pasado en estos lugares.

Estos colegios no tienen asignaturas ni libros de texto. Los profesores y los alumnos se mueven entre aulas y se mezclan por edades

Aquí trabajamos con ámbitos, no con asignaturas”. Lo explica en el laboratorio del colegio Ángel Serrano, director general del Padre Piquer, un centro que es concertado y propiedad de la Fundación Montemadrid. A él acuden alumnos a partir de 12 años, un desafío añadido en lo que a pedagogía alternativa se refiere. “Tenemos el ámbito socio-lingüístico y el matemático-científico.

  • No tenemos asignaturas ni libros de texto,
  • trabajamos con material digital,
  • en grandes grupos de unos 60 alumnos y
  • con tres o cuatro profesores.
  • Llevamos a cabo proyectos y trabajos en los que el alumno tiene la iniciativa y el profesor le va guiando.
  • Tienen un margen de libertad muy amplio,
  • ellos deciden por dónde avanzan.
  • Y encima con adolescentes, cuando lo habitual es que este tipo de metodología se implemente en educación infantil”.

Y así funciona la educación infantil en el Viñagrande, colegio público. Su director es Javier García, un joven que, hace tres años, a punto estuvo de abandonar su carrera docente. “Entré en este colegio y me encontré a profesores desmotivados y alumnos sin energía. Tenía dos opciones: o me iba o cambiábamos esto de arriba a abajo”. Y lo cambiaron.

Javier y su equipo empezaron a tirar muros y tabiques para proporcionar espacios abiertos. “Y más que tiraríamos su pudiésemos”, dice.

  • Abandonaron los libros de texto y las asignaturas.
  • Y mezclaron a los alumnos por edades.
  • Los de primero y segundo trabajan juntos, igual que los de tercero y cuarto y los de quinto y sexto.
  • En su caso, la materia de enseñanza se clasifica por contextos.
  • Tienen cuatro:
    • el humanístico,
    • el literario,
    • el matemático y
    • el científico.

Los niños van participando en proyectos, no seguimos las lecciones de un libro. En el proyecto, además de aprender la materia, la trabajan en distintos ámbitos, hacen reportajes, la tuitean, intercambian ideas… La diferencia con lo que hacíamos hace años es abismal”.

En ambos centros la atmósfera está lejos de la que un niño de los años 80 (ni hablar si nos retrotraemos más) sentía al entrar en su colegio. Mientras cruzamos el patio del colegio Padre Piquer, podemos ver a dos niñas pintando sobre sendos caballetes mientras otros chicos juegan al tenis y, de fondo, un tercer grupo completa un mural en una pared. Un ambiente renacentista en pleno barrio popular de Madrid.

Clase de Educación Física en el Colexio Viñagrande de Vilanova de Arousa.
Clase de Educación Física en el Colexio Viñagrande de Vilanova de Arousa. ÓSCAR CORRAL
 En el Viñagrande nada parece un colegio. Las aulas son amplias, luminosas y están llenas de estímulos: libros, ordenadores, murales, pizarras, juguetes, un supermercado de plástico, fotografías, cámaras de vídeo, tablets, trípodes… Los niños se mueven de un espacio a otro, sin aparente orden ni concierto. Una profesora pasa descalza por el pasillo. “Y, sin embargo, están trabajando”, dice Javier. “Están trabajando muchísimo. Cada chaval está en un proyecto y el profesor les va orientando y ayudando. Tienen que completar los proyectos de la misma forma que antes tenían que aprenderse la lección. Solo que la forma es muy distinta”.

Echando un ojo en los alumnos se perciben niños y niñas llenos de energía, ansiosos por completar proyectos. “Sentar a un niño a las 9 de la mañana y pretender que te esté escuchando cinco horas es absurdo”. Por eso, en Viñagrande, lo primero que hacen los alumnos al llegar es una hora y media de ritmo, movimiento y gimnasia. María Castro, profesora de Educación Física, lo explica. Y en su discurso emplea términos como “sinapsis, corteza cerebral, hemisferios, reflejos primitivos, psicomotricidad…”. Y lo que María cuenta es que “un niño de 6 años es puro movimiento. O los estimulamos o los medicamos en nombre de la hiperactividad para que estén seis horas sentados en silencio”.

Las nuevas corrientes

Padre Piquer y Viñagrande aplican metodologías alternativas a las habituales en el sistema educativo español. Cumplen la ley y son sometidos a inspecciones continuas. El resultado es el mismo, los alumnos salen formados. Lo que cambia es la forma.

Carmen Pellicer, presidenta de la Fundación Trilema, define este genérico y amplio concepto de pedagogía alternativa como “hacer las cosas de manera muy flexible. Encontrar lo que motiva a los alumnos y trabajar con eso”.

Eulàlia Torras, doctora y profesora de la Universidad Internacional de Valencia, añade que “las propuestas de la educación actual no son contrarias a la educación tradicional, al contrario, las bases se encuentran en modelos de ciencias de la educación que venimos utilizando desde hace muchos años. La innovación pone énfasis en las potencialidades de las tecnologías de la información y la comunicación”.

Los centros con métodos alternativos presentan las tasas de absentismo y fracaso escolar más bajas

Existen distintas escuelas o métodos, la mayoría de ellos creados a principios del siglo pasado. Uno de los que más éxito está teniendo es el de la escuela de Waldorf, en el que la autorrealización el alumno es el objetivo prioritario. No existen asignaturas ni libros y los niños no aprenden a leer ni escribir antes de los 7 años, ya que emplean ese tiempo en jugar y desarrollarse.

La pedagogía Montessori, de origen italiano, deja libertad al niño y el profesor se convierte en observador. El método Regio Emilia, también italiano, se basa en experiencias reales y el Changemaker busca la transformación social mediante la creatividad. Hay muchos más métodos: Doman, Kumon, Amara BerriTodos se caracterizan por diferenciarse de los métodos tradicionales y por dar mayor autonomía y libertad al alumno y al sistema de enseñanza.

Aula de enlace del Padre Piquer, donde los alumnos recién llegados a España aprenden castellano.
Aula de enlace del Padre Piquer, donde los alumnos recién llegados a España aprenden castellano. LUIS SEVILLANO ARRIBAS
Explica Eulàlia Torras que, básicamente, todos los métodos responden a tres tendencias: “
  • el conductismo,
  • el cognitivismo y
  • el constructivismo.

El constructivismo es actualmente el que cuenta con un mayor número de modelos educativos”.

“No somos hippies”

Hay padres que creen que aquí somos hippies. Y de hippy ya me dirás tú que tengo”, dice Javier Riendo, a la entrada del Viñagrande. “Una cosa es que el alumno sea más libre aquí y otra que haga lo que quiera. No. Aquí estamos constantemente vigilando, atendiendo y supervisando a los alumnos para que rindan al máximo”.

Algunos padres se creen que somos hippies. Es normal que desconfíen, pero los resultados están ahí“.

De hecho, los métodos de evaluación del Viñagrande son más rigurosos que los de colegios tradicionales. “Les calificamos a diario. Valoramos cómo desarrollan sus proyectos y tienen notas cada día. Lo que pasa es que ponemos el foco en lo positivo, en lo que se les da bien, e intentamos potenciarlo. Realizamos informes para los padres y siempre empezamos por lo bueno, por lo que se le da bien al alumno. Para que los padres se estimulen”.

En el Padre Piquer también se han encontrado con la desconfianza de algunas familias cuando, en el año 2003, instauraron su nueva metodología de trabajo. Mónica Díaz-Masa es la coordinadora del Aula Cooperativa Multitarea del colegio. “Desde que implementamos este método, solo dos familias han sacado a sus alumnos del centro. Normalmente, las familias que desconfían de este sistema, son familias con niños de muy buenas notas, que temen que si viene a un centro así empeore su rendimiento”. Sin embargo, los datos del Padre Piquer son claros: 85% de éxito escolar (graduados) y un absentismo de solo el 0,7%, uno de los más bajos de España.

Y eso en un centro con 1.100 alumnos en el que el 77% de ellos están becados. Es decir, la mayoría procede de familias de clase media y baja y con riesgo alto de abandono escolar. Por si fuera poco, en el Padre Piquer hay niños y niñas de 34 nacionalidades distintas y ocho religiones. Todo un mosaico que, para sorpresa de muchos, funciona. “A los tres meses ya notamos un cambio bestial”, dice Ángel. “A los padres que nos muestran dudas, además de explicarles en qué consiste esto, les mostramos los datos. Y son incontestables”.

Más allá de desconfianzas u opiniones, está la ley. Todas las escuelas del territorio español deben adaptarse al sistema educativo, dependiente tanto de la administración central como de las autonómicas. Este sistema obliga a incorporar competencias básicas, tales como comunicación lingüística, matemáticas, ciencia, iniciativa, civismo, etcétera. Mientras se logren estas competencias, la ley es flexible en el cómo.

Tanto el Padre Piquer como el Viñagrande, al igual que el resto de colegios de España, reciben inspecciones períodicas y deben responder ante sus respectivas Consejerías. “Ven que nuestros sistemas están funcionando y no tienen motivos para ponernos obstáculos. La administración es favorable a ir evolucionando”, explica Javier García.

De la misma forma que no queremos el sistema médico de hace 40 años para nuestros hijos, los padres no deberían querer su modelo de educación para sus hijos

Una evolución que parece inevitable. El sistema de hace solo dos décadas ya no sirve para los niños del siglo XXI. “Muchos padres imaginan la educación de sus hijos tal y como fue la suya, pero al igual que no es lo mismo ir al médico hoy que hace 40 años, tampoco la educación es igual. Los sistemas de nuestros padres no responden a las necesidades de los niños de hoy”, explica Carmen Pellicer. “Los centros con metodologías innovadoras son los que están mostrando menor tasa de absentismo escolar y menor fracaso. Eso significa que están funcionando”.

ORIGINAL: El País (España)
NACHO CARRETERO Madrid / Pontevedra
21 JUN 2017 – 08:34

¿Cómo le está yendo a Finlandia con el “phenomenon learning”, el nuevo modelo de enseñanza del “mejor sistema educativo del mundo”?

Niños sentados en pelotas de ejercicio.

Las pelotas para hacer ejercicio reemplazan las sillas en esta clase de la escuela de Hauho.

Hace mucho que Finlandia es reconocida por la calidad de su educación y siempre está entre los primeros lugares en los rankings internacionales.

Ahora el país está reformulando la forma en que enseña en la era digital. En vez de centrarse en materias, está poniendo el énfasis en habilidades.

Pero no todo el mundo está feliz con los cambios y existen temores de que pueda bajar la calidad de la enseñanza.
Es una mañana helada en un remoto pueblo en el sur de Finlandia, pero esta aula de alumnos de 12 años está pensando en un lugar mucho más lejano: la antigua Roma.
Su maestro les está mostrando una reconstrucción en video -proyectada sobre la pizarra inteligente interactiva del aula- del día en que el monte Vesubio hizo erupción y destruyó la ciudad de Pompeya.
Los estudiantes forman grupos y sacan sus mini laptops.

Su tarea es comparar a la antigua Roma con la Finlandia moderna.

Nos han estado enseñando mal las matemáticas durante todo este tiempo

Un grupo analiza los baños romanos y los spa de lujo de hoy; otro compara el Coliseo con los estadios deportivos actuales.
Usan impresoras 3D para crear una versión en miniatura de sus edificios romanos, que luego formarán parte de un juego de mesa para toda la clase.
Esta es una clase de historia diferente, dice el profesor Aleksis Stenholm, que trabaja en la Escuela Secundaria Hauho.
Estos alumnos también están aprendiendo habilidades tecnológicas, de investigación, de comunicación y de comprensión cultural.
Cada grupo se está convirtiendo en experto en su tema, que luego presentará al resto de la sala“, explica.

El jugo de mesa marca la culminación del proyecto, que se lleva a cabo a la par de las clases de enseñanza normales.

Niños a la hora de almuerzo utilizando su celular.

La escuela de Hauho es relajada sobre el uso de celulares en clase y en la hora del almuerzo.

Cómo Finlandia revolucionó la enseñanza para el siglo XXI

Hace casi dos décadas que Finlandia disfruta de la reputación de tener uno de los mejores sistemas educativos del mundo.
Sus estudiantes de 15 años suelen colocarse en los primeros lugares en las tablas de medición PISA, que evalúan la lectura, las matemáticas y las ciencias.
La habilidad del país para producir resultados académicos sobresalientes resulta fascinante para muchos ya que allí los niños empiezan la educación formal recién a los siete años.
Además, tienen jornadas escolares más cortas, vacaciones más largas, muy poca tarea y no rinden exámenes.
Pero a pesar de este éxito, Finlandia está reformando su sistema, algo que considera vital en una era digital en la que los niños ya no dependen de los libros y de las aulas para adquirir conocimientos.
En agosto de 2016 se hizo obligatorio para todas las escuelas finlandesas enseñar de manera más colaborativa.

También permitir a los alumnos que elijan un tema que les sea relevante y que basen su materias en esa elección.

Mapa

Una de las claves de los cambios ha sido hacer un uso innovador de la tecnología y de fuentes fuera de la escuela.

El objetivo de esta forma de enseñanza -conocida en inglés como project o phenomenon-based learning (PBL)- es equipar a los niños con las habilidades que necesitan para desarrollarse en el siglo XXI.
Así lo explica Kirsti Lonka, profesora de psicología educativa en la Universidad de Helsinki.
Entre las habilidades que resalta está el pensamiento crítico, necesario para identificar las noticias falsas y evitar el ciberbullying (acoso online).
También la habilidad técnica para poder instalar software antivirus y conectar la computadora con una impresora.
Tradicionalmente la enseñanza se ha definido como una lista de materias y datos que uno debe adquirir -por ejemplo la aritmética o la gramática- con un poco de decoración alrededor, como clases de cívica“, dice Lonka.

Pero en la vida real nuestro cerebro no está dividido en disciplinas; pensamos de manera muy holística“, explica.

Finnish classroom

Y cuando piensas en los problemas del mundo -crisis globales, migración, la economía, la era de la posverdad- realmente no le hemos dado a nuestros niños las herramientas para lidiar con este mundo intercultural“, opina.

Creo que es un gran error hacerle creer a los niños que el mundo es sencillo y que si aprenden cierta información estarán listos para encararlo“, señaló.

Aprender a pensar, aprender a entender, estas son las habilidades que importan y además hacen que aprender sea mucho más divertido, lo que promueve el bienestar“, concluye.

Cómo Finlandia deja atrás las tradiciones escolares

La Escuela Secundaria Hauho está en una zona de bosques y lagos a unos 40 minutos en auto de la ciudad de Hameenlinna.

Con solo 230 alumnos de entre siete y 15 años, tiene un ambiente hogareño.
Los alumnos dejan sus zapatos en la entrada, en algunas clases en vez de sillas usan pelotas para hacer ejercicio y hay barras en las puertas para hacer flexiones de brazos.
Los docentes son relajados con el tema de los celulares en el aula.
Consideran que es bueno que los niños aprecien su valor como herramienta de investigación y no solo para comunicarse con sus amigos.
Niños en monopatín.

La pista de skate de la escuela se construyó gracias a una idea sugerida por los alumnos, que ayudaron a diseñarla y a reunir los fondos para su construcción.

En este día frío los alumnos más grandes se apiñan alrededor de sus teléfonos en la hora de almuerzo, mientras que algunos de los más chicos le hacen frente a los copos de nieve que caen para usar la pista de skate o las canchas de fútbol y básquet.

El director Pekka Paappanen es un ferviente creyente en el sistema PBL y busca una variedad de maneras de integrarlo al currículo escolar.
Discutimos ideas con los maestros y después me aseguro de que tengan el tiempo y el espacio para desarrollarlas“, afirma.
Creo que esto le da más poder a los docentes, pero tienen que darse cuenta de que no pueden hacer todo“, señala.
Estamos dejando atrás algunas de las viejas tradiciones, pero lo hacemos de forma lenta. El trabajo de enseñar a nuestros niños es demasiado importante y no podemos equivocarnos“.

“Todos los alumnos tienen talento”: qué está aprendiendo América Latina de la educación en Finlandia

Abordando el tema más grande de Europa en la clase

Uno de los proyectos más grandes el año pasado fue sobre el tema de la inmigración, en momentos en que el flujo de migrantes entrando a Europa ocupaba todos los titulares alrededor del mundo.
Aleksis Stenholm explica que eligieron el tema porque se dieron cuenta de que muchos de sus alumnos tenían muy poca experiencia personal con inmigrantes o la inmigración.
El tema se incorporó a las clases de alemán y de religión.

Los alumnos de 15 años debieron realizar encuestas callejeras para conocer las opiniones de los locales sobre la inmigración y visitaron un centro de inmigrantes cercano donde entrevistaron a refugiados.

niños en sala de clases

Los alumnos se conectaron con estudiantes alemanes para comparar sus conocimientos sobre la inmigración.

Compartieron sus hallazgos a través de una conexión de video con una escuela en Alemania que llevó a cabo un proyecto similar.

Fue muy poderoso cómo los alumnos reaccionaron. Comenzaron a pensar algunas cosas, a cuestionar sus propias opiniones“, recuerda Stenholm.

Si yo solo hubiera enseñado sobre el tema, digamos en tres clases, el efecto hubiera sido muy diferente“, asegura.

Pero ¿funciona?

El concepto del phenomenon-based learning tiene sus detractores.

  • Algunos, como el maestro de Física Jussi Tanhuanpaa, temen que no les da a los niños suficiente profundidad de conocimiento sobre un tema como para permitir que lo estudien a un nivel superior.
  • Él enseña en Lieto, en las afueras de la ciudad sudoccidental de Turku, y cuenta que conoce a un grupo de chicos que estaban aprendiendo un nivel avanzado de matemáticas para mayores de 16, y el 30% debió bajar a un nivel menos avanzado.
  • También teme que esté ampliando la brecha entre los estudiantes más y menos capaces, que históricamente ha sido pequeña en Finlandia.

Niños con profesor.

Una pizarra inteligente y una tablet se usan para esta clase sobre cambio climático.

Esta manera de enseñar es genial para los chicos más brillantes que entienden qué conocimientos se deben llevar de un experimento“, opina.

  • Les da la libertad de aprender a su propio ritmo y de tomar el siguiente paso cuando están listos“, señaló.
  • Pero esto no es así para los niños que tienen menos capacidad de entender y que necesitan más asistencia“, dice.
  • La brecha entre los más brillantes y los menos capaces ya empezó a ensancharse y temo que esto solo empeore“, advierte.
A otros les preocupa que esto agregue más a la carga laboral de los docentes y que ponga en situación de desventaja a los maestros de mayor edad que quizás no tengan tantos conocimientos digitales como sus pares más jóvenes.
Jari Salminen de la facultad de Educación de la Universidad de Helsinki afirma que estilos de enseñanza similares se probaron en el pasado -incluso hace 100 años- pero fallaron.
Muchas visitas internacionales me preguntan, ¿por qué están cambiando este sistema cuando obtienen tan buenos resultados?“, cuenta.
Y para mí es un misterio porque no tenemos ninguna información a nivel de los colegios de que el phenomenon-based learning esté mejorando los resultados“, dice Salminen.
Girl learning at Hauho Comprehensive School, Finland
Las lapiceras y el papel aún son una parte importante de la vida en el aula…
Anneli Rautiainen de la Agencia Nacional para la Educación de Finlandia acepta que hay preocupación y afirma que están introduciendo los cambios de manera gradual.

Por ahora a los colegios solo se les requiere que incorporen un proyecto PBL para sus alumnos cada año.

Queremos alentar a los maestros a que enseñen así y a los alumnos que lo prueben, pero estamos empezando despacito“, dice.
Aún se enseñan materias y hay metas para cada materia, pero también queremos que se introduzcan las habilidades en ese aprendizaje“, señala.

¿Pero qué hay de los resultados?

No somos muy amantes a las mediciones en este país, en reglas generales, así que no estamos planeando medir el éxito de esto, al menos no por ahora“, afirma.
Esperamos que se note en los resultados de aprendizaje de nuestros niños además de las evaluaciones internacionales como PISA“, dice Rautiainen.

Children in art lessons at Hauho Comprehensive School, Finland

…y también lo son el arte y las manualidades.

Aunque no todos estén convencidos con esta revolución de la enseñanza finlandesa, la mayoría de los alumnos y padres de Hauho le dan su visto bueno.

Sara, de 14 años, dice que “no cansa tanto, es mucho más interesante, me gusta eso“.
Anna, también de 14, cuenta que su hermana mayor la envidia porque dice que “la escuela es mucho más divertida que cuando ella asistía“.
La mamá Kaisa Kepsu asegura que la mayoría de padres que conoce ven con buena luz los cambios que se han hecho al currículo.
Ha habido una discusión más amplia sobre la necesidad de garantizar que los chicos aún estén aprendiendo los datos más básicos y concuerdo con eso“, afirma.
Pero también es importante motivarlos más y hacer que el mundo sea más interesante. No veo nada malo con hacer que el colegio sea divertido“.

¿Qué es lo inusual de los colegios finlandeses?

  • La docencia es una profesión altamente respetada y bien remunerada
  • No hay inspecciones escolares o evaluaciones docentes
  • El sistema escolar está muy centralizado y la mayoría de las escuelas son financiadas por el Estado
  • La jornada escolar es corta y la vacaciones de verano duran 10 semanas
  • Los niños son evaluados por sus maestros. El único examen nacional es para aquellos que estudian hasta los 18 años
  • El promedio de alumnos por colegio es 195; por clase es 19
  • El éxito se ha atribuido a un tradicional aprecio por la enseñanza y la lectura, además de a una población pequeña y prácticamente homogénea
  • Aunque sigue en los puestos más altos, Finlandia ha caído en los rankings de PISA en los últimos años
  • Al igual que otros países, enfrenta los desafíos de las restricciones financieras y la creciente inmigración
ORIGINAL: BBC Mundo
Penny Spiller

Los MOOC han muerto, larga vida a los microcursos para empleos tecnológicos

Sebastian Thrun defendió este tipo de sistemas educativos, pero no resultaron tan eficaces como prometían. Ahora diseña formaciones para las habilidades que demandan las empresas tecnológicas. Foto: Technology Review

Sebastian Thrun sonríe algo torpemente cuando explica por qué ya no cree en la revolución educativa que vendió al mundo hace sólo unos años.
Este delgado y calvo pionero de la robótica ha sido clave a la hora de convencer a inversores, gobiernos y compañeros para que se gastaran millones de euros en plataformas educativas universitarias digitales denominadas MOOC (massive online open courses). Esta tecnología se presentó como algo que permitiría que cualquier persona del mundo pudiera acceder a una educación de calidad (ver La crisis de la educación superior). Thrun, que es profesor de la Universidad de Stanford (EEUU), ayudó a darles bombo cuando publicó en internet su asignatura de introducción a la inteligencia artificial en 2011, lo que accidentalmente atrajo a 160.000 alumnos.
Asombrado por la respuesta, pidió una excedencia de la universidad y también de otro trabajo de coches autónomos en el que participaba y otras investigaciones de Google para fundar Udacity, una empresa que ofrece MOOC en computación, matemáticas y física.
Consiguió más de 150 millones de euros en inversiones de capital riesgo y se alió con la Universidad Estatal de San José (EEUU) para ofrecer asignaturas canjeables por créditos universitarios oficiales. Pero dos años después del lanzamiento de Udacity, Thrun empezó a cuestionar si los MOOC realmente dejaban una huella importante en el mundo actual.
Las tasas de finalización de cursos en Udacity solo era del 2%, y la gente que terminaba solían ser alumnos muy motivados que ya disponían de una buena educación por la vía tradicional. Y mucha gente se apuntaba a los MOOC para mejorar sus perspectivas laborales, pero los proveedores parecían centrarse más en imitar las universidades que en cumplir con esa necesidad.
Thrun, que actualmente preside Udacity, no tardó mucho en cambiar de rumbo y empezar a venderse como un portal especializado para formarse en habilidades requeridas por los nuevos trabajos de la industria tecnológica. La empresa tiene acuerdos con empleadores como Amazon y Facebook para ofrecer “nanotítulos” altamente vocacionales. El responsable afirma: “Estamos encantados de habernos ido de los MOOC. Ahora somos capaces superar a las universidades con currículos que ellas nunca tendrían, lo que mejora las perspectivas de los estudiantes de encontrar un empleo“.
Udacity trabaja con socios corporativos para crear asignaturas dirigidas a producir candidatos laborales con las habilidades que necesitan las empresas, y que escasean, como Machine Learning y el desarrollo de apps móviles. Más de 30 compañías, como Intel y Samsung, han firmado acuerdos de “socios de contratación” con Udacity para ganar acceso a los graduados antes de que salgan al mercado laboral más amplio.
Thrun afirma que este modelo le permite llenar una importante, y lucrativa, brecha educativa que los MOOC universitarios no llenan. Sostiene que la tecnología ha generado nuevos empleos y cambiado otros existentes a un ritmo mayor al que avanzan las universidades, y que mucha gente no se puede permitir el tiempo y gasto que conlleva la educación convencional de todos modos.
El desajuste entre las necesidades educativas de la gente y el concepto de una única educación universitaria en la vida es cada vez mayor“, explica. Para Thurn, “eso tenía sentido cuando la gente tenía un empleo durante toda la vida. Ahora la tecnología avanza rápidamente y la gente se ve empujada hacia empleos nuevos rápidamente“.
Udacity ofrece 12 nanotítulos actualmente, desde

Unas 3.000 personas se han graduado en estos nanotítulos durante los últimos dos años, y otras 13.000 más están matriculadas actualmente. Alrededor de 900 personas han obtenido empleos relacionados con el programa que estudiaron.

Los alumnos pagan 190 euros al mes para la mayoría de los nanotítulos, y los completan a su propio ritmo. Lo normal es completarlos en seis meses, y para estimular su motivación, la empresa devuelve la mitad de la matrícula a los alumnos que terminen en menos de un año en la mayoría de los cursos. Y si se pagan hasta 280 euros mensuales, algunos cursos adquieren el derecho de reembolso total en caso de no obtener un trabajo en seis meses tras graduarse. (Hasta ahora, sólo una persona ha hecho uso de esa oferta).
Las cuotas de los alumnos representan la mayor parte de los ingresos de Udacity, aunque algunos socios empresariales también contribuyen económicamente. En contraste, muchos boot camps tecnológicos y de codificación requieren una dedicación a jornada completa de los alumnos, y las cuotas pueden ser mucho más altas.
Dan Haddigan se matriculó en el nanotítulo de desarrollador web front-end de Udacity a finales de 2014 con la esperanza de lograr mejores perspectivas laborales que las que tenía como comerciante de arte, un trabajo que obtuvo tras graduarse de la universidad con un título de bellas artes. Elogia las informaciones personalizadas que recibió sobre los ejercicios de codificación y trabajo de proyectos que realizó, y el asesoramiento laboral que recibió una vez terminado el programa.
Haddigan completó su nanotítulo en aproximadamente cinco meses, y se dedicaba a él casi diariamente antes y después de su jornada laboral. Las dudas sobre si esta formación atípica limitaría sus perspectivas laborales se evaporaron cuando le contrataron para el primer empleo que solicitó tras finalizar el nanotítulo de Udacity. Ahora es desarrollador web de IntuitSolutions, una empresa radicada en Filadelfia (EEUU) especializada en la creación de páginas web de comercio electrónico.
Haddigan cree que la creciente necesidad de habilidades tecnológicas ha hecho que las empresas estén más abiertas a formaciones alternativas como la suya. “Están dispuestas a obviar cosas como si dispones de un título formal siempre que tengas los conocimientos“, señala.
Ese tipo de mentalidad llevó al grupo de Watson de IBM a trabajar con Udacity para cocrear el Nanotítulo de Ingeniero de Inteligencia Artificial (Amazon y la empresa china de viajes compartidos DiDi Chuxing también contribuyeron). El director tecnológico del grupo Watson, Rob High, cree que los investigadores responsables de las nuevas técnicas de inteligencia artificial seguirán procediendo de formaciones educativas convencionales de élite. Pero será necesario que un gran número de programadores y buenos responsables entienda esas tecnologías si las grandes empresas aspitan a comercializarlas ampliamente.
El nuevo modelo de Udacity encaja con las motivaciones de los alumnos y las empresas tecnológicas, lo que sugiere que podría arraigarse incluso fuera de la tecnología, según el profesor de educación de la Universidad Estatal de Pensilvania (EEUU), David Passmore.
La razonable matrícula y el marcado enfoque en el empleo tienen valor en una era en la que las matrículas universitarias son más caras que nunca, dice. La manera en la que Udacity colabora con empresas para generar cursos les proporciona una manera relativamente fácil y directa de dar forma a las competencias del mercado laboral, según Passmore, quien se imagina que el modelo se puede adaptar fácilmente a otras industrias como la fabricación.
Thurn no planea extenderse más allá de la tecnología, donde la marca de Udacity y su red son más fuertes, pero el director de la Iniciativa para la Economía Digital del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU), Erik Brynjolfsson, afirma que todavía hay un gran mercado, puesto que las capacidades tecnológicas ahora se necesitan en todas las industrias (ver De cómo la tecnología está destruyendo el empleo).
por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
19 Diciembre, 2016

Diseñar una experiencia #STEMaker para sus estudiantes

ORIGINAL: BlueKnowledge
Publicado por etate en Educación
2 de julio de 2015 |

chat boxes of different hashtags to indicate conversationEn la última década, nuestros espacios comunitarios, como escuelas, museos, centros juveniles e incluso lugares de trabajo, han sido cooptados por una revolución del aprendizaje. Esta revolución nos ha llamado a reexaminar nuestras nociones de enseñanza y aprendizaje y reimaginar un nuevo enfoque para preparar a los estudiantes de todas las edades a vincularse, aprender al cambio local e innovación global.

A medida que este movimiento se desarrolla, los titulares

  • Se predice la necesidad de carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas) con el fin de ser competitivo globalmente
  • Se requiere un pensamiento crítico (un subproducto de STEM que aprende, hace y diseña el pensamiento) como un medio para navegar la vida cotidiana y las elecciones cívicas
  • Se requieren la transformación de la escolarización en entornos de aprendizaje rigurosos y relevantes. (Tenga en cuenta que esto va más allá de los maestros individuales y de sus aulas y distribuye la responsabilidad entre los tomadores de decisiones, como los administradores y los responsables de la formulación de políticas).

Si esta revolución del aprendizaje es televisada (o transmitida a través de dispositivos móviles), ¿cómo cambiará la narrativa de su aula para preparar a los estudiantes para el siglo XXI?

Al reflexionar sobre la preparación de sus alumnos, voy a compartir puntos de vista de mi reciente presentación a más de 500 maestros y administradores en el Centro Internacional de Liderazgo en la Educación (Icle) Modelos Conferencia Escuelas de junio de 1 de 28 de julio de 2015 en Atlanta, GA.
El diseño de una experiencia STEMaker para sus estudiantes
Pónte el sombrero de “fabricante” y aprender a diseñar una experiencia STEMaker que involucra a los estudiantes en el pensamiento de alto nivel, integrando contenidos y prácticas STEM, y generando soluciones para situaciones del mundo real. En esta sesión, usted colaborará para completar un rápido desafío de diseño práctico, planear una actividad de aprendizaje basada en estándares de STEMaker e identificar recursos que le ayudarán a transformar su salón de clases en un STEMakerspace riguroso y relevante.

En mi sesión, los participantes participaron en varias actividades para ayudarse a sí mismos y a sus estudiantes a:

  • (re) imaginar las posibilidades de STEM;
  • (Re) crear soluciones significativas, del mundo real, y
  • (re) pensar productos y procesos.

Hemos despertado la curiosidad con el aprendizaje experimental, hacer algo que importa con una “bolsa de cosas”, para demostrar cómo una experiencia STEMaker puede ser de bajo costo y baja tecnología, manteniendo altos niveles de compromiso y, por supuesto, divertido.

A continuación, cimentados la experiencia STEMaker en los marcos de aprendizaje, tales como el

para ilustrar cómo una serie de actividades de aprendizaje basadas en estándares puede comprender una experiencia de aprendizaje riguroso y relevante.

Un estudio reciente informó que los maestros quieren un mayor desarrollo profesional para ayudarles a aplicar STEM, específicamente el ciclo de diseño de ingeniería. Pidieron, por lo que respondieron con unos pocos ejemplos de los ciclos de diseño de ingeniería para todas las edades:

El resto de la presentación ejemplifica formas para que los maestros implementen el ciclo de diseño de STEMaker en sus aulas. Los participantes con entusiasmo pensaron posibles desafíos de diseño con la persona a su lado.

Valientes voluntarios jugaron en una ronda rápida de “Sí, y. . . “Para modelar la forma de estructurar las actividades de una lluvia de ideas o ideación, capacitando a los estudiantes a construir sobre las ideas de los demás. También echa un vistazo a la Agencia por diseño pensando rutinas para la educación fabricante. Se instó a los participantes a utilizar las herramientas digitales, tales como instaGrok , al andamio investigación y aprovechar la experiencia local a través de visitas a las clases o sesiones de Skype. También alenté a los participantes a que deliberaran acerca de invitar a un grupo diverso de expertos locales a sus aulas, ya que servirán como modelos para ayudar a los estudiantes a imaginar su futuro.

Conectando de nuevo a nuestro desafío de diseño de apertura, hacer algo que importa con una “bolsa de cosas”, me recordó a los participantes que el aprendizaje STEMaker puede ser de bajo costo y baja tecnología, y también les pidió que considerar el uso de herramientas digitales para documentar el proceso.

Para concluir, hice hincapié en que la evaluación y la retroalimentación fueron fundamentales para realizar el ciclo de diseño STEMaker como una experiencia de aprendizaje. Cuando esperamos que los estudiantes revisen su forma de pensar, neutralizamos la noción de tomar riesgos y normalizamos las acciones para intentar, aprender y volver a intentarlo. Es entonces, que comenzamos a cambiar la narrativa de nuestras aulas y preparar a los estudiantes para la vida real en el siglo XXI.

PS Aquí hay una breve lista de los recursos de #STEMaker que compartí con los participantes.

Conectar con bluknowledge

9 peculiaridades de los países con la mejor educación en el mundo

ORIGINAL: BBC
Sean Coughlan

Lapices negros a una altura igual y uno rojo que sobresale.THINKSTOCK
¿Cómo lograrán los mismos países distinguirse siempre?

Cuando se trata de las clasificaciones mundiales de educación, parece repetirse la misma historia. Las superpotencias educativos asiáticas toman todos los primeros puestos y el resto del mundo queda sumido en la duda y la recriminación.

Para los ministros de Educación de gran parte del mundo, este debe ser un momento sombrío, en el que tienen que rebuscar algún aspecto positivo que resaltar para intentar tapar el hecho de que una vez más su país está flotando en la mediocridad del medio de la lista.

La semana pasada Singapur clasificó como el mejor en el mundo en matemáticas y ciencia en el informe TIMSS, que compara el desempeño de estudiantes a nivel internacional.

Esta semana, la OCDE publicó sus clasificaciones internacionales de las pruebas PISA, que se realizan cada tres años y miden el desempeño en ciencias, lectura y matemáticas de más de 500.000 adolescentes de 15 años en 72 países.

¿Los mejores?

  1. Singapur
  2. Japón
  3. Estonia

¿Qué será lo que se necesita para formar parte de ese anhelado club de ganadores en las competencias internacionales de educación?

En otras palabras, ¿qué tienen ellos que no tienen los otros?

Documento de primer puestoImage THINKSTOCK
En pos de esos primeros puestos, vale la pena revisar qué tienen en común los exitosos.

1. Es mejor estar en Asia oriental

No parece haber escape en la implacable geografía de las clasificaciones de educación.

Singapur está ahora en primer lugar, seguido por Corea del Sur, Hong Kong y Japón. Shanghái ha sido un gran contendiente, pero las pruebas PISA en esta ocasión incorporaron a la ciudad a otras partes de China. Y hay que añadir a Taiwán, Macao y Vietnam a esta lista.

2. Así es y ya está

Para decirlo diplomáticamente, la expectativa de muchos de los países más exitosos es que la gente haga lo que se les dice.

Una cultura conformista y centrada, un sentido de propósito colectivo o incluso un Estado de un sólo partido de los tradicionales suelen ser elementos que dan mejores resultados. Pero hay excepciones: los finlandeses consiguen un alto rendimiento con un fuerte sentido de independencia liberal.

Sombrero de gradución.THINKSTOCK
¿Asumen los sistemas de educación en Occidente que se trata de una carrera que no todos van a ganar?

3. Conviene no tener recursos naturales

Hay un fenómeno en la educación llamado “la maldición de los recursos”, pues las economías basadas en riquezas naturales -como las que dependen de sus vastas reservas de petróleo- tienden a rendir menos en la educación. Gran parte del Oriente Medio se da como un ejemplo.

¿Cómo se puede motivar a alguien que espera ser rico sin importar cuán bien le vaya en los exámenes?

Por el contrario, los países pequeños con pocos recursos han tenido que aprender rápidamente cómo vivir de su ingenio. Hace 60 años, Corea del Sur tenía uno de los peores índices de analfabetismo en el mundo; ahora muchos nos la pasamos mirando sus televisores.

4. Apuesta por los maestros

Caricatura de clase de matemáticasImage THINKSTOCK
Todo depende de los profesores. Y punto.

El gurú de la educación de la OCDE Andreas Schleicher tiene un eslogan: “Ningún sistema de educación puede ser mejor que la calidad de sus profesores”.

Y la clasificación del TIMSS de la semana pasada llevaba el mismo mensaje: el éxito está inseparablemente unido a la oferta de docentes de buena calidad.

Sean cuales sean las declaraciones mediáticas que desplieguen los ministros de Educación, todo se reduce a invertir en los maestros.

5. Ser una nación joven ayuda

Si bien es cierto que los del selecto círculo de ganadores son culturas antiguas, una característica curiosa es cuántos son relativamente nuevos como Estados-nación o tienen fronteras recientemente reconstituidas.

Finlandia apenas va a celebrar su centenario el próximo año. Singapur y Corea del Sur, en su forma actual política, son productos del siglo XX. Vietnam, tras emerger de la guerra en la década de 1970, ha sido uno de los más raudos en subir a los podios que añoran Estados Unidos y los viejos dinosaurios europeos.

¿Será que andar ligeros de bagaje les facilita cambiar y adaptarse?

Dibujos sobre papel cuadriculado.THINKSTOCK
“Aprender es un tesoro que acompaña a su dueño a todas partes”, reza un proverbio chino.

6. Tener un vecino grande que te eclipse

Otra característica sorprendentemente de los principales países en la educación es cuántos tienen que competir con un vecino mucho más grande.

En las historias de éxito de Europa en los últimos años -Finlandia, Polonia y Estonia- todos tuvieron que salir de la sombra del antiguo bloque soviético. Corea del Sur y Hong Kong están en contra de la China continental. Singapur es una pequeña ciudad Estado rodeada de grandes vecinos con poblaciones mucho mayores.

La educación les permitecompetir en las ligas mayores.

7. No es una competición de eliminación

Flecha ascendente con gente debajoImage THINKSTOCK
El secreto está en llevar a todos a triunfar, no en asumir que sólo unos pocos lo lograrán.

Las tablas de clasificación de la educación se basan en la proporción de jóvenes que llegan a algún punto de referencia de la capacidad.

Los ganadores serán aquellos que asuman que todos deben cruzar la línea de llegada, incluidos los más pobres, lo que es una característica distintiva de los sistemas principales de Asia.

Sus mejores profesores se dedican a los alumnos más débiles para asegurarse de que todo el mundo tiene un nivel básico.

Por el contrario, Occidente tiende a abordar la educación como una carrera de caballos, con la expectativa de que muy pocos de los corceles que comiencen la carrera lleguen a la meta. Y las clasificaciones reflejan esa diferencia fundamental.

8. Escoger lo mejor

Es difícil separar los sistemas educativos de la política y la cultura en la que se desarrollan.

Por mucho que a todos les gusta hablar de “innovación”, hay un montón de presiones en contra del cambio.

Pero muchos de los países con alto rendimiento no tienen ningún problema en apropiarse de las mejores ideas de otros países e incorporarlas en sus propias escuelas.

9. Planificar a largo plazo en un mundo de corto plazo

Ilustración de un salón de claseImage THINKSTOCK
Es una inversión: los beneficios sólo son aparentes en el futuro.

Puede tomar 10 años antes de que los cambios en un sistema de educación marquen alguna diferencia positiva en el ranking mundial.

Eso no es un gran incentivo para la fugaz vida útil de la oficina ministerial.

Pero el gran mensaje del ranking global es que lo que se necesita es consistencia y continuidad.

10. Si todo falla, culpa a todos los demás

Como toma tiempo notar los cambios de una reforma en la educación, los ministros pueden vanagloriarse de cualquier cosa que tenga éxito y culpar de todo lo demás en la administración anterior.

La veleta de la culpa siempre apunta lejos de quien esté a cargo.

¿Por qué Finlandia está cambiando “el mejor sistema de educación del mundo”?

Image copyright GETTY IMAGES
Finlandia quiere que sus alumnos piensen en forma “transdisciplinaria”, que vean que un mismo problema genera preguntas de física, historia, matemáticas, biología o estadística.
Finlandia, conocida por contar con uno de los mejores sistemas educativos del mundo, prepara un cambio radical con el que espera mejorar la calidad de sus escuelas: la abolición de las distintas materias.
Y es que, a partir de 2016, todos los centros de enseñanza del país nórdico empezarán a aplicar un método nuevo conocido como phenomenon learning.
Bajo este sistema las clases tradicionales serán desplazadas por proyectos temáticos en los que los alumnos se apropiarán del proceso de aprendizaje.
En la educación tradicional, los alumnos van a su salón y tienen clases de matemáticas, después de literatura y luego de ciencias“, le dice a la BBC Marjo Kyllonen, gerente de educación de Helsinki.
Ahora, en lugar de adquirir conocimientos aislados sobre diferentes materias, el papel de los estudiantes es activo. Ellos participan en el proceso de planificación, son investigadores y también evalúan el proceso“, explica.
Según Kyllonen la razón es que la forma tradicional de educación, dividida entre diferentes materias, no está preparando a los niños para el futuro, “cuando necesitarán una capacidad de pensamiento transdisciplinaria, mirar a los mismos problemas desde distintas perspectivas y usando herramientas de distintos tamaños“.
Una experiencia colaborativa
Image copyright GETTY IMAGES
Un grupo de alumnos quiso investigar, por ejemplo, el fenómeno de los teléfonos inteligentes, y acabó aprendiendo sobre historia, literatura y física.
La capital finlandesa ha estado en la vanguardia del desarrollo de esta nueva metodología, en la que los alumnos pueden elegir un tema de su interés y planificar su desarrollo conjuntamente con sus profesores.
A modo de ejemplo de cómo funciona este método, Kyllonen le contó a la reportera de la BBC Sarah Montague el caso de unos niños de cuarto grado que decidieron con su profesor trabajar sobre el fenómeno de los teléfonos inteligentes.
Dijeron que les gustaría saber sobre la historia del desarrollo de la telefonía“, cuenta.
Un tema que les servía para estudiar matemáticas, estadísticas, para saber por qué razones la gente usa los teléfonos, literatura, al indagar sobre cómo los mensajes de texto han cambiado la forma de escribir y así por el estilo“.
Era su idea, por lo que inmediatamente podían conectar con el tema“, apunta.
El phenomenon learning se ha venido introduciendo en las escuelas del país de forma paulatina durante los últimos dos años, en los cuales todas las escuelas han estado obligadas a introducir un período durante el año escolar –usualmente de varias semanas– para desarrollar esta nueva forma de aprendizaje por experiencia.
En el caso de Helsinki, las escuelas han sido estimuladas para establecer dos periodos al año.
Para enseñar a “alumnos investigadores”, también los profesores deberán transformarse en mentores.
De profesor a coach
Los cambios en el sistema educativo en Finlandia también implican importantes cambios para los profesores, quienes ya no tendrán el control acostumbrado sobre sus cursos y deberán aprender a trabajar de forma colaborativa con sus alumnos y con otros docentes.
Su trabajo dejará de basarse tanto en clases magistrales y será más parecido al trabajo de un mentor o de un coach que al de un catedrático.
 
Hasta marzo de este año, ya 70% de los profesores de Helsinki habían sido entrenados en la aplicación del nuevo método.
No creo que los profesores puedan simplemente sentarse atrás y ver lo que pasa. Creo que su papel es aún más importante que en el sistema tradicional, así que tienen que tener mucho cuidado en la manera cómo aplican este método“, asegura Kyllonen.
¿Lecciones equivocadas?
Pero el nuevo método no es ajeno a las críticas. Sarah Montague conversó con Leo, un estudiante de una escuela de Helsinki sobre su experiencia con el phenomenon learning.
Tiene sus ventajas y desventajas. Es algo distinto y los profesores pueden ponerse creativos y traer nuevas fórmulas de enseñar y de aprender y eso es divertido“, dice.
Image copyrightGETTY IMAGES
China superó a Finlandia en las pruebas PISA, pero autoridades de educación de todo el mundo siguen mirando al país nórdico como una referencia.
Pero a mí no me gustaría que dure todo el año, porque es estupendo tener cierta libertad creativa para aprender de cuando en cuando pero también existe la educación tradicional que también cumple una función“, comenta el joven.
El profesor de la Universidad de Cambridge Tim Oates, por su parte, compartió su temor de que los países obtengan las lecciones equivocadas de la positiva experiencia finlandesa.
Oates señaló que el sistema educativo de Finlandia llegó a su mejor momento en el año 2000, cuando ese país destacó por tener los mejores resultados en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes de la OCDE (conocido como PISA).
Pero que desde entonces ha venido descendiendo.
Y, según el experto, los funcionarios de educación de muchas partes del mundo fijaron sus ojos en cómo eran las escuelas de Finlandia en ese momento, caracterizadas por su amplia libertad y por el hecho de que los alumnos no necesitaban presentar exámenes cada año para pasar de grado.
Oates, sin embargo, advierte que las reformas que permitieron aquellos buenos resultados en el año 2000 se pusieron en marcha en la década de 1970, con elementos muy distintos como la toma de decisiones centralizada, la presencia de supervisores en cada salón de clase, grandes inversiones en la formación de los profesores y la aplicación de exámenes obligatorios para aprobar cada año.
Pero Finlandia parece dispuesta a seguir cambiando y aprendiendo.
Y muy probablemente muchos otros países van a querer aprender también de su proceso.
ORIGINAL: BBC Mundo
Redacción BBC Mundo
3 diciembre 2015

Las escuelas en Finlandia tuvieron la brillante idea de eliminar las asignaturas para estudiar en base a temas

ORIGINAL: UpSocial
Por Teresa Hechem
¡Su sistema educativo es soñado! 
Es el país con el mejor sistema educativo público del mundo, pero quieren seguir innovando.Ahora buscan implementar un sistema educativo revolucionario que busca que la enseñanza deje de lado el estudio de asignaturas y se enfoquen en temas. En las escuelas finlandesas

  • no se usa uniforme, 
  • no hay exámenes de ingreso, 
  • nunca se les da más de media hora de tareas y 
  • está prohibido que los estudiantes no hablen en clase. 

¡Esto suena genial! 

Y más aún, que todas estas medidas han mostrado su gran efectividad, ya que la educación finlandesa está considerada como una de las mejores del planeta. Este sistema ha funcionado porque los alumnos se demuestran motivados y entusiastas por aprender y participar en las clases debido al ambiente relajado y propicio que entregan estas escuelas. Están interesados en saber más. 

Esta formación los ayuda a estar más preparados para la universidad y a enfrentar un futuro mejor. Pero, para el año 2020, el país planea eliminar de a poco la enseñanza de asignaturas individuales como Historia e Inglés para que el estudio sea en base a temas particulares

Fuente

 Esta radical medida busca eliminar la pregunta que muchos nos hacemos “¿Para qué me sirve aprender esto?”. Por ejemplo, en lugar de estudiar 2 horas Inglés, el profesor le pedirá al alumno que pase adelante y vaya analizando el clima de distintos países. Por lo que la persona no solo aprenderá la gramática del inglés, sino que además estará estudiando Geografía e Historia. Los estudiantes seguirán aprendiendo teorías científicas importantes, pero las conocerán de una forma más programática.El nuevo sistema también alienta a distintos estilos de aprendizaje, como la solución de problemas interactivos y la colaboración entre grupos pequeños para desarrollar habilidades que cubran las necesidades de la vida moderna. 

En este video podrás saber más información sobre la reforma educativa de Finlandia:

¿Crees que funcionaría este sistema educacional en tu país?

ORIGINAL: UpSocial

5 Ways to Make STEM More Exciting For Students

ORIGINAL: Edudemic
April 6, 2015 @atxcopywriter
Image via Flickr by Maryam
For many students, the list of subjects included in STEM – science, technology, engineering and math ­– doesn’t inspire the same level of passion and interest as other subjects. This is a shame, because many STEM careers are lucrative and the industries they’re in just keep growing.
Almost half of students expressed an interest in STEM majors and occupations, including a healthy number of female students (46%). But that expressed interest hasn’t yet translated into a diversification in who’s getting jobs in STEM. In engineering, computer, and math sciences professions women still seriously lag behind men. And racial minorities don’t fare much better.
Many people have ideas about ways STEM can be discussed and taught to interest more of the student population. For the students who see less appeal in numbers and facts than stories and ideas, STEM subjects don’t have to seem dry and lifeless. So much of how students feel about STEM depends on how they learn about it.
5 Tips for More Exciting STEM Lessons
1) Incorporate Pop Culture
Use Alice’s Adventures in Wonderland to talk about math and logic, or A Wrinkle in Time as a launching board to discuss physics. Or assign the popular podcast Star Talk, in which Neil Degrasse Tyson talks with (often famous) guests about the intersection between scientific inquiry and pop culture, taking on subjects like the science of superheroes and the zombie apocalypse.
Every year brings new big blockbusters that incorporate science and tech. What can students learn about space from Interstellar? (Google can help with that one.) Terminator can inspire a discussion about A.I., and Captain America can tie in to a lesson on the tech actually developed by the country during WWII.
Showing the role science and math play in stories and creativity can make all those students who think they only care about English and history realize that science actually has a lot going for it too.
2) Make it Relevant
For some students, the challenge of STEM is that it seems distant from the concerns of their everyday life. Brainstorm assignments that show them how they encounter STEM in their day-to-day. You could have students each research a tech advancement that saved lives or otherwise made the world better. The possibilities are seemingly endless:
  • The crops scientists developed to help us avoid world hunger.
  • The development of vaccines.
  • The invention of running water.
  • The rise in antibiotics.
  • The importance of satellites to help us see extreme weather coming.
That’s just a starter list. This site that celebrates scientist lifesavers can help you generate a few more ideas.
For a less lofty way to show science’s relevance, you could tell your students to each pick an object they encounter every day and research what goes into making it. Your iPhone doesn’t work on magic, and all sorts of everyday objects contain some kind of chemicals or minerals people never think about.
3) Get a Debate Going
Most students are taught about concepts like negative numbers as though they’re the truth, plain and simple. In fact, they were controversial and different mathematicians made impassioned arguments for and against them over many years before they became largely accepted.
How much more interesting are negative numbers to you now than they were five minutes ago?
Debate makes subjects more engaging — specially a debate that students can get riled up about on both sides.
STEM subjects bring up ample opportunities for heated debates, such as:
  • Should we fear A.I.?
  • Should animals be given human rights?
  • Was development of the nuclear bomb worth it?
  • Is technology changing how our brains work for better or worse?
  • Should money be spent going into space or helping people here on earth?
One way to get students really invested in researching a subject is to raise the stakes. Can your opinion (or the one you’re assigned to defend) stand up against someone else’s arguments?
4) Bring in Guest Experts
Whether you can get them to come into the classroom itself or instead set up a Skype call, people in STEM professions can clue students in to what those jobs look like day in and day out.
You get bonus points here for inviting successful people working in STEM fields that don’t look like the norm. Women and people of color making their mark on predominantly white and male professions will show your students that they don’t have to fit into a certain box to pursue those careers themselves. MIT has a series of videos on their website that show the experiences and insights of a diverse array of chemists. That’s the kind of thing that can help students of all types visualize themselves in a STEM career.
5) Let Student Passions Drive Their Assignments
No teacher needs to be told that every student is different. While it’s certainly not easy, working with individual students to come up with project ideas based on something they’re already passionate about can make for some real excitement.
A book lover could be assigned a seminal science fiction text and asked to do an assignment on the scientific issues explored in the book. A sports lover could be asked to analyze the math and physics behind the sport – how do angles, shapes, and distances play into creating the game they love? A photography enthusiast could be tasked with identifying and recording different plants and animals in her neighborhood.
A project that incorporates something they already love will feel more personal to each student than anything assigned to the whole class. It would give them an excuse to take ownership over their work and research in a way that will stick with them longer than many other assignments.
STEM doesn’t have to be a dry subject. Professionals and researchers are doing fascinating things in the STEM field every day. Students need a way to see that side of the story.